Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 s 1 s 2007 ESPAÑA 23 Es que si se llevan el gas... José Luis Rodríguez Zapatero tuvo ayer una ocasión inmejorable de distanciarse de los populismos iberoamericanos y la desaprovechó. Los explica como respuesta a la pobreza BLANCA TORQUEMADA MADRID. Para ti y para mí- -le dijo ayer en la Casa de América el presidente del Gobierno a Baltasar Garzón- -es muy cómodo, sentados en estos sillones, hablar así, pero eso se explica mal a las poblaciones que sufren la carencia absoluta de condiciones vitales mínimas En el diálogo sobre Iberoamérica patrocinado por La Caixa que ayer mantuvieron el jefe del Ejecutivo y el magistrado de la Audiencia Nacional, Zapatero se mostró comprensivo con el clan del poncho (el movimiento encabezado por Hugo Chávez, a quien evitó mencionar) a pesar de que mantuvo un discurso correcto en sus enunciados de defensa de los intereses de las empresas españolas y de que no suscribió la fiebre nacionalizadora de esos gobiernos. Un revulsivo para ahondar en estas cuestiones y no pasar de puntillas por ellas fue el hecho de que el presidente de La Caixa, Ricard Fornesa, le apeló públicamente sobre el particular y le recordó la inquietud de los inversores españoles. Zapatero le recogió el guante y manifestó que coincidía con él en que hay que defender la propiedad privada como motor del desarrollo económico, pero matizó que es también necesario abordar la superación de las desigualdades. En ese camino estima que España tiene un deber ético porque se ha mostrado muy activa en el terreno económico, pero no lo suficiente, según dijo, en el político. Así, abogó por intensificar José Luis Rodríguez Zapatero, en un momento del coloquio que mantuvo con Garzón la cooperación internacional y favorecer la consolidación de partidos fuertes en Iberoamérica como fórmula para superar los populismos. Pero cuando Garzón le preguntó qué condiciones concretas de higiene democrática y de garantías jurídicas pone el Gobierno para estrechar lazos, Zapatero se fue por la tangente y no enunció ni una. ter el dedo en el ojo a los Estados Unidos y recriminó a la gran potencia que nunca ha sabido entender a Latinoamérica, donde ha hecho inversión económica, pero no en valores y ciudadanía Por ello, aconsejó a la Administración norteamericana tomar como referencia el modelo UE de integración supranacional para aquel continente, y explicó el rechazo de algunos Gobiernos de Iberoamérica a la política de la Casa Blanca como un mecanismo de acción- reacción Luego, para ilustrar su cri- JULIÁN DE DOMINGO Lecciones a Estados Unidos El presidente del Gobierno parece haber medido que entre sus votantes no le penaliza me- terio sobre las nacionalizaciones, hizo un guiño a Evo Morales y recordó que en Bolivia, en el mismo sitio donde se extrae el gas, los habitantes no tienen gas en sus cocinas La solución no es, en su opinión, nacionalizar, pero sí ayudarles a mejorar sus infraestructuras y una mayor cooperación de las empresas inversoras Con dicción esdrújula y sincopada, Zapatero alentó un diálogo con los gobiernos y con los pueblos que no puede partir de nuestros parámetros normales Porque si se llevan el gas...