Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 s 1 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA INMIGRACIÓN Y BORROKA LCORCÓN no es Clichy, pero tiene un problema de convivencia. Mejor dicho, tiene dos problemas: uno de convivencia y otro político. El primero consiste en que hay pandillas de jóvenes inmigrantes poco y mal integrados, y partidas de descerebrados autóctonos aficionados a jugar a la kale borroka y el segundo reside en un Ayuntamiento incompetente que en vez de resolver el conflicto prefiere mirar para otro lado. Con el auxilio negligente de una Delegación del Gobierno empeñada también en negar la evidencia, es bastante probable IGNACIO que el problema de conviCAMACHO vencia se acabe convirtiendo en un enfrentamiento social. De momento las autoridades han elegido la vía más directa hacia el fracaso. En España no se han producido aún chispazos graves de violencia urbana como en Francia porque la economía tira bien y su éxito amortigua la fractura social y racial, pero ya están surgiendo los primeros síntomas y ante eso hay dos maneras de actuar: cerrar los ojos a la espera del conflicto o adelantarse a los acontecimientos. Esto implica activar redes de asistencia y mediación y aplicar cierta mano firme contra los que se salten la ley, sean latinoamericanos, magrebíes, murcianos o de Chamberí. En Alcorcón ha fallado con claridad el dispositivo de alerta, porque nadie ha hecho nada ante la crecida de chulería extorsionadora de ciertos grupos latinos y luego ha faltado decisión y coraje para controlar la calle y dispersar con una mano de bofetadas a los borrokitas que querían tomarse la justicia por su mano armada. Aquí no hay bandas latinas ni racismo repiten los encargados de prevenir una cosa y la otra. Pues hay las dos. Así empezó a fraguarse en El Ejido la revuelta del año 2000, cuando los inmigrantes robaban carteras a punta de navaja por las calles, y yo vi cazar moros a garrotazos por las cortijadas mientras las autoridades proclamaban el estado de normalidad y convivencia. Al final hubo que mandar a destiempo a los antidisturbios a repartir guantazos entre los ejidenses, y dispersar a los magrebíes o darles boleta antes de que se extendiese el incendio. Pero allí se empezó a ver el fracaso de un modelo desordenado que consiste en permitir más inmigración de la que razonablemente cabe y hacer la vista gorda ante los indicios de quiebra de la concordia. En ese sentido, el conflicto de Alcorcón es sólo una anécdota que no irá más allá si sus dirigentes no siguen equivocándose de diagnóstico y de receta, pero también es un síntoma de una enfermedad social quese está incubando en ciudades y barrios de alta densidad inmigrante. Aquí nadie es racista hasta que una familia peruana le madruga un piso de protección oficial, un senegalés le adelanta en la lista de espera para operarse o unos chavales ecuatorianos le piden un euro de peaje para sentarse en una plaza. Pero eso los políticos no lo ven desde sus ventanas, ocupados en discursos buenistas y autocomplacientes hasta que la primera pedrada les rompe los cristales. Entonces suele ser, casi siempre, demasiado tarde. A ETA: DESDE EL EXTERIOR LGO permanece claramente en la más completa oscuridad. ETA y sus cambiantes mecanismos de decisión son imposibles de conocer. Se nos dirá que entramos en asuntos interiores, ajenos a nuestra competencia. En 2007 resulta borrosa la división del paisaje: no se puede hablar ya de interior o exterior. Las que siguen son, en todo caso, notas relacionadas con ETA, más allá de las fronteras españolas. Las autoridades de Madrid conocen apenas un 15 por ciento de los canales por los cuales ETA cursa sus órdenes. Los columnistas avisados conocemos menos del 5 por ciento. Con estas fracciones hay que operar. Servicios alemanes y franceses: Dos organizaciones de inteligencia, coordinadas por Europol en La Haya, trabajan desde hace ocho años en el dossier español. Cómo acabar con ETA. Saben más, naturalmente, los servicios españoles: pero lo cierto es que el BND alemán y la DST francesa han acumulado información de primer orden. Actúan coordinados con el CNI. Según una fuente alemana, BND y DST discrepan en un punDARÍO to: el BND cree, con algunos españoVALCÁRCEL les- -Fernando Reinares, por ejemplo, un académico que ha trabajado largo tiempo dentro de la máquina de seguridad- -que el capítulo de ETA podrá cerrarse definitivamente gracias a la combinación del trabajo policial y el judicial, integrados en el área comunitaria. Para esto, entre otras cosas, sirve la Unión Europea. Resolución, profesionalidad, silencio: ¿Qué margen existe, si hay alguno, de negociación con los terroristas? Parece claro que el Estado español no pagará ningún precio político en materia de autodeterminación, Navarra u otros asuntos incuestionables. Pero hay puntos que ofrecen algún margen. Las madres y cónyuges de los casi mil grandes presos controlan una parte de la dirección de ETA. Quieren negociar y acabar. El poder de un Estado de Derecho es inmenso. No se conocen democracias europeas donde el terror A haya prevalecido. El tiempo es un río. El Estado de Derecho permanece, las vidas pasan. Deber de divulgar: Los servicios trabajan en silencio. A otros nos corresponde informar, divulgar. Si no hay divulgación, no hay conciencia pública ante un gran problema: falla el cimiento de la sociedad democrática. Una pregunta: los dos ciudadanos que a finales de 2006 trataron de nacionalizarse en Venezuela ¿qué relación guardaban con los negociadores de ETA? Asunto a seguir. El papel del presidente del Gobierno: Poco antes de producirse el atentado de la T 4, Soledad Gallego Díaz publicó el mejor artículo escrito en 2006 sobre terrorismo. Un jefe de gobierno no debe centrar ahí su actividad. Tony Blair, por ejemplo, puso el problema del IRA en manos de su ministra, Mo Mowland. Al final del proceso, Blair hubo de tomar dos o tres decisiones, cuando le correspondió tomarlas. La energía del presidente español debe centrarse en lo que es permanente y decisivo: por ejemplo, cómo sacar a España del último puesto de la lista de 22 economías desarrolladas (patentes registradas por cada 1000 millones de PIB) Hay algo extraño en el lenguaje, tan pobre, del último comunicado de ETA, un tono como de disculpa. Es cierto el diagnóstico de Reinares: toda expectativa negociadora vale para retrasar la extinción del grupo. El final de ETA se deberá a la claridad de ideas de la democracia española y de sus responsables en el Parlamento, el Gobierno y los tribunales. También se deberá al Gobierno autónomo del País Vasco. Y al trabajo combinado de policías y jueces, en España y en la UE. Escribimos en la oscuridad, pero esto debe quedar claro. Cajeros: Son sólo un símbolo. Se dice que ETA tiene una poderosa cantera, millares de jóvenes en espera de ser llamados. Pero esto puede no ser así. No es lo mismo matar a un general del Ejército que vociferar en las calles de Rentería. Una cosa es poner una bomba en la T 4, otra quemar un cajero en Beasain. Lo explicaba un empresario catalán: unos queman el cajero, pero después empiezan a trabajar al otro lado de la pared, en el cajero.