Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 24 de Enero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.279. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LAS BANDAS É Aarón Cohen y otros rabinos opuestos al Estado de Israel, durante la conferencia antisionista de Teherán del mes pasado REUTERS Maldición eterna para Aarón La imagen de Aarón Cohen abrazado al presidente de Irán en Teherán dio la vuelta al mundo. Sus vecinos judíos de Manchester le han condenado al jerem la muerte en vida que se reserva a los traidores LAURA L. CARO Aarón Cohen, sus vecinos de la comunidad judía de Manchester le despertaron a pedradas en las ventanas para que escuchara alto y claro el cántico solemne del Kadish Iatoin, la plegaria que se entona en memoria de los muertos. Porque para sus vecinos de la comunidad judía de Manchester, Aarón Cohen es un muerto en vida y el Kadish la oración con la que anunciaron su jerem el castigo más grave e inflexible, más injuriante y bochornoso, el estigma radical de la ira divina, con el que el Judaísmo condena a los traidores. Maldito sea de día y de noche. Que Dios jamás le perdone y su cólera se encienda contra este hombre enviándole todos los anatemas inscritos en el Libro de la Ley... A Aarón Cohen la asociación de entierros judíos de la ciudad le ha notificado que no aceptará nunca acoger sus restos en el cementerio de Rainsough erigido bajo la estrella de David. Tendrá suerte si su cuerpo miserable no es tirado a los perros. Y es que su aparición, en una fotografía que dio la vuelta al planeta, abrazado con efusivo afecto al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, durante la Conferencia negacionista del Holocausto celebrada el pasado 12 de diciembre en Teherán, ha sido demasiado. Que Cohen sea el Rabino en Gran Bretaña de los Naturei Karta, un grupo ultraortodoxo que rechaza cualquier forma de sionismo y se opone activamente al Estado de Israel, ya era para sus semejantes un viaje a la vergüenza. Pero que se haya rendido en público ante quien ha hecho de su judeofobia una estrategia política con olor a sangre, ante quien ha jurado borrar del mapa ese mismo Estado de Israel, ha supuesto consumar una abominación imperdonable. No hay levantamiento de jerem posible. Es la excomunión. El aislamiento para siempre. El exilio dentro del exilio mismo. Por eso, en Manchester, donde habita la segunda comunidad judía más importante del Reino Unido, a Cohen le impidieron a empujones la entrada a la sinagoga en Shabat en cuanto regresó de su periplo sonrojante. También le han condenado en lo que le quede de su vida de muerto a ingerir alimentos impuros: ya no le está permitido comprar comestibles kosher, los señalados por Dios como espiritualmente superiores. A la puerta de la casa de Aarón Cohen, la policía británica monta guardia 24 horas por temor a nuevos ataques. Sus vecinos se pasean por delante con banderas de Israel entonando por lo bajo el himno nacional del Hatikva, el de la profunda esperanza del pueblo judío, mientras musitan entre dientes jerem -maldición- -para siempre. Y es que Aarón Cohen se lo ha buscado. A ramos pocos y parió la abuela. Ya teníamos cuadrillas de albano- kosovares colándose en los chalecitos de la playa o la sierra para quitarnos el dinero que nos sobra y darnos las emociones que nos faltan; ya teníamos, en nuestros más bellos parajes, sucursales de la Mafia rusa, con su oscura trata de blancas; ya teníamos ex combatientes de las guerras más sordas, narcotraficantes del otro lado del charco, asesinos en serie o domésticos, atracadores, carteristas, estafadores y delincuentes de múltiple origen y condición, viudas negras y lo mejor de cada casa. Para animar el patio, nos faltaban los Latin Kings. Ya tardaban. Todavía, a lo que se ve, no se han hecho con el trono de España, pero tienen que haberse dado cuenta de que somos anchos y ajenos. En Alcorcón, según cuentan los vecinos, son los reyes del mambo. Han descubierto, muy ladinamente, que, en esta madre patria del banano, una buena manera de integrarse es correr más que Alonso en los circuitos. Cobrando a los chavales, por ejemplo, por utilizar los bancos públicos que sus padres financian. Sólo conozco un negocio más redondo, que es el de los bancos privados. Digamos que este business gestionado a mamporros, ha colmado la paciencia de algunos. Y se ha armado la del Bronx. A río revuelto, pescadores no faltan: okupas, skins, antistema... ¡Qué exquisito manjar para el diente del odio! Y asegura el alcalde que allí no pasa nada. O nada que no pase en cualquier sitio. Que no es más que una típica pelea de gamberros. Que no hay de qué alarmarse, aunque lleven machetes y pistolas. Y cuánta razón tiene la delegada del Gobierno. ¿Bandas? ¿Pero qué bandas? Esos grupos armados no desfilan, y esos gritos de hiel no son trompetas.