Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24- -1- -2007 Muere Ryszard Kapuscinski CULTURAyESPECTÁCULOS 89 Kapuscinski en Etiopía en 1974 ABC JORGE HERRALDE Editor de Anagrama EL MEJOR El Príncipe Felipe le entrega a Kapuscinski el Premio Príncipe de Asturias de 2003 Toda esta visión del mundo de la comunicación y su complejidad dejaron en su particular visión un poso de pesimismo: La situación de los medios no va a mejorar pese a que la tecnología permita una participación más activa. La mayoría de la gente es feliz y se siente satisfecha con lo que hay. No quiere reflexionar críticamente y, silo hace, se le ningunea afirmaba al tienmpo que sentenciaba que no podemos pensar que la sociedad de masas va a mejorar EFE REPORTERO DEL MUNDO ubliqué su primer libro El Sha o la desmesura del poder hace casi veinte años y lo conocí poco después. Ha estado en España en bastantes ocasiones, también lo he visto en Alemania y teníamos una muy buena amistad. Me alegró mucho que sus primeros libros como El emperador y La guerra del fútbol tuvieran muy buena acogida por parte de la crítica, aunque he de reconocer que aquellas tempranas obras tuvieron muy pocos lectores, incluso si hablamos de libros como El imperio que entonces y ahora me parece una obra fundamental. Pero poco después se produjo el fenómeno de Ébano con el cual no sólo siguió cosechando críticas buenísimas que lo reconocían, que lo acreditaban como el mejor reportero del mundo, sino que consiguió muchísimos lectores. Luego muchos de aquéllos que llegaban a él por esta obra tan célebre retrocedieron a sus libros ante- Bibliografía selecta Bus po polsku (1962) Che Guevara (1969) Cristo con la carabina al hombro (1975) Un día más con vida (1976) La guerra del fútbol (1978) El emperador (1978) El Sha o la desmesura del poder (1982) Choque de Civilizaciones A lo largo de su vida, Kapuscinski, empeñado casi siempre en explorar lo que no está en la superficie, frecuentó sobre todo el llamado Tercer Mundo: Áfria, Hispanoamérica y África, indagando en los resortes más ocuros del poder y enfrentándose a todo tipo de totalitarismos. Sus libros, en los que dejaba de lado prejuicios y vanalidades, son un buen ejem- Lapidarium (1990) El imperio (1993) Lapidarium II (1995) Lapidarium III (1997) Ébano (1998) Lapidarium IV (2000) Desde África (2000) Lapidarium V (2002) Los cínicos no sirven para este oficio (2003) El mundo de hoy (2004) Viajes con Herodoto (2006) plo de esa lucha. El hambre y la miseria del Tercer Mundo pocas veces han quedado tan palpables como en los libros de este autor. El hoy tan traido y llevamos asunto del Choque de Civilizaciones también estuvo en la agenda de Kapuscinski: El problema radica en que tratamos de imponer nuestra experiencia histórica y nuestro modelo político a otras culturas, y las valoramos a partir de ellos. A nuestra mentalidad le resulta muy difícil entender que tengan una visión diferente del mundo. Nosotros criticamos que los musulmanes no hayan pasados por procesos de reforma, pero tampoco el cristianismo ortodoxo ruso ha tenido tal evolución. Aunque liquidaron el estalinismo y el comunismo, los rusos viven bajo un regimen autoritario Este es el legado de Kapuscinski. Su vida siempre tuvo la tensión de un reportaje de guerra y la reflexión de la mejor columna de opinión. P riores y eso le ha ido convirtiendo en uno de los autores más respetados y leídos en su género. Está considerado el gran cronista de nuestro tiempo, dotado de un gran talento y una incesante curiosidad, una enorme sencillez y humildad. Son cualidades que le han convertido en un personaje excepcional. No hace muchos meses pasó por última vez por Barcelona, cuando le entregaron el premio Miguel Gil Moreno de periodismo. Entonces lo vi como siempre, o casi. He de decir, para ser sincero, que noté que estaba un poco rabioso porque podía viajar menos debido a sus problemas de salud. Recuerdo que, así como con Viajes con Herodoto que ha sido su último libro, dejaba a su inspiracion perseguir a Herodoto como el primer periodista de la historia, ultimamente tenía proyectado una operación semejante con otro autor. Se trataba nada menos que de Bronislaw Malinowski, el gran antropólogo y Ryszard Kapuscinski tenía pendiente un viaje por el Pacífico que, desdichadamente, no ha podido completar. Por demás, se ha convertido en un referente ético de una gran valentía y un auténtico periodista, de esos que escudriñan y se juegan la vida como él se la ha jugado en muchas ocasiones. Baste recordar que uno de sus libros preferidos era Un día más con vida que es el relato de los primeros días de la independencia de Angola, donde sobrevivió de milagro.