Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 MADRID 61 Getafe vuelve a su Catedral El cardenal Rouco presidió la misa de reapertura de la iglesia de Santa María Magdalena, cuyas obras ha costeado la Comunidad de Madrid. Han sido necesarios seis años para recuperarla JESÚS BASTANTE GETAFE. Está preciosa. Parece nueva La que en su día fue la primera- -y durante casi un siglo, única- -iglesia de Getafe volvió a abrir ayer sus puertas, después de seis años cerrada al culto por causa de las obras de remodelación a las que ha sido objeto, tanto en su cara visible como en lo más profundo de su esqueleto. Y lo hizo con una solemne misa de acción de gracias, celebrada al estilo clásico como apuntó al término de la misma el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela. La catedral de Santa María Magdalena, principal templo de la diócesis de Getafe, fue devuelta ayer, en un gesto simbólico, por el arquitecto José Ramón Duralde, al obispo, Joaquín López de Andujar, al comienzo de una Eucaristía que estuvo presidida por el cardenal Rouco y a la que asistieron miles de personas, muchas de las cuales tuvieron que conformarse con observar las mejoras de la iglesia desde una pantalla gigante instalada para la ocasión. Los pocos que tuvieron la suerte de entrar al templo- -después de varias horas de espera y desafiar a la gélida tarde en el sur de Madrid- -destacaban el patente lavado de imagen, que se hacía especialmente evidente en los suelos, las columnas y el presbiterio. Fases de la restauración La catedral de Santa María Magdalena fue cerrada al público en 1999 con motivo de unas obras de remodelación, aunque los trabajos comenzaron antes de 1994. Desde esa fecha, y hasta 2004, Ayuntamiento, Comunidad y Ministerio de Cultura invirtieron un millón y medio de euros. Pero las obras no avanzaban. En 2004 la Comunidad asumió íntegramente el proyecto, destinando 4,7 millones a finalización de las obras. En una primera fase tuvieron lugar los trabajos de realce. La segunda fase, que ha durado un año, la más costosa (3,5 millones) se dedicó a la rehabilitación integral del templo. Esperanza Aguirre se dio un baño de multitudes, mientras el alcalde pasaba desapercibido Procesión y concierto El Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, así como los obispos de Alcalá, castrense y auxiliares de Madrid y Getafe, acompañados de doscientos sacerdotes, concelebraron junto al cardenal y al obispo de Getafe. La ceremonia arrancó con una procesión de todo el clero desde la sede del Obispado hasta la plaza de la catedral, donde fueron recibidos por los representantes políticos, sociales y militares, y culminó con un concierto, a cargo de la orquesta y coro de niños de la Comunidad de Madrid y el coro de la orquesta clásica Santa Cecilia Entre las autoridades públicas, destacó la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que anoche se dio en Getafe un auténtico baño de multitudes mientras el alcalde de la localidad, el socialista Pedro Castro, pasaba prácticamente desaper- La catedral recupera su esplendor tras seis años cerrada. En la imagen, el cardenal Rouco DE SAN BERNARDO cibido. Desavenencias de última hora- -a cuenta de la colaboración económica de ambas entidades a la finalización de la reforma- -hicieron que ni presidenta ni regidor tomasen la palabra al final de la ceremonia, pese a lo que estaba previsto en un principio, dejando el protagonismo al obispo de la diócesis, quien agradeció a todos el esfuerzo El que sí habló fue el cardenal de Madrid, quien en su homilía recordó el valor de las catedrales como símbolo de la diócesis, al tiempo que comparó la belleza de la iglesia con la belleza del templo, que es Cristo Tras invitar a los fieles a la tarea de edificar la Iglesia, y la vida, sobre Cristo Rouco Varela tuvo un especial recuerdo para el primer obispo de Getafe, monseñor Pérez y Fernández Golfín, quien fuera el principal impulsor de la reforma de la catedral. Durante su intervención, el cardenal de Madrid animó a los presentes a valorar el don de la fe cristiana y educar en la fe a las nuevas generaciones en un momento en el que asistimos a una dramática y progresiva descristianización en España, que pone en peligro la vida de la fe