Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 39 George Bush plantea una nueva agenda legislativa eclipsada por la guerra de Irak La Casa Blanca esboza una serie de nuevas iniciativas en sanidad, energía, educación e inmigración y ofrece al Congreso crear un foro sobre la guerra contra el terror PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Desde el profundo valle en que se encuentra su presidencia, George W. Bush subió anoche hasta la colina del Capitolio para plantear en su sexto discurso anual sobre el estado de la Unión una serie de nuevas y recicladas iniciativas legislativas en materia de sanidad, energía, educación e inmigración. Una agenda doméstica que nace eclipsada por el creciente rechazo parlamentario a la escalada militar propuesta por la Casa Blanca para ganar la guerra de Irak. El presidente ha reconocido la nueva mayoría de los demócratas en el Legislativo federal con un tono conciliador. Según Bush, el Congreso ha cambiado pero nuestras responsabilidades no... Nosotros no somos los primeros en llegar aquí con un gobierno dividido e incertidumbre en el aire. Como muchos antes que nosotros, podemos trabajar a través de nuestras diferencias, y alcanzar grandes cosas para el pueblo estadounidense En la porción de su discurso dedicada a Irak, Bush ha presentado su estrategia de escalada militar como la que tiene más probabilidades de alcanzar el éxito en un conflicto decisivo para la seguridad de Estados Unidos. De acuerdo a la argumentación del presidente, la guerra contra el terror que hoy libramos es una lucha generacional que continuará bastante después de que ustedes y yo hayamos traspasado nuestras obligaciones a otros pública, donde 44 millones de ciudadanos carecen de seguro médico y donde aún así la factura sanitaria es cada vez más desproporcionada, la Casa Blanca quiere ofrecer sustanciales deducciones fiscales para que familias e individuos puedan permitirse la contratación de pólizas privadas. tir del maíz y considerado como más benigno para el medio ambiente que los derivados del petróleo. Con una política de incentivos y ajuste en los límites de contaminación permitidos a vehículos, la Casa Blanca aspiraría a lograr en el plazo de diez años un ahorro del veinte por ciento en el consumo de gasolina. Pero sin llegar a establecer regulaciones como las contempladas en el Tratado de Kyoto por temor a dañar una economía de 13 billones de dólares que consume al día el equivalente a cincuenta millones de barriles de crudo. Según Bush, es de vital interés diversificar nuestro suministro energético y la forma de avanzar es a través de la tecnología El presidente también ha insistido en la renovación de su reforma educativa, que de no ampliarse expirará este año. Esta legislación ha impuesto controles de calidad tanto para alumnos como maestros en la enseñanza pública, con posibilidad de sanciones. Los demócratas han indicado su intención de llegar a un acuerdo en esta materia pero exigen un mayor esfuerzo presupuestario. Entre la agenda esbozada por el presidente con más probabilidades de consenso destaca una nueva política de inmigración, que con un aumento en cuestiones de seguridad permita empezar a regular a los doce millones de sin papeles acumulados por Estados Unidos y facilitar la entrada de trabajadores invitados Al Zawahri en el vídeo difundido ayer AP Inmigración Durante la legislatura anterior, y en contra de los deseos de la Casa Blanca y de manifestaciones multitudinarias, la fracturada mayoría conservadora logró paralizar cualquier intento de reforma integral que incluyese medidas de gracia para indocumentados. Ante el nuevo control parlamentario de los demócratas, Bush ha insistido en que para extender esperanza y oportunidad en nuestro país se requiere un sistema de inmigración a la altura de Estados Unidos Con todo, las crecientes tensiones que genera la guerra de Irak en Washington comprometen cualquier intento de consenso bipartidista. El número dos de Al Qaida se mofa en un vídeo del envío de más tropas de EE. UU. AP EL CAIRO. El número dos de la red terrorista Al Qaida, Ayman al Zawahri, se mofó ayer en una cinta grabada en vídeo de la nueva estrategia que Estados Unidos ha desplegado en Irak mediante el refuerzo de su contingente militar, aumentado en 20.500 efectivos y, en este sentido, emplazó al presidente norteamericano, George W. Bush, a enviar al Ejército entero según informó el Instituto SITE, con sede en Washington, dedicado a rastrear los mensajes de Al Qaida en la web. Le pregunto (a Bush) ¿por qué enviar sólo a 20.000 (soldados) por qué no envía a 50.000 o 100.000? Manda a tu ejército entero para que sea aniquilado a manos de los muyahideen (guerreros santos) que liberan al mundo de tu mal le espetó Al Zawahri. Recargo fiscal sanitario En este capitulo sanitario, y como mecanismo de compensación al que se oponen los demócratas por considerarlo un injusto recargo fiscal a la clase media, la Administración Bush también quiere imponer impuestos sobre los seguros sanitarios más generosos. Pero según el presidente, en toda esta cuestión debemos recordar que las mejoras decisiones sanitarias no las hace el gobierno o las compañías de seguro, sino los pacientes y sus doctores Ante lo que ha vuelto a calificar como la peligrosa adicción de EE. UU. al petróleo extranjero, el presidente propuso anoche en materia energética un aumento significativo en la utilización del etanol, el biocombustible producido a par- El presidente insistió en que para extender esperanza y oportunidad en nuestro país se requiere un sistema de inmigración a la altura de Estados Unidos ABC. es Vídeo sobre la amenaza de Al Qaida a Bush en www. abc. es internacional HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Recuperar el consenso Para recuperar el consenso generado por el 11- S en Washington pero ahora perdido, la Casa Blanca ha propuesto la creación de una entidad consultiva sobre la guerra contra el terror formada por los líderes parlamentarios de ambos partidos. Sin querer caer en el socorrido formato de lista de supermercado ni concentrarse únicamente en Irak, Bush ha abordado durante su alocución de más de una hora un grupo de grandes asignaturas pendientes en el terreno doméstico, empezando por la sanidad. En un país sin cobertura universal ¿TIENE FUTURO HILLARY? na rápida mirada a los medios de comunicación europeos permitiría llegar a la conclusión no ya de que Hillary Clinton es la segura candidata del Partido Demócrata a la Presidencia, sino que está destinada a ocupar el Despacho Oval en el que su marido paso tantas horas- -no todas ellas laborables. El pasado sábado la senadora Clinton se lanzaba al ruedo para fijar po- U sición antes del discurso presidencial, anoche, sobre el Estado de la Unión. Fue una maniobra hábil, pero conviene considerar el escenario que dibuja. Cuando en el año 2000, el denostado gobernador de Texas, George W. Bush, decidió lanzar su candidatura, su figura generó un apoyo tan unánime, que sólo el senador por Arizona John McCain logró articular una campaña alternativa por la nominación republicana. Hogaño, la senadora Clinton es tan conocida en todo el país como el gobernador Bush en 1999- -si no lo es más. Y sin embargo, los más escépticos sobre una segura victoria de la Clinton deben ser sus compañeros de partido, vista la concurrencia de luminarias demócratas surgidas ya a estas alturas: Edwards, Barak Obama... La elección de 2008 va a ser la primera desde la que en 1952 enfrentó a Ike Eisenhower y Adlai Stevenson en la que ninguno de los candidatos ha sido presidente o vicepresidente en la Administración saliente. Ello hace que las opciones estén más abiertas que nunca. Y sin embargo el Partido Republicano, que no tiene que guardar respeto electoral ni al presidente ni al vice presidente en ejercicio, avanza con mucha más lentitud que el Demócrata. En su caso se ve en la necesidad de superar una endogamia que se remonta a las elecciones de 1976. Desde aquel año, no ha habido ni una elección presidencial en la que en el ticket republicano no haya figurado el apellido Dole o el apellido Bush. Ocho elecciones en todas las cuales tres protagonistas- -el senador Bob Dole, Bush padre y Bush hijo han estado presentes. Los Bush han ganado cinco de las seis veces en que su nombre estaba en la papeleta y Dole perdió las dos en que con- currió. Ahora el Partido Demócrata se arriesga a entrar por la misma senda endogámica aprovechando el tirón que ofrece el nombre de la senadora Clinton. No deja de tener gracia lo de estas feministas que han recurrido a su condición de consortes para hacer carrera. La elección de 2008 está mucho más abierta de lo que la presencia de Hillary Clinton en los medios pueda hacer creer. Clinton es, además, senadora por Nueva York, la ciudad de referencia para los europeos y el epítome para el resto de los norteamericanos de lo que no es Estados Unidos. El arrollador respaldo logrado por la senadora en su reelección el pasado noviembre contrasta con el alto índice de rechazo que tiene su figura en todo el país. Es posible que Clinton esté en el ticket final. Pero no demos nada por hecho.