Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ESPAÑA MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 ABC Dos de cada tres no fumadores, a favor de aumentar las restricciones ABC MADRID. El balance del primer año de la ley del tabaco desvela que se ha incrementado el número de personas no fumadoras y que ha disminuido la exposición al aire contaminado en el hogar, la escuela y el trabajo, aunque no así en el ocio y la hostelería. Al menos así se desprende del informe realizado por el Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) presentado ayer. Este estudio es el único español que detecta cambios en las actitudes y prevalencias de tabaquismo entre la población como consecuencia de la entrada en vigor de la ley. Los resultados de la investigación se desarrollan en torno a cuatro puntos. El primero se refiere al impacto sobre la exposición. Al respecto, destaca que en el hogar se sitúa en un 8 lo que supone un descenso del 7,75 En la escuela, la exposición ha disminuido en un 22 y se ha producido un incremento de los no expuestos (del 59 al 82 En el trabajo, la exposición se ha rebajado en un 15 pasando del 26 al 11 mientras que en el ocio y en la hostelería no se han detectado diferencias y se mantiene en el 40 En cuanto a la opinión sobre la ley, el 56 de los fumadores y el 62 de los ex fumadores la consideran correcta. Asimismo, el 64 de los no fumadores se muestran a favor de aumentar las restricciones, por ejemplo que se prohíba fumar en todos los restaurantes. La pasarela Cibeles fue la primera en el control de las tallas de las modelos ÁNGEL DE ANTONIO Las empresas de moda se comprometen con el Gobierno a unificar las tallas En las etiquetas figurarán medidas de cintura, cadera, hombro y busto s Sanidad quiere frenar los trastornos alimentarios que se ceban con las más jóvenes M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. El Ministerio de Sanidad y Consumo ha elegido una vez más la fórmula de la autorregulación para comprometer a una parte de la industria en promocionar hábitos saludables entre los consumidores. En esta ocasión han sido los principales fabricantes de ropa del país los que han firmado un acuerdo voluntario con Sanidad, con la intención de promover cánones de belleza saludables entre la población española y unificar las tallas, dejando de lado la extrema delgadez que suele impulsar el mundo de la moda. En el fondo, lo que se pretende es luchar contra la anorexia y otros trastornos de la alimentación que se ceban especialmente con las españolas más jóvenes. Desde luego, los fabricantes de ropa deberán realizar un gran esfuerzo para seguir a rajatabla el acuerdo firmado ayer con Sanidad. Primero, no considerarán una talla especial la que se denomina talla 46 o su equivalente. Y también deberán empezar a adaptar, cuanto antes, los maniquíes de los escaparates para acomodarlos a la realidad de los cuerpos de las españolas. Esto se llevará a cabo de forma progresiva, durante los próximos cinco años, y preferentemente en las tiendas más concurridas. La extrema delgadez no estará bien vista, y los fabricantes se han comprometido a que los maniquíes lucirán ropa, al menos, de la talla 38. El acuerdo tendrá una vigencia de cuatro años, renovable anualmente, y recoge además la creación de una comisión de seguimiento, encargada de velar por su cumplimiento. A todo ello se han comprometido más del 80 por ciento de las empresas dedicadas a la comercialización y distribución de prendas de vestir. Entre ellas, figuran El Corte Inglés, Zara, Cortefiel, Mango y las integradas en la Asociación de Creadores de Moda de España, la Federación Española de Empresas de la Confección y la Agrupación Española del Género de Punto. Para unificar tallas y lograr modelos estéticos más acordes con la realidad de las españolas- -las medidas más trascendentales de este acuerdo- Sanidad necesita primero realizar un estudio antropométrico de la población femenina. Se trata de conocer cuáles son las medidas corporales más frecuentes entre ellas. Por tanto, citará a lo largo de este año a 8.500 mujeres (seleccionadas de forma aleatoria) de 12 a 70 años, a las que medirá, entre otras características, la altura de los ojos, de las rodillas o de la tibia; la longitud de la pierna o del codo a la muñeca; la anchura de los hombros, de la cadera o del pecho, y el perímetro del muslo o del cuello. Queda un 18 de fumadores Por lo que respecta al impacto, se ha producido un aumento de los no fumadores en un 5 pasando del 61 al 66 De igual forma, han descendido los fumadores en un 3 (del 21 al 18 y hay menos ex fumadores (del 18,4 al 16,9 Esto indica que la población es menos propensa a empezar a fumar. Por último, en cuanto a la prevalencia del tabaquismo, los datos señalan que el 18 de la población es fumadora activa (18 de varones y 16,5 de mujeres) Los ex fumadores serían el 17 (18,2 de hombres y 15,6 de féminas) y los no fumadores ascenderían al 66 (63,5 de varones y 68 de mujeres) Mientras que los ex fumadores en el último año se situarían en un 19 aunque sólo un 2 cree que es debido a la nueva ley. Asimismo, el 19 de los fumadores habría intentado dejarlo (el 22 por la ley) Los consumidores, en contra El acuerdo de Sanidad con la industria de la moda no ha sido bien acogido por la Federación de Consumidores en Acción (Facua) que, en un comunicado emitido ayer, criticó la iniciativa porque el Ministerio ha renunciado a regular legalmente la unificación de las tallas, en su opinión, la mejor opción. La autorregulación de un sector de la industria ya fue un fracaso en el caso del convenio entre Sanidad y empresas de restauración, ya que una de ellas, Burger King, se saltó el compromiso de no publicitar raciones gigantes, con su hamburgesa XXL Las etiquetas cambiarán La información que aparece en las etiquetas también deberá cambiar. Más veraz, comprensible y lo más homogénea posible sobre el tallaje de las prendas reza en el acuerdo, y reflejando el rango de medidas corporales asociado a cada una de las tallas explicó la ministra de Sanidad, Elena Salgado. Esto significa que en las etiquetas figurarán, por ejemplo, medidas de cintura y cadera, para faldas y pantalones, y de hombro y busto, para camisas. En definitiva, el consumidor se reconocerá en esas prendas y sabrá cuál se ajusta a su cuerpo. Cabinas de medición Las mujeres seleccionadas se introducirán en una de las tres cabinas especiales que recorrerán 60 localidades de la geografía española para recabar los datos. En esas cabinas, un láser facilitará, en 30 segundos, una imagen en tres dimensiones del cuerpo, con más de 130 mediciones diferentes. Los primeros datos se obtendrán en Madrid (en el Instituto Nacional de Consumo) Tarancón (Cuenca) y Quartell (Valencia)