Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Rajoy en el Foro ABC MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 ABC Los consensos nacionales son los que se hacen entre los partidos que son alternativa La cuestión no es el PP. Lo importante de verdad es qué política va a desarrollar el Gobierno Ahora el amigo de Zapatero es Josu Jon Imaz, como antes lo fueran Maragall, ERC o Artur Mas En la tregua de 1998 no se negoció, como tampoco negoció Felipe González en Argel Ahora quieren enredar con el preámbulo del Pacto, los puntos y comas. Eso no es lo importante El líder del PP, convencido de que Zapatero mantiene su proceso de paz Pide la dimisión de los ministros Pérez Rubalcaba y López Aguilar CRISTINA DE LA HOZ MADRID. A Mariano Rajoy no le cabe duda de que el proceso de paz no está roto y que el diálogo con ETA va a continuar Incluso jugó a los equívocos para dar a entender que dicho diálogo se está produciendo al afirmar que este proceso, con retrasos, e incluso sin ellos va a seguir. El líder del PP quiso centrar su intervención en el Foro ABC- -cuyo coloquio posterior moderó el director de ABC, José Antonio Zarzalejos- -en la política antiterrorista, sin esconder la importancia de otros temas pero también sin obviar que es en estos momentos la cuestión más importante que hay sobre la mesa política del país. Y lo hizo para dejar claro el abismo que, a su juicio, hay entre lo que él entiende es la concepción del Gobierno a la hora de abordar la política antiterrorista estrategia del diálogo y de la negociación dijo) y la que defienden los populares. Así, comentó, no sin ironía, que de las declaraciones siempre claras y entendibles del jefe del Ejecutivo, hemos podido deducir que va a seguir dialogando, va a haber diálogo y no va a romper. Es verdad- -prosiguió- -que lo ha expresado de una forma más educada, pero no sé si es porque no puede o porque no quiere, pero este proceso sigue en marcha. También mostró su convencimiento de que hubo negociaciones, diálogo o conversaciones sobre temas políticos con ETA y Batasuna, aunque no se atrevió a confirmar la existencia de compromisos con la banda etarra, los mismos de los que siempre habla Gara y que el Gobierno, según el medio de expresión de ETA, no cumplió. En opinión del líder del primer partido de la oposición, la cuestión ahora no es el PP. Lo importante de verdad, lo que no debe distraernos, es qué política va a a desarrollar el Gobierno Y fue a partir de este momento cuando puso el acento en desmontar lo que calificó como malentendidos En primer lugar, rebatió el tan aventado concepto de unidad para afirmar que los consensos nacionales son los que se hacen entre los partidos que son alternativa de Gobierno siendo el Pacto Antiterrorista ejemplo de esa unidad además de ser un instrumento, dijo, de probada eficacia. Ahora parece que los demás tenemos que hacer lo que quiere uno, aunque ese uno haya roto los acuerdos, aunque esté equivocado lamentó. El amigo de Zapatero Así, recordó que la nueva propuesta de unidad que lanza el inquilino de la Moncloa pretende conciliar al PP con fuerzas que, como el PNV propone la liquidación de la Ley de Partidos, denuncia la existencia en nuestro país de juicios políticos y defiende el derecho de Batasuna a concurrir a las elecciones. Todo ello porque ahora el amigo de Zapatero es Josu Mariano Rajoy con el consejero delegado de Vocento, José María Bergareche Jon Imaz, como antes lo fuera Maragall, ERC o Artur Mas y dentro de cuatro meses puede ser cualquiera ironizó Rajoy. El segundo malentendido que no dudó en calificar de mentira es que todos los gobiernos han dialogado con ETA. Aseveró que en la tregua de 1998 no se negoció como tampoco negoció González cuando se enteró de que algunos de sus mandatarios incluyeron temas políticos en las JAIME GARCÍA El desánimo de sus relaciones con La Moncloa Rajoy huyó ayer de la descalificación personal hacia el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para centrarse en la política, incluso ante el interrogante de si existe una quiebra de la confianza política entre ambos. Rajoy sugirió que esa pregunta se le podía dirigir mejor a Artur Mas, a Pasqual Maragall o a los de ERC Admitió recibir con bastante desagrado los acontecimientos que se produjeron después de su reunión en La Moncloa en enero de 2005, cuando ofreció un pacto de Estado sobre las reformas constitucionales. Me dijo que sí y luego fue que no después de unas declaraciones ciertamente brutales de algunos líderes que, por cierto, hoy no están como es el caso de Maragall. Es evidente que eso no anima mucho admitió Rajoy, para recordar que a continuación que fue acusado de ingenuo Tras afirmar que ahora empiezo a estar muy desanimado reconoció la legitimidad de Zapatero de tener aliados que no sean el PP, pero en los grandes temas esenciales- -objetó- -debería aliarse con nosotros Dijo que diálogo hay, pero no una política acordada con el primer partido de la oposición. conversaciones de Argel. Frente a la idea de alcanzar un pacto de mínimos eso ya existe, todos estamos en contra de ETA adujo) abogó por uno de máximos ya construido en torno al Acuerdo por las Libertades. Rajoy desechó el debate sobre el Preámbulo del acuerdo- -que rechaza el Pacto de Estella, que firmaron el PNV y EA- -por negarse a que le enreden en cuestiones de comas o puntos No importan las comas. La cuestión importante es que no se dialoga, Batasuna no se presenta a las elecciones y se elaboran leyes para ser más eficaces en la lucha antiterrorista. Preguntado por el director de ABC en el coloquio sobre si se siente concernido por las críticas que ha recibido tras su dePasa a la página 14