Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24- -1- -2007 La teniente de alcalde de Barcelona se declara antisistema Inma Mayol, presidenta del grupo municipal de ICV en Barcelona 11 Vasos comunicantes El presidente del PP crece en ímpetu opositor y autoridad interna frente al desgaste de un jefe del Ejecutivo empeñado en su apuesta por la negociación con ETA POR ÁNGEL COLLADO MADRID. No contemplo no ganar, pero en el supuesto que no contemplo, yo seguiría Mariano Rajoy se ve obligado a repetir ese mensaje desde que tomó el relevo efectivo en la presidencia del PP en septiembre de 2004, seis meses después de perder las elecciones generales. Ayer lo repitió en el Foro ABC, pero con un tono distinto al empleado hasta el pasado otoño. Antes era para frenar las ansias sucesorias de los aspirantes a relevarle, ahora empieza a ser un cumplido. En la dirección del partido están convencidos de que son capaces de ganar los próximos comicios y en el grupo parlamentario lo dan por hecho. Es imposible que los españoles vuelvan a dar el triunfo a Zapatero después de lo que está liando Esa es la convicción extendida en la oposición. A Rajoy nadie le discutía en el PP su preparación, experiencia, brillante oratoria, sentido común y moderación- -a años luz de ventaja sobre el actual presidente del Gobierno, dicen- pero sí cierta falta de contundencia opositora de puertas afuera y una forma un tanto relajada de ejercer la autoridad de puertas adentro. Ahora resulta que en la medida que se acentúa el naufragio político de Zapatero- -empeñado en mantener su proyecto de negociación con ETA- -se acrecienta la moral y el ánimo del jefe de la oposición, como quedó esbozado en el Pleno del Congreso del pasado día 15 y confirmado ayer en el Foro de ABC. La principal novedad en la intervención de Rajoy no fue el cambio de estilo de que hablan en el PP, de la dureza en la crítica a Zapatero, sino la claridad en la llamada al orden. La desautorización pública de las negociaciones de Zaplana con el PSOE para la renovación del consejo de la CAM saltó inmediatamente hasta los despachos del Grupo Popular. ¿Será que también se acabó el deja hacer en el partido? se preguntaban algunos diputados. A Rajoy no se le escapó nada, llevaba un guión escrito a mano para hilar la conferencia, y las respuestas a las preguntas previsibles, más que pensadas. Demostró reflejos al ser inquirido sobre lo que no quería hablar- -moción de censura o sus deterioradas relaciones personales con Zapatero- -y esta vez evitó caer en el desprecio o manifestación de complejo de superioridad sobre el personaje, que lo tiene muy acusado. Zapatero fue el único candidato a la Presidencia del Gobierno que consiguió su objetivo a la primera. Pero es perfectamente capaz de ser también el primero que pierde las primeras elecciones que convoca como jefe del Ejecutivo. Eso creen hoy en el PP y de ahí, responsabilidad institucional aparte, el renovado ímpetu de Rajoy. Mariano Rajoy y el director de ABC, José Antonio Zarzalejos, durante el coloquio del Foro ABC JAIME GARCÍA INSEGURIDAD POLÍTICA EXTERIOR AGENDA POLÍTICA Veo con perplejidad que haya políticos que digan que no se puede penalizar la ocupación de las casas de otros El papel de España en el mundo es cero. El presidente ha abdicado de su responsabilidad en política exterior El Gobierno no tiene una agenda política. Aquí no hay un objetivo político, ni un programa tá dominada por la lucha contra el terrorismo. Defendió el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo como la mejor herramienta para acabar con ETA, con tres ideas fundamentales: no se pagará un precio político para que los terroristas dejen de matar, mientras sea organización terrorista se perseguirá con la ley, y la política contra la banda se acuerda. También aquí Rajoy ofreció la alternativa del PP: Estamos en el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, en lo de siempre, lo más moral, legal y eficaz Rajoy insistió en que acudirá a la reunión del Pacto, sin condiciones, aunque hará propuestas: ¿A qué voy a ir si no? Y subrayó que es evidente que estarán en contra de este Pacto la Chunta Aragonesista, el PNV IU o ERC: ¿Y qué? Lo importante, añadió, es el consenso entre el PP y el PSOE.