Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA FUEGO DE ARTILLERÍA STÁ convencido. Quizás aún no se trate de una estrategia, con sus tiempos y sus fórmulas, pero a todas luces es fruto de una decisión, interiorizada tras un proceso personal de escucha, análisis y reflexiones: ha decidido ir a por Zapatero. Sin piedad, a la yugular, de un modo terminante y definitivo. A un año de las elecciones- -en la previsión más larga- Rajoy ha considerado llegado el momento de atacar con todo lo que tiene. Va a jugar su órdago sin ambages. Con toda la artillería. El aspirante tiene sanIGNACIO gre en las pupilas y escuCAMACHO pe fuego. Ha visto tambalearse a su oponente y no piensa dejarle un respiro. En alguna parte hay encuestas, sondeos, estudios de opinión que detectan la debilidad del presidente, la licuación de su escaso crédito, una percepción progresiva y constante de que el país va a la deriva, sin rumbo ni pulso. Rajoy es tímido y de natural moderado, pero se siente decepcionado personalmente por Zapatero y ha alcanzado la convicción de que tiene que poner pie en pared. El hombre sensato, el político con sentido de Estado que lleva dentro se ha rebelado contra su propia prudencia táctica. La tromba crítica del día 15 en el Congreso no fue un calentón: fue un punto de no retorno. Lo dijo ayer en el Foro de ABC: El debate sobre si soy más duro o menos es una tontería, un enredo, ganas de no decir la verdad. Lo importante, lo grave, es que no hay Gobierno, que el Estado se degrada, que se han roto las reglas básicas del juego democrático. Esto no hay quien lo aguante Y a partir de ahí, ha sacado el mazo y se ha convertido en un bulldozer, un martillo pilón, un ariete. Quiere ganar por KO, demoler al adversario, sacarlo del ring, dejarlo hecho unos zorros, abrirlo en canal delante del electorado. Está convencido de que tumbar al presidente es una prioridad nacional, y se la va a jugar en un ataque torrencial, a cara de perro. Su diagnóstico es feroz. Tenemos un Gobierno ignorante, incompetente, al que se le ha ido el país de las manos y además no le importa Hay una absoluta ineficacia para resolver los problemas que preocupan a la gente normal El alma burguesa del registrador de la propiedad apela al sentido común para proponer una alternativa razonable a la desquiciada agenda de un presidente al que hasta algunos de los suyos empiezan a contemplar como un político sin brújula. Su propuesta es la de un hombre perplejo que se subleva ante la trivialidad ambiental y pega un puñetazo de inconformismo sobre la mesa. No tiene vuelta atrás, ni parece quererla. No teme pasarse de rosca ni asustar a un pueblo pancista y anestesiado por las éticas indoloras; sabe que le acusarán de nihilista y de apocalíptico, pero ha decretado por su cuenta el estado de emergencia y va a llevarlo a los últimos efectos. Es su apuesta definitiva, un envite tajante y frontal que sitúa la escena política española en una temperatura de fusión. Al rojo vivo. E EL RECUADRO EL NO OSCAR ANTA manipulación de la gala de los premios Goya (sin premio) y tanta pipirijaina del titirimundi de las manifestaciones de peaje del sindicato de actores de la Bardem y del Bardem han conseguido lo que parecía bastante complicadito: que buena parte del público nacional (del rojo no digo nada) odie al cine español. Cada vez son más los espectadores que se han jurado a sí mismos no ver más una película española, no sólo en las multisalas al uso, sino ni en vídeo de alquiler o en la televisión. Un amigo me dijo la otra tarde: -Mira el cine que echan hoy por televisión. La que no es de un actor del no a la guerra es de un director del sí al Proceso parece que las eligen, y te las meten en tu casa sin preguntarte. Tendría este amigo que hacer como aquella señora gaditana que contaba Pemán en los ya cincuentenarios albores de TVE. La señorona de la calle Ancha a la que tío José María le preguntó si se había comprado ya un televisor, y le respondió muy digna: ¿Comprarme un televisor yo? ¿Para que la salita se me llene de gente a las que no conozca de nada y que nadie me ANTONIO ha presentado? Anda, ande con la televiBURGOS sión, don José... Como, a diferencia de la viudita naviera, nos hemos comprado hasta la televisión digital terrestre, se nos meten en la salita todos los titirimundis progres que, en efecto, no nos han sido presentados, pero que los conocemos perfectamente: por sus obras de apoyo al poder constituido, Sindicato Vertical del Espectáculo en sesión continua, que respalda al gobierno socialista con los Goya como apoyaba al régimen de Franco en los premios del día de San Juan Bosco. Así que lo que nos faltaba era que, encima, los Oscar vinieran a reforzar este papel del cine español como criada cultural del poder y aljofifa social de sus errores. Eso estaba muy bien cuando el Oscar servía para que el mundo entero se enterara de que José Luis Garci no tenía ni puñetera idea de hablar inglés, y que incluso pudiera T contestar como cuando le preguntaron a Lola Flores: -Lola, ¿tú hablas inglés? -No, ni que Dios lo premita Ahora Dios, que es grande en el Sinaí donde con unas letras así de grandes pone Hollywood permite que a veces los premios Oscar sean utilizados contra los espectadores que han conseguido que odien al cine español por la que se tienen montada los titirimundis progres de la Visa Oro y la solidaridad internacional con pasaje pagado en Gran Clase, para los cuales a Carmen Calvo toda subvención le parece corta y todo apoyo escaso. Por eso hoy es un gran día, si no para el cine, sí para los espectadores españoles. Estaba en mi barrio a mediodía, cuando de pronto, como cuando el Betis marca un gol fuera, estallaron unos cohetes. Qué raro- -me dije- si hoy no hay fútbol. Salí al balcón. Y salí de mi perplejidad. En la calle, unos señores, en efecto, no solamente tiraban cohetes, sino que soltaban palomas y arrojaban a babor y a estribor papelillos, serpentinas y bocadillos de jamón. Desde arriba les pregunté: ¿Ya estáis de Carnaval? -No- -me respondieron- estamos de No Oscar. ¿Cómo de No Oscar? -Sí, celebrando que no hayan nominado absolutamente para nada en los Oscar al director manchego de la cabeza gorda que dijo que el Gobierno de Aznar había intentado un golpe de Estado y se quedó tan pancho. ¿Usted se imagina lo que podría haber sido otro Oscar más para el manchego, ahora con su amiguito ZP en el gobierno? Demasiado suplicio vamos a tener ya con Penélope Cruz, como para que encima hubiéramos tenido que aguantar que una vez más que el de la cabeza talla XL nos perdonara la vida por dignarse hacer cine en España, siendo lo genial que es... -Eso no es de los Oscar, eso es de Estados Unidos. En Estados Unidos, que es un país decente, se han dicho que cómo van a nominar para los Oscar a un tío que se va inventando por ahí golpes de Estado. Así que no es que no lo hayan nominado: es que lo han puesto en su sitio. Pero sigan, sigan tirando cohetes, por mí no lo hagan, porque desde luego este No Oscar hay que celebrarlo...