Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MIÉRCOLES 24 s 1 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro 11- M: UN JUICIO PARA LA VERDAD A Audiencia Nacional dictó ayer un auto fundamental para la celebración del juicio del 11- M. La resolución fija la fechadeiniciodelas sesiones- -el 15 defebrero- -y decide las pruebas que deberán practicarse. Entre ellas, el Tribunal ha acordado dos especialmente significativas: llamar como testigos a tres etarras, entre ellos, Henri Parot; y ordenar la prácticadenuevos análisispericialesdelos restos de explosivos utilizados para determinar, de forma definitiva, sus componentes. La citación de los etarras se debe a la posible relación que mantuvieron con terroristasislamistasen lacárcel. Concretamente, a Bensmail- -lugarteniente de Lamari, uno de los presuntos autores del 11- M suicidado en Leganés- -se le intervino en su celda un papel con el teléfono anotado de Parot. En cuanto a los restos de explosivos, el auto subraya la necesidad de despejar toda duda sobre el particular dudas sustentadas en el hecho objetivo de que en ninguno de los doce focos de explosión se identificó el material empleado. Las condiciones puestas por el Tribunal para la realización de los análisis rodean de absolutas garantías las nuevas pruebas. La Audiencia actúa con buen criterio. No sólo son necesarias esas pruebas para acreditar hechos relevantes, sino también para liberar a la acción judicial de todo el entramado de hipótesis conspiratorias sobre la faltaderesultados concretos en la fase sumarial. Nada mejor que llevarlas a juicio y dejar que sea un tribunal independiente el que saque sus conclusiones, las únicas válidas en un Estado de Derecho. L RAJOY, LIDERAZGO Y ALTERNATIVA M ARIANO Rajoy justificó ayer, en el Foro de ABC, por qué en este momento se siente más alternativa que oposición al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ante un auditorio extraordinariamente cualificado y representativo de los ámbitos empresarial, social e informativo, el líder del PP ofreció, de forma elocuente y precisa, un diagnóstico sobre la situación política actual, con el acierto de reconocer, al principio de su intervención, que hay más cosas además de ETA que interesan y preocupan a los ciudadanos. Es importanteesta constatación en boca dellíder dela oposición, porque reducir el campo de debate únicamente a la política antiterrorista, aun siendo el principal argumento dela opinión pública, supondría encorsetar los márgenes de actuación frente a un Gobierno que presente demasiados flancos débiles y al que Rajoy golpeó directamente pidiendo la dimisión de los ministros de Interior, por la protesta de miles de guardias civiles en Madrid, y de Justicia, por aprovecharse de su condición para su candidatura al Gobierno canario. Las opciones del PP como oposición y alternativa son más amplias que su propuesta para la lucha antiterrorista, y no debería renunciar a ninguna, menos aún en una situación tan compleja como la actual, en la que es especialmente necesaria un actividad opositora extensa y constructiva. Por eso, Rajoy, que no descartó una moción de censura, no eludió ninguno de los problemas que conciernen al Gobierno, tales como la inmigraciónilegal, lainseguridad ciudadana, la pérdidadecompetitividad- -sin dejar de reconocer que las cifras macroeconómicas son positivas- -o la ausencia de política exterior. No fue tanto una exposición de detalle como una manifestación de que el PP no ignora el contexto general dela acción del Gobierno, marcada, en palabras de Rajoy, por la constatación de que no hay agenda política y de que estamos viviendo un proceso de degradación del aparato del Estado afirmación esta última tan gravecomo tristementecierta ala vistadeepisodiostanpreocupantes como el de los incidentes de Alcorcón, la fuga de los etarras de Jarrai o el soplo a la red de extorsión de ETA. Es evidente que el paso de oposición a alternativa requiere delPP quetengamuy presentequeelcatálogodeintereses y preocupaciones de los ciudadanos es muy heterogéneo y siempre está apegado a su bienestar personal y familiar, así como a un sentimiento de confianza en que las instituciones van a ser eficaces en la resolución de los problemas y no una fuente de conflictos, demanda quetambién dirigen al únicopartido en condiciones de disputar el gobierno al PSOE- -el PP- -y que debe ser sensible a esta percepción. Obviamente, Rajoy se centró en la responsabilidad política del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero por eldiálogocon ETAy reiteró eldiscurso desu partido: emplazamiento alGobierno para quedefina su políticaantiterrorista y consensocon el PP para derrotar aETA. Sin duda, las posibilidades de que las peticiones de Rajoy encuentren una respuesta favorable se reducen día a día. Ayer mismo, el fiscal general insistía en que no hay indicios para pedir la ilegalización del PartidoComunista delasTierrasVascas. No en vano, Rajoy semostró convencido de que el diálogo ETA- Gobierno continuará. Rajoy se manifestó realmente como alternativa, aunque no debería sustentar esta actitud, comprensible y necesaria por el agotamiento político del Gobierno, en un descarte de la capacidad de maniobra de Rodríguez Zapatero, ni en dar por hecho que todos los errores del jefe del Ejecutivo revertirán en apoyo electoral a su partido. Por el contrario, son estas circunstancias las más propicias para tácticas de confusión sobre la opinión pública, arteen elque el PSOE ha acreditadoampliamente su solvencia. En todo caso, Rajoy demostró ser consciente de que la unidad interna del PP es la premisa para la victoria electoral en 2008. Por esozanjósinpaliativos- unapartedemi partido no negocia con otro partido mientras yo sea presidente -las maniobras del zaplanismo en Valencia, donde se intentó un turbio pacto con el PSOE en contra de los intereses de su propio partidopararenovarelconsejo delaCaja deAhorrosdelMediterráneo. El apoyo de Rajoy a Camps y Valcárcel en detrimento de un Zaplana en horas bajas fue muy explícito. Todo un aviso de que en el PP hay un liderazgo claro. EL PRECEDENTE DEL ETARRA DE JUANA L RAZONABLES QUEJAS MILITARES pesar de las aclaraciones formalistas del Ministerio de Defensa, ABC ha constatado que miles de militares se han dirigido al presidente del Gobierno para expresar su descontento por la situación salarial de los miembros de las Fuerzas Armadas. Más de 3.000 cartas han sido ya enviadas por el conducto reglamentario, lo que explica, tal vez, que no hayan sido efectivamente recibidas en La Moncloa. Los firmantes han querido ser extremadamente respetuosos con la legalidad vigente y, por tanto, el procedimiento se desarrolla de forma menos expeditiva que la utilizada por otros colectivos, quejosos también de las promesas incumplidas por el Ejecutivo. Conviene recordar que la subida de sueldo a los militares fue diseñada por el anterior ministro de Defensa, José Bono, y que a finales de 2005 se aprobó el reglamento de Retribuciones de las Fuerzas Armadas, cuya puesta en práctica resulta muy poco convincente. Las asociaciones militares denuncian que cada vez hay más complementos asignados a dedo con lo que ello supone de eventual arbitrariedad administrativa, y que la nueva tabla salarial es tan confusa que algunos la califican de verdadera selva retributiva. En efecto, hay desconcierto. El malestar se traduce por ahora en el envío de estas misivas, plenamente respetuosas y con argumentos jurídicos sólidos y expuestos con todo rigor. Sin embargo, no se descarta en el futuro el ejercicio de otros derechos, como los de reunión y A manifestación, siempre en el marco estricto del respeto a la ley. Crear expectativas que luego no se satisfacen parece haberse convertido en una pauta de comportamiento del Gobierno: la manifestación de guardias civiles del pasado sábado es fiel reflejo del desaliento que provocan entre sectores profesionales muy sensibles a su posición institucional esas promesas anunciadas a bombo y platillo, pero que se quedan simplemente sobre el papel. La labor de los Ejércitos en el cumplimiento de sus funciones constitucionales y su eficacia en sus misiones exteriores merecen el reconocimiento de toda la sociedad española. No es mucho pedir que las instancias políticas tengan en cuenta el sacrificio que esas tareas conllevan a la hora de asignarles una compensación razonable. La condición castrense no puede servir de pretexto para acallar las voces discrepantes, ni para situar las reivindicaciones legítimas en una perpetua lista de espera. Se hace imprescindible la aprobación de la ley reguladora en los derechos y deberes de los militares, buscando para ello el acuerdo entre los partidos de ámbito nacional, como debería ocurrir siempre en materia de Defensa. Desmentir la realidad al amparo de formalismos puntillosos no puede ocultar la esencia del problema: si las cartas enviadas no han llegado todavía a su destino, es evidente que están a punto de llegar. A Audiencia Nacional prevé adoptar hoy una decisión que, según cómo la resuelva, puede provocar un escándalo de imprevisibles consecuencias: la excarcelación o no del etarra De Juana Chaos, autor de 25 asesinatos. Al parecer, su salud se ha deteriorado debido a una voluntaria huelga de hambre. Su estado es muy grave y los jueces quieren conocer el criterio de la Fiscalía y de la AVT. Más allá de que la sentencia que le condenó a doce años de cárcel por amenazas terroristas no sea aún firme, su excarcelación sería la peor decisión que podría tomarse, un golpe moral a las víctimas que trasladaría a la sociedad un mensaje negativo y muy difícil de digerir. Constituiría una inaceptable cesión del Estado de Derecho a un chantaje y, en la práctica, un peligroso precedente: una gratuita invitación a los demás presos a buscar remedios individuales a su situación carcelaria mediante el retorcimiento de la ley. El Estado de Derecho no se plegó al chantaje de ETA en momentos dramáticos: Miguel Ángel Blanco y tantos otros darían fe de ello si vivieran. Los jueces han de meditar mucho. No cabe interpretar la ley de manera que favorezca excepciones para un asesino como De Juana, menos aún cuando la propia ley ofrece soluciones evidentes como su alimentación forzosa. Del acierto y solidez que demuestra la Justicia depende el grado de confianza que el ciudadano deposita en ella. La Sala ha de tenerlo en cuenta.