Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 23 de Enero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.278. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El tesoro del Unabomber Theodore Kaczynski, el terrorista antitecnología más letal de Estados Unidos, reclama desde la cárcel el control de sus papeles que las autoridades quieren subastar por la red para compensar a sus víctimas POR PEDRO RODRÍGUEZ ntre 1978 y 1995, Theodore Kaczynski se dedicó a librar una violenta cruzada contra la civilización industrial a través de paquetesbomba que costaron la vida a tres personas y causaron mutiladoras heridas a casi treinta. Después de que se publicaran en la Prensa sus anarquistas disquisiciones, el FBI pudo identificar y detener al leta terrorista anti- tecnología. Pero la saga de este enloquecido matemático de Harvard prosigue pese a su condena a cadena perpetua. El llamado Unabomber internado en una cárcel de alta seguridad en Colorado, ha entablado una comentada querella para recuperar más de 40.000 páginas de sus escritos confiscados tras su detención en abril de 1996 en una remota cabaña de Montana. Las autoridades federales, con el correspondiente visto bueno judicial, quieren subastar por Internet todo este material, editado para eliminar referencias personales, con el fin de compensar a las víctimas acumuladas en este trágico caso. La estrategia legal utilizada por Theodore Kaczynski, que antes de dedicarse al terrorismo llegó a formar del claustro de la Universidad de Berkeley, es presentar esta venta como un injusto caso de censura, en violación de la primera enmienda constitucional que garantiza la libertad de expresión. El preso 04475- 046 insiste en que su opera omnia debe ser preservada para eventualmente ser donada a alguna biblioteca y garantizar el acceso público a todos sus papeles en su estado original. El hermano del Unabomber cuya cooperación resultó decisiva para el FBI, se ha sumado a esta polémica. De acuerdo a la ambivalente posición expresada por David Kaczynski al New COSAS MÍAS Edurne Uriarte SECTARIOS MIMADOS L E Theodore Kaczynski, en una imagen de archivo, es trasladado a los juzgados York Times, aunque es partidario de hacer todo lo posible para mitigar el dolor causado y pagar los 15 millones de dólares en concepto de restitución, tampoco quiere que correspondencia personal termine en manos de coleccionistas. Susan Mosser, cuyo esposo Thomas fue asesinado hace doce años por el Unabomber ha destacado lo dolorosamente irónico que resulta este nueve pulso legal para evitar el pago de compensaciones. Preguntándose si Theodore Kaczynski se preocupó en algún mo- REUTERS mento por el básico derecho a la vida de sus víctimas. Con esta litigación, que puede prolongarse varios años, las víctimas del Unabomber seguirán sin ver un centavo. Ni tan si quiera los siete mil dólares del subastado terreno que Kaczynski tenía en Montana. Ni tampoco beneficiarse de la biblioteca personal de este prolijo asesino, compuesta por 250 libros que abarcan desde tratados académicos hasta una copia de los Los hermanos Karamazov A tolerancia de la sociedad española hacia los intolerantes es infinita. Seguro que invitaremos nuevamente a ese grosero americano llamado Tim Robbins, que daremos premios y homenajes a Federico Luppi y que seguiremos babeando por las hazañas de Pedro Almodóvar. Comparto la necesidad de distinguir ideología y arte. Hasta el más deleznable de los sujetos puede ser un gran creador, y el más sectario, un gran director, o un gran actor. No otorgamos el privilegio de la dicotomía a otras profesiones. A los demás, los fulminamos socialmente. Pero supongo que nos conviene esa distinción con el arte. Por puro egoísmo, para disfrutar de él. El único boicot que he hecho en mi vida es a Almodóvar por aquellas proclamas antidemocráticas de las elecciones del 2004, y me ha costado duros esfuerzos. Pero si de verdad fuéramos consecuentes con la distinción entre arte e ideología, estos artistas y otros con parecidos problemas de sectarismo no podrían aspirar a ser ídolos más allá de las fronteras de su arte. Más bien les corresponderían las páginas de los ejemplos negativos de la Educación para la Ciudadanía, con una señal de alerta roja para todos los niños. Los intolerantes de este tipo, los de izquierdas, jamás acaban, sin embargo, en esas páginas. Sobre todo porque la izquierda controla los círculos culturales en la mayor parte de Europa y confunde la intolerancia de izquierdas con el espíritu crítico. Y la derecha debe de confundirlo con glamour, porque los agasaja con entusiasmo y alborozo comparables, persuadida de que el único extremismo socialmente impresentable es el otro.