Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 23 s 1 s 2007 ABC El arte del arroz, según el artista valenciano Miquel Navarro N. P. MADRID. ¿Es arte la cocina? ¿Y un espectáculo? Visto lo visto en Madrid Fusión, parece que no hay duda de que sí es lo segundo. En cuanto a lo primero, Ferrán Adriá está dispuesto a defenderlo a capa y espada con su presencia estelar este año en la Documenta de Kassel. También este año, el IVAM indagará en el binomio artegastronomía con un laboratorio de la comida del siglo XXI: el cineasta Bigas Luna llevará a cabo una performance centrada en tres elementos (leche, agua y sangre) Y, para rizar el rizo, otro valenciano, Miquel Navarro, ha dejado a un lado sus ciudades, se ha puesto el delantal y ha ilustrado una treintena de recetas de arroz. El arte del arroz es un proyecto que surgió del crítico gastronómico Alfredo Argilés, quien ha recopilado recetas tradicionales y modernas con arroz de fondo (hay arroces secos y caldosos, de mar, montaña y de la huerta... acompañadas de textos literarios. Hace un año le propuso a Miquel Navarro ilustrarlos. A una primera negativa siguió un entusiasmo habitual en este artista, que se ha metido de lleno entre ajos, alcachofas, pollos, conejos... El resultado, un libro de lujo (75 ejemplares, a un precio de 10.000 euros cada uno) editado por El Pez Obispo. Tanto textos como ilustraciones están serigrafiados. En estas obras he fundido la figuración y el esquematismo- -dice Miquel Navarro- mis dibujos tienen contundencia y son agradables El libro se presentó ayer en un restaurante donde los arroces- -a cargo del restaurador Quique Dacosta- -son protagonistas. En la mesa, arroz con cerezas. Hubo quien se quedó con las ganas de hincarle el diente al arroz con aloe vera. Hirsi Ali: La voluntad del alma no se puede coaccionar Fue una creyente musulmana. Ahora, tras el detonante del 11- S y muchas otras cuestiones, se declara atea TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Dice Ayaan Hirsi Ali: Cuando vi por la televisión holandesa cómo se derrumbaban las Torres Gemelas supe que aquello tenía que ver con la fe, no con la frustración. Se trataba de un billete de ida al cielo Nacida en Mogadiscio (Somalia) el 13 de noviembre de 1969 (su país nació como tal en 1960) afirma que, como persona, vino al mundo el 24 de julio de 1992. Estaba días antes en el aeropuerto de Fráncfort, con destino a Canadá, donde la esperaba Osmar Moussa, un marido impuesto. Decidió huir a Holanda. Tenía 22 años: Por vez primera dependía de mí misma Ante el temor de que su familia la encontrara, en el estatuto de refugiada cambió el apellido Magan por el nombre de su abuelo paterno, Ali, y falseó su fecha de nacimiento. Aunque, con posterioridad no lo ocultó, años más tarde, cuando ya era diputada- -perteneció al partido socialdemócrata y, más tarde, a los Verdes- la ministra Rita Verdonk anunció que se le retiraba la nacionalidad holandesa. Fue tal el escándalo que el Gobierno cayó. La nacionalidad le fue repuesta, pero ya tenía un nuevo destino: EE. UU. Es una mujer bella, alta y delgada, con la elegancia natural que ha llevado a comparar a algunas somalíes con la delica- mas- -pueden escucharse los gritos a través de la palabra escrita- la sumisión debida a su condición de mujer- -palizas de su madre y un maestro de la Hermandad Musulmana, a la que ella se adhirió, le fracturaron el cráneo) la maldición de sus padres y su hermano (llegó a decir que no había sufrido la ablación) por querer vivir de otra manera. En marzo de 2005, la revista Time la incluyó entre las 100 mujeres más influyentes del mundo, introduciéndola en la categoría de líderes y revolucionarios Reconocimientos aparte, está condenada a muerte y vive entre guardaespaldas. El precio de Submision part I Por luchar en Holanda contra las escuelas basadas en el Corán y a favor de que sean ideológicamente neutrales recibió amenazas, pero ser guionista del cortometraje Submission Part I que dirigió Theo van Gogh y se emitió por TV el 29 de agosto de 2004, fue el detonante definitivo. Le pedí que no figurara su nombre, pero se negó A plena luz, un individuo le disparó, lo degolló y dejó en su pecho, clavada con un cuchillo, una carta para Ayaan. Ignorándolo incluso el Ministerio de Defensa holandés, fue llevada a la base aérea de Woensdrecht y a moteles nauseabundos de Estados Unidos. La seguridad era abusiva, ni siquiera podía hablar por teléfono sin los guardaespaldas Antes de dedicarse a la política fue intérprete y así supo que los médicos creían que las parturientas habían sido quemadas- -tan horrible era la ablación- Había que abrir y muchas pedían llorando que las cosieran de nuevo. La mujer que llegó a Europa con velo sigue luchando, aunque no haya faltado quien la sitúe en la extrema derecha. Se sabe política monotemática pero aún puede repetir lo que le dijo a Moussa cuando la encontró y quiso llevarla consigo: No. Es la voluntad del alma y no se la puede coaccionar Ayaan presentó ayer su nuevo libro Mi vida, mi libertad deza y la armonía de las gacelas. Su espíritu, a pesar de martirios varios, permanece vivo y alerta. En marzo de 2006 visitó Madrid para presentar Yo acuso publicado por la misma editorial que su nuevo libro, Mi vida, mi libertad (Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores) que ayer presentó en la capital. Se trata de una minuciosa autobiografía, en la que narra su infancia en un clan somalí (explica ampliamente su importancia, las guerras y la SIGEFREDO política en su país natal) su adolescencia y primeros años juveniles a través de Arabia Saudí- la odio sentencia, por el inhumano trato a la población femenina) Kenia y Sudán, debido a que su padre se exilió tras combatir al dictador Siad Barre. Sus años, dichas y desdichas en Europa también son fielmente reflejados en el libro. La autora describe con verdad y crudeza la ablación a la que fue sometida, junto con su hermana y sus pri-