Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23- -1- -2007 Ayaan Hirsi Ali presenta en España su autobiografía, Mi vida, mi libertad 75 El Museo d Orsay prestará a la Fundación Mapfre siete obras de Seurat en abril para una muestra sobre los neoimpresionistas Una mujer contempla el cuadro Sevilla (1922) de André Lhote IGNACIO GIL La Fundación Mapfre reinventa la modernidad de André Lhote En la primera retrospectiva del artista francés en España se pueden admirar 75 obras que abarcan toda su producción NATIVIDAD PULIDO MADRID. André Lhote podía presumir de tener dedicado un capítulo en el libro Ismos de Ramón Gómez de la Serna- -publicado en 1931- que éste titula Lhotismo Dice en él que este artista había conseguido la vivacidad naturalista dentro de las reglas y las libertades cubistas Inventor del totalismo su pintura tuvo siempre un aire totalizador Creía Ramón que Lhote parecía un maestro de obras de sus pinturas Su pintura está llena de un modo simple de senos y cosenos, y de parábolas y elipses combinadas Lhote se hace el distraído para pintar, y así sorprende de reojo, mucho mejor que de frente, el momento de soledad y sin amaneramiento de cada cosa Y concluye: Hay que saber apreciar quién es el verdadero Lhote entre los incontables falsos Lhotes, tan parecidos a él, y sin embargo, tan inciertos, tan fácilmente agriables, tan chocarreros y tan desesperantes Así veía Gómez de la Serna al pintor y su obra. El público español tiene ahora la oportunidad de acercarse a su trabajo en la primera retrospectiva que se le dedica en nuestro país a André Lhote (Burdeos, 1885- París, 1962) El Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Burdeos (donde podrá verse a partir de abril) reúne 75 obras de este artista francés ecléctico, que coqueteó con el cubismo- -fue cubista de segunda generación- -y el fauvismo, fue un importante intelectual y teórico (ejerció como crítico de arte y escribió libros sobre pintura; algunos de sus artículos se han traducido para la ocasión) y supo tener un pie en la tradición y otro en la modernidad. Por si fuera poco todo ello, su influencia fue decisiva en los artistas españoles de los años 20 y 30. Es fácil, recorriendo esta muestra, ver la huella que dejó en nombres como Dalí (evidente en cuadros como Escala Barradas, Torres- García, Bores, Cossío, Viñes, Vázquez Díaz, Tellaeche... Afirma Pablo Jiménez, director del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, que Lhote es un artista fundamental para entender cómo se articula el lenguaje de la modernidad en España Los comisarios de la muestra, Françoise García y Eugenio Carmona, no han querido seguir a rajatabla un orden cronológico, sino centrarse en los temas que siempre abordó Lhote en su carrera: el desnudo (co- mo arquitectura) el paisaje, la vida en el puerto (símbolo mayor de su obra) la mujer burguesa... La huella de Cézanne aparece por todos los poros de sus pinturas, sobre todo las de la primera etapa: está en sus verdes y azules, en sus Bañistas en sus naturalezas muertas, en sus retratos familiares Retrato de la Sra. Lhote Cabe destacar, igualmente, la relación de Lhote con nuestro país. Aparte de unos lienzos y pasteles dedicados a Sevilla y Toledo, se exhiben dos cuadernos de apuntes que llevó a cabo en sus viajes al País Vasco y Andalucía en 1922 y 1923. Esta muestra, que continúa la línea seguida por esta institución en su programa de exposiciones de centrarse en los grandes artífices del lenguaje de la modernidad, resitúa y redescubre la figura de Lhote, sin los prejuicios que le han encorsetado. El Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre sigue dándonos buenas noticias. A la espera de que abra una segunda sala de exposiciones en Madrid (una estará dedicada exclusivamente a fotografía) ha firmado un acuerdo con el Museo d Orsay de París, que prestará siete obras de Georges Seurat (artista que se ha visto muy poco en España) para una gran exposición dedicada a los neoimpresionistas. Pero eso será el próximo mes de abril. Más información sobre la exposición: http: 81.19.100.138 mapfre index. jsp Kiefer, Maider López y el arte norteamericano, en el X aniversario del Guggenheim de Bilbao J. A. GONZÁLEZ CARRERA BILBAO. El Guggenheim de Bilbao cumple diez años. Diez años en los que la capital vizcaína ha cambiado de cara y de destino, al entrar en los mapas de las grandes exhibiciones artísticas internacionales, en una época en que éstas han tendido más bien a bajar en todo el mundo, lo que le ha granjeado más de nueve millones de visitantes, el 70 de fuera de España. Es un potente y flexible motor para la economía del País Vasco y sobre todo de Vizcaya, cuya Hacienda recuperó ya hace tiempo la inversión de 132 millones de euros. La conmemoración de la efeméride lo va a remover en el museo casi todo, según explicó ayer el director general del centro, Juan Ignacio Vidarte: desde la imagen gráfica del centro hasta su filosofìa. En el programa de actividades previsto para este aniversario sobresale una acción artística que Maider López, reciente premio ABC de Pintura y Fotografía, llevará a cabo con el colectivo de amigos del museo. El programa artístico girará en torno a una muestra de arte norteamericano de todos los tiempos, fijada para el otoño, una monográfica en verano de Anselm Kiefer, y un encargo de obras específicas para los espacios del museo a un grupo de artistas vascos emergentes, aún por determinar. Juan Ignacio Vidarte MAITE BARTOLOMÉ