Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 23 s 1 s 2007 ABC Comienza el juicio contra el posible mayor asesino en serie de Canadá EFE TORONTO. El juicio de Robert Pickton, que es sospechoso de ser el mayor asesino en serie de Canadá, comenzó ayer cerca de Vancouver con la revelación de escabrosos detalles, como el hallazgo de cabezas, pies y manos de varias personas en un congelador. Pickton, un porquero de la localidad de Port Coquitllan, a escasos kilómetros de Vancouver, es juzgado por el asesinato de seis mujeres que se dedicaban a la prostitución en el centro de Vancouver. Pero la Policía considera a Pickton, de 57 años de edad, sospechoso de 20 a 55 asesinatos más, en la mayoría de casos mujeres drogadictas, algunas de origen indígena, que se dedicaban a la prostitución en la misma ciudad canadiense. El fiscal anunció que presentará pruebas de que Pickton confesó 49 asesinatos a un policía que trabajaba de incógnito. Al comienzo del juicio, que puede durar al menos un año, el fiscal Derrill Prevett reveló que la Policía encontró en la granja de Pickton dos grandes congeladores cubiertos con maquinaria pesada. En su interior, los investigadores hallaron grandes bolsas de plástico que contenían dos cabezas cortadas verticalmente, así como varios pies y manos. Algunos contenedores del MSC Napoli que han ido a parar a una playa de Devon han sido desvalijados por los lugareños REUTERS Lucha contrarreloj en el Canal de la Mancha para evitar una marea negra Cientos de personas saquean los contenedores llegados a la playas británicas, algunos con motos BMW, cosméticos y accesorios para coches E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. De momento hay más saqueo de contenedores llegados hasta la playa- -motos BMW de gran cilindrada, cosméticos y accesorios para coches, entre otras mercancías- -que daño ecológico. Pero la agencias medioambientales trabajan contrarreloj ante la posibilidad de que acaben en el mar las 3.500 toneladas de combustible del carguero de bandera británica MSC Napoli encallado frente a las costas inglesas del Canal de la Mancha con grietas en el casco. Inclinado 35 grados, el Napoli ha perdido 157 de sus 2.394 contenedores, algunos con sustancias químicas tóxicas, tales como ácido sulfúrico y pesticidas, lo que aumenta el riesgo de una catástrofe en unas playas que son patrimonio natural de la Humanidad. El buque ha derramado ya 200 toneladas de fuel, esparcidas en una lengua de 8 kilómetros, pero anoche se había comenzado a extraer el petróleo de sus tanques, que probablemente están intactos. Según la Agencia Marítima y de Guardacostas, el combustible perdido procedería de la sala de máquinas. Hasta ahora, el vertido sólo ha formado una fina película aceitosa sobre la superficie del mar y únicamente se ha detectado una docena de aves con algunos rastros de crudo en el plumaje. El Napoli que ya sufrió un accidente en 2001 cerca de Sumatra tras el que pudo no ser reparado de forma adecuada, se vio afectado por las fuertes tormentas del pasado jueves al navegar en mar abierto entre la península inglesa de Cornualles y el litoral francés, cuando en su ruta cubría el tramo entre Bélgica y Portugal. Su tripulación de 26 personas fue evacuada con helicópteros y, tras un acuerdo entre las autoridades británicas y francesas, el buque fue remolcado hasta la bahía de Lyme, frente a las costas del condado de Devon, en el sureste de Inglaterra. Allí, en aguas más tranquilas, el Napoli fue varado para facilitar las tareas de extracción de combustible y, en un segundo paso, de descarga de los contenedores. apareció en pocas horas. La multitud también se llevó desde accesorios para coches y cosméticos a pañales de bebé. Un portavoz policial indicó que más de 20 de los cerca de 100 contenedores que aparecieron en la costa fueron abiertos. Las personas deben tener en claro que estos no son bienes disponibles libremente. Vamos a actuar contra los ladrones y todos corren el riesgo de terminar ante la justicia agregó. Un grupo de saqueadores se llevó su botín en un tractor. También hubo intentos de sacar de un contenedor un Mercedes de gama alta. Una película de miedo El juez ya había advertido a los miembros del jurado de que el juicio será largo y en muchas ocasiones se parecerá a una película de miedo. Hasta ahora, no se tenía información oficial sobre lo que la Policía había encontrado en la granja de Pickton, aunque varios periódicos locales publicaron en los últimos años que los investigadores descubrieron partes de cuerpos en la granja. La Policía se había limitado a señalar que tras más de un año de investigación en la granja de Pickton, durante el que utilizó arqueólogos para tamizar toneladas de tierra en búsqueda de pruebas, los investigadores habían efectuado más de 100.000 pruebas de ADN. Según la Policía, en la granja de Pickton se encontraron rastros de ADN de al menos 31 mujeres desaparecidas. Pickton fue arrestado en febrero de 2002 por la Policía Montada de Canadá después de años de protestas de grupos de defensa de los derechos de prostitutas. Sin debates La decisión de remolcar el buque hasta esa bahía no ha abierto de momento ningún debate en el Reino Unido, y toda la atención pública se ha dirigido a prevenir posibles daños ecológicos. Centradas en esas tareas, las autoridades no han impedido que cientos de personas hayan acudido a las playas para saquear los contenedores llegados hasta la orilla, algunos de ellos ya abiertos y con sus mercancías esparcidas por la arena, como un vehículo todo terreno. Una partida de cincuenta motos BMW de gran cilindrada perfectamente empaquetadas, cuyo valor en el mercado es de unos 22.000 euros, des- Devolver lo encontrado Los agentes de la Policía Local se limitaron a repartir folletos en los que se especifica la responsabilidad de declarar los bienes encontrados. De acuerdo con la Ley de Marina Mercante, los objetos recuperados son propiedad de su original dueño y su hallazgo debe ser comunicado en el plazo de 28 días. Pueden conservarse esos bienes hasta que el dueño legal decida qué hacer con ellos. Según la Agencia Marítima y de Guardacostas, quienes no declaren lo hallado pueden ser multados con 3.700 euros, aunque es posible haya gente que confíe en que nunca sea localizada. El Napoli sufrió un accidente en 2001 cerca de Sumatra del que pudo no ser reparado de forma adecuada