Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 31 Un informe confirma que la Policía del Ulster encubrió atentados protestantes Los uniformados ocultaron al menos diez asesinatos ejecutados por paramilitares EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El proceso de paz en Irlanda del Norte no sólo no corre la cortina tapando crímenes pasados, sino que se propone reabrir casos de asesinatos con la aparición de nuevas informaciones, aunque en esta ocasión suponga denunciar formalmente por primera vez la colaboración de agentes de la Policía con terroristas protestantes en la cobertura de sus atentados, ensombreciendo la actuación pasada del Estado británico. El informe presentado ayer por la ombudsman del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (creado en 2001 en sustitución del controvertido Royal Ulster Constabulary, RUC) Nuala O Loan, provocó una enorme sacudida, a pocos días de que el domingo el Sinn Fein celebre una conferencia extraordinaria para aprobar su aceptación de la Policía norirlandesa. El comisario jefe de la Policía, Hugh Orde, presentó sus excusas a las familias de las víctimas- -unas eran católicas; otras, protestantes enemistadas con los matones- -y recordó que ahora la Policía norirlandesa se ha reformado. Según O Loan, oficiales de Rama Especial del RUC conspiraron con informantes de la paramilitar Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) para tapar numerosos crímenes cometidos por éstos, entre ellos al menos diez muertes, diez intentos de asesinato, 23 acciones de castigo y un ataque con bomba. La ombudsman de la policía norirlandesa, Nuala O Oloan, después de leer su informe años de prisión el pasado mes de noviembre por agresión a un portero de discoteca. O Loan comenzó a estirar el hilo de la madeja tras la denuncia realizada por el padre de Raymond McCord, un protestante de 22 años, ajusticiado por la banda apaleándole hasta la muerte por un asunto de drogas. O Loan evitó dar los nombres de Haddock, sus compinches de la UVF y los policías envueltos en la trama, pero aseguró que la información recabada corrobora su acusación. De acuerdo con su informe, referido a la actividad de ese grupo entre 1991 y 2003, los policías dieron inmunidad a los terroristas, les asistieron sobre lo que tenían que declarar para evitar ser incriminados, elabo- EPA Haddock y sus compinches La investigación, realizada en los últimos tres años, no se refiere a toda la actuación de la temida Rama Especial, sino que se circunscribe a su relación con un grupo de informantes de la agrupación de la UVF del norte de Belfast liderado por Mark Haddock, un paramilitar que fue condenado a diez raron documentos falsos e impidieron la búsqueda de armas en locales de la UVF. En ese tiempo, Haddock cobró al menos 120.000 euros por su labor de informante. Pruebas destruidas Según O Lean, como consecuencia de las prácticas de la Rama Especial, la posición de la UVF se consolidó y reforzó durante años El informe asegura además que los agentes no podrían haber operado como lo hicieron sin el conocimiento y apoyo de los más altos escalafones policiales. Las conclusiones podrían llevar a la reapertura de la investigación judicial de los casos denunciados, pero es poco probable que los policías implicados puedan ser perseguidos, ya que las pruebas que podían inculparlos fueron destruidas, por más que existe información significativa y fidedigna de sus actividades que avala el contenido del informe. La ombudsman destacó que algunos antiguos mandos policiales se han negado a colaborar en su investigación. Blair expresa su profundo pesar por lo ocurrido LONDRES. De profundamente inquietante calificaron ayer el informe en sendos comunicados los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, Tony Blair y Bertie Ahern, respectivamente. Según Blair, la cobertura policial a crímenes paramilitares fue algo totalmente equivocado que nunca tenía que haber ocurrido por lo que expresó su profundo pesar Pero al mismo tiempo destacó que los cambios introducidos en la Policía de Irlanda del Norte hacen que los sucesos denunciados ya no pueden volver a pasar. Era un mensaje dirigido al Sinn Fein, que el domingo debe votar sobre su aceptación del SPNI (la nueva policía) en una conferencia extraordinaria, un requerimiento impuesto por Londres y Dublín para que pueda haber elecciones en el Ulster el 7 de marzo que desbloqueen la situación. La revelación oficial, por otra parte denunciada desde siempre por los republicanos, podría alentar las voces contrarias a un compromiso, aunque también puede refuerza la tesis de la dirección de que es necesario implicarse en el SPNI para que nada igual pueda vuelva a ocurrir. El Sinn Fein se felicitó por la aportación de O Loan, aunque indicó que se trata sólo de la punta del iceberg; eso era una práctica institucional según declaró Martin McGuinness. Desde el unionista DUP del reverendo Ian Paisley, en cambio, se cuestionó el informe de la ombudsman