Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Educación MARTES 23 s 1 s 2007 ABC César Nombela La falta de alumnos amenaza la oferta de estudios universitarios Las 140 carreras de catálogo oficial se repiten con escasa planificación y suman una oferta de 2.200 titulaciones s Gran número de ellas apenas tienen demanda M. ASENJO MADRID. La deficiente ordenación de la oferta y la demanda de plazas y el envejecimiento del profesorado de gran número de universidades aparecen como graves problemas de la institución superior en su camino hacia la convergencia europea dentro del espacio común en construcción. Así se desprende de los datos recogidos en el Atlas digital de la España universitaria una auténtica radiografía del sistema dirigida por el profesor de la Universidad de Cantabria, Pedro Reques. En el trabajo, que sienta las bases para la planificación estratégica de la enseñanza superior han colaborado también el Consejo de Coordinación Universitaria, la Conferencia de Rectores (CRUE) y el Santander. En cuanto a los desajustes entre la oferta y la demanda de plazas, el atlas refleja que se ofrecen 2.300 titulaciones, lo que significa que los 140 títulos que componen el actual catálogo oficial se repiten hasta ese extremo. Sin embargo, el número de estudiantes ha descendido en un 18 por ciento y esto hace que dos tercios de las titulaciones que ofrecen las universidades públicas no cumplan los requisitos para ser rentables. Los expertos sitúan el límite mínimo de viabilidad en 125 nuevos matriculados cada curso pero actualmente la cifra media está en 70, según datos de la Conferencia de Rectores (CRUE) que se recogen en su últimos y exhaustivo análisis de la institución superior. INDICADORES EDUCATIVOS DESCENSO DEL ALUMNADO UNIVERSITARIO En porcentaje- 4,93- 4,67- 4,24- 3,83- 3,81- 3,51- 3,06- 2,80- 2,19- 1,80- 1,48- 1,30- 1,26 (Datos referidos a los últimos cinco años) -1,01- 0,96- 0,91- 0,89 Asturias País Vasco Galicia Extremadura Cantabria Castilla y León Aragón Navarra Baleares Madrid La Rioja C. Valenciana Andalucía Castilla- La Mancha Murcia Canarias ABC E l debate sobre la educación en nuestra sociedad merecería mayor espacio, preocupación más intensa por una cuestión tan capital, sin duda la de mayor envergadura si nos preocupa el futuro del país y su lugar en el mundo. Así lo demuestran los indicadores que dan cuenta de los resultados de nuestro sistema educativo. Vivimos tiempos en los que se impone la evaluación, si aspiramos a implantar la calidad en el trabajo en nuestras instituciones. Los indicadores numéricos tienen un valor instrumental limitado, se precisa una interpretación rigurosa bajo la guía de los expertos. Así se hace en una publicación reciente sobre indicadores resultantes de la evaluación oficial, que no dejan el menor margen para el optimismo, tras los años de aplicación de la Logse. Como no lo deja la percepción de quienes alertan sobre los peligros de una educación instalada en el facilismo, en la creencia de que sin esfuerzo, estímulo e incentivos, se puede lograr el nivel educativo que los tiempos demandan. No puede sorprender entonces la posición tan baja que alcanzamos en el contexto mundial. Ningún progreso es posible sin una tarea formadora sólida para las nuevas generaciones. Las nuevas tecnologías son una excelente ayuda, pero suponen un reto aún mayor para la educación actual. El acceso a la información existente en el ciberespacio demanda una mayor capacidad crítica, sabiduría para discriminar entre todo lo que está en la red, plagada de verdades pero también de mentiras e inexactitudes. Todo un desafío para un sistema educativo que ha de formar ciudadanos con capacidad para ser libres. Entre las virtudes tradicionales de la sociedad española, ha estado la determinación de muchas familias para mejorar el nivel educativo de sus hijos. El anhelo continuo de que las nuevas generaciones estuvieran pertrechadas de una formación mejor que la de sus padres, única forma de lograr mejores cotas de bienestar y progreso social. La educación en sus niveles más básicos, en un ámbito de libertad y estímulo del esfuerzo, tiene que ser la gran cuestión para el acuerdo. Nos va mucho en ello. Descoordinación Las cifras del atlas, ratificadas por el el propio presidente de la CRUE, Juan Vázquez, en la presentación del mismo, indican que el crecimiento de los campus ha sido desordenado y sin coordinación Por áreas de conocimiento, en Ciencias de la Salud la demanda supera ampliamente a la oferta; en Ciencias Jurídicas y Sociales está al 90 por ciento de la oferta; en Enseñanzas Técnicas al 81 por ciento; en Experimentales llega al 70 por ciento, mientras que en Humanidades baja al 62 por ciento con fuertes diferencias entre titulaciones y con algunas de ellas bajo mínimos de aceptación. También se aprecian sensibles desajustes por universidades, debido a la deficiente planificación y a la multiplicación de titulaciones. Este desajuste hace que algunos estudios como Derecho tengan una escasa demanda en deter- Cataluña A modo de ejemplo Filología gallega. La Universidad de La Coruña ha tenido nueve alumnos de nuevo ingreso y la de Vigo, diez. Humanidades. Es una de las titulaciones menos demandadas. Sólo seis estudiantes tuvo la Universidad de Córdoba, once la de Santiago y cuatro en Huelva. Matemáticas. La Universidad de la Rioja registra diez nuevos y la de Almería, nueve. Filología Clásica. En Cádiz, sólo se matricularon nueve alumnos y once en Extremadura. minados centros o que Matemáticas sea pedida sólo por seis alumnos. También disciende la demanda de filologías muy específicas y con escaso alumnado, como árabe, hebrea e incluso clásica. En cualquier caso, hay un dato relevante: un tercio de los estudios que se ofrecen ni siquiera alcanzan la cifra de 125 nuevos alumnos e incluso algunos captan menos de una docena. Así, en la Universidad de La Rioja ninguna titulación llega a esa cifra. En las de Lérida o la Politécnica de Cartagena, solo un título tiene una admisión superior a los 125 alumnos, mientras que en las de Burgos o en la Pública de Navarra apenas dos la superan. Cada año los campus pierden 27.000 estudiantes El conjunto de las universidades españolas ha perdido una media anual de 27.415 alumnos entre los cursos 1999- 2000, hasta pasar de 1.587.055 matriculados a 1.422.561, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) Hasta el curso 2005- 2006, las universidades registraron un descenso de 164.494 estudiantes en seis años, lo que representa un 10 por ciento menos. El número de universitarios disminuyó un 1,83 por ciento en el curso 2005- 2006 respecto al anterior -26.575) El descenso mayor correspondió a las enseñanzas de arquitectura e ingenierías técnicas -3,87 por ciento) seguidas por las licenciaturas -3 por ciento) y arquitectura e ingenierías -1,16 4 por ciento) mientras que aumentó la matriculación en las diplomaturas (0,46 por ciento) y los estudios combinados de dos o más titulaciones oficiales. Por autonomías, las caídas más llamativas correspondieron a Asturias, que perdió un 4,93 por ciento) País Vasco (4,67 por ciento) y Galicia (4,24 por ciento) ¿Dónde radica el problema? Las causas son heterogéneas, pero el factor principal es de carácter demográfico. Además, la creación indiscriminada de universidades y la falta de previsión en el diseño de las mismas, con ofertas reiteradas en un reducido espacio geográfico, y la escasa tradición de movilidad influyen en ese desorden. En relación con la multiplicación de la oferta, el 75 por ciento de los universitarios tiene un campus en un radio inferior a 25 kilómetos de su domicilio, lo que en gran manera influye en el hecho de que sólo el 18 por ciento (114.398 alumnos) del total de los matriculados lo hicieron en un centro situado en una comunidad distinta a la del domicilio familiar. Sobre la edad de los docentes, el informe señala que en algunas universidades su estructura demográfica envejecida o muy envejecida plantea dificultades En esta situación se encuentran la Complutense, la de Barcelona, las autónomas de Madrid y Barcelona, la Politécnica de Madrid, La Laguna y Salamanca. ABC. es El texto completo del Atas digital de la España universitaria en abc. es sociedad