Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Malestar en las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil con el Gobierno MARTES 23 s 1 s 2007 ABC Alonso no ve ilegal que miles de guardias se manifiesten y griten ¡Zapatero, embustero! Al ministro de Defensa se le escapa si insultar al presidente del Gobierno de uniforme merece castigo s Preocupación en la Dirección General de la Benemérita PABLO MUÑOZ MADRID. La manifestación sin precedentes del pasado sábado en Madrid, en la que miles de guardias civiles de uniforme pidieron la desmilitarización del Cuerpo, su modernización y la mejora de las condiciones de trabajo, y en la que además se insultó al presidente del Gobierno- ¡Zapatero, embustero! fue el grito más coreado- amenaza con abrir en una crisis en el Ministerio de Interior y el de Defensa, de los que depende el Instituto Armado. Ayer, el departamento de Alfredo Pérez Rubalcaba no quiso pronunciarse sobre lo ocurrido y tampoco lo hizo ni la Secretaría de Estado para la Seguridad, cuyo titular es Antonio Camacho, ni la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, al mando de Joan Mesquida, que se limitó a explicar que estudiaba lo sucedido para adoptar alguna decisión El único que se refirió al asunto fue el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, quien durante su visita al Centro Geográfico del Ejército dijo que no le consta que los guardias civiles que se manifestaron cometieran algún tipo de ilegalidad informa Efe. Se me escapa si ha habido algún tipo de ilegalidad- -añadió- -y cuál es la posición al respecto de la Dirección General de la Guardia Civil y de la Policía que, en cualquier caso, es la competente para tomar eventualmente cualquier iniciativa de cualquier naturaleza afirmó Alonso, quien señaló que aún no había hablado con el ministro del Interior sobre este asunto. Eso sí, insistió en que la Guardia Civil va a seguir siendo un instituto de naturaleza militar Extrañeza en los mandos Las fuentes de la Guardia Civil consultadas por ABC mostraron su extrañeza por las declaraciones del ministro: Si no ve ilegalidad en manifestarse de uniforme e insultar al presidente del Gobierno no sabemos qué habrá que hacer a partir de ahora para que se castigue una conducta dijeron. En la Dirección General de la Guardia Civil hay una enorme preocupación por lo ocurrido, ya que cualquier decisión que se tome tendrá consecuencias negativas. Si no hay sanciones y se hace la vista gorda, las asociaciones pueden entender que han ganado la partida y quedan en entredicho los principios de legalidad y autoridad; si se imponen correctivos la reacción es imprevisible y puede haber una escalada de la tensión explican las fuentes consultadas. Todos los mandos del Instituto Armado consultados admiten que lo ocurrido el sábado es de una enorme gravedad y da una imagen lamentable del Cuerpo Aseguran además que existe un profundo malestar por la situación creada y se recuerda que por parte de los responsables políticos de Interior ha habido ciertas dosis de ingenuidad en la forma de llevar la relación con las asociaciones de guardias civiles. Tras el nombramiento de Arruche, que fue considerado por las asociaciones como un Caldera prometió la desmilitarización si el PSOE gobernaba Corría el 22 de enero de 2004 y el entonces portavoz parlamentario socialista, Jesús Caldera, asistió como invitado al congreso de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) convocante de la manifestación del pasado sábado en Madrid. Caldera tomó la palabra, pero su discurso no fue precisamente bien recibido entre los asistentes, que le pidieron que se mojara. El político, quizá confuso, optó por prometer lo que todos querían oír: Si el PSOE llegaba al poder, desmilitarizaría la Guardia Civil. Probablemente, el hoy ministro de Trabajo no sospechaba aquel día que sólo un par de meses más tarde el PSOE ganaría las elecciones del 14 de marzo y gobernaría. AUGC, como es lógico, recordó la promesa durante la concentración de la Plaza Mayor. Algunos de los miles de guardias civiles de uniforme que se manifestaron el sábado paso atrás, desde la cúpula de Interior se hicieron una serie de guiños, lo que alimentó el monstruo y ahora se ven las consecuencias. A muchos sorprendía la familiaridad con la que los cargos de las asociaciones se referían a altos cargos del Ministerio Las fuentes consultadas advierten además de que si no se adoptan medidas contra los que convocaron y participaron en el acto, será por una decisión estrictamente política del Gobierno, que no querrá asumir el coste de aplicar el reglamento penitenciario de la Guardia Civil que está aún vigente, y para ello se saltará la legalidad Las próximas horas se presentan especialmente difíciles para el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que al margen de lo que decida la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil tendrá EFE Una falta grave El régimen disciplinario de la Guardia Civil, de junio de 1991 y aún en vigor, recoge las posibles infracciones en las que pudieron incurrir los guardias civiles. El apartado 17 del artículo 8 tipifica como falta grave hacer reclamaciones, peticiones o manifestaciones contrarias a la disciplina o basadas en aseveraciones falsas, o formularlas con carácter colectivo También lo es, según recoge el siguiente apartado, hacerlo con publicidad o a través de los medios de comunicación social Las sanciones para estos casos son bien la pérdida de entre cinco y veinte días de haberes; un arresto de entre un mes y un día a dos meses en un establecimiento disciplinario militar, o la pérdida de destino. que dar muchas explicaciones sobre esta protesta sin precendentes en la Benemérita, y que según las asociaciones podría tener nuevos episodios en el caso de que el Gobierno no acepte sus reivindicaciones. Cumplimos el programa Mientras, José Antonio Alonso aseguró ayer que el Gobierno está cumpliendo en esta materia el programa electoral del PSOE, como demuestra la aprobación, en el Consejo de Ministros del pasado 12 de enero, del nuevo régimen disciplinario de la Guardia Civil, que incluye la suspensión de la sanción de arresto para los agentes del Instituto Armado, salvo que realicen misiones militares. Asimismo, aseguró que el Ministerio del Interior presentará en un futuro próximo al Consejo de Ministros un Estatuto o Ley de Derechos y Obligaciones de la Guardia Civil.