Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 s 1 s 2007 Primera división s Decimonovena jornada DEPORTES 81 Deportivo Español 0 0 Deportivo (4- 2- 3- 1) Aouate; Manuel Pablo, Andrade, Arbeloa, Capdevila; Duscher, De Guzmán; Estoyanoff (Adrián, m. 57) Riki, Cristian (Verdú, m. 80) y Arizmendi (Juan Rodríguez, m. 88) Español (4- 4- 2) Kameni; Velasco, Jarque, Torrejón, Chica; Rufete (Coro, m. 63) De la Peña, Moisés, Riera; Luis García (Jonatas, m. 82) y Tamudo (Walter Pandiani, m. 73) Árbitro: Megía Dávila. Amonestó a Arizmendi, Riki, Velasco y Capdevila. Empate insulso en Riazor pese a dos goles de Arizmendi JOSE LUIS JIMÉNEZ LA CORUÑA. El Deportivo de La Coruña no gana ni marcando dos goles. Así dicho puede sonar extraño, pero lo cierto es que el Español consiguió un punto en Riazor gracias a que Megía Dávila anuló dos tantos a los gallegos, ambos en las botas de Arizmendi, irregular ayer en sus apariciones pero decisivo en los metros finales. El partido tuvo una mitad para cada equipo, si bien los méritos deportivistas en los primeros cuarenta y cinco fuero más que suficientes para haberse adelantado en el marcador. No fue un encuentro de muchas ocasiones, pero sí de continuas aproximaciones, con un ritmo vibrante cuando el Deportivo arrancaba al contragolpe y pillaba descolocados a los de Valverde. Por la derecha llegó la primera jugada polémica. Destello de un Riki muy individualista que la deja muerta para que Arizmendi la empuje mal y bote dentro de la línea tras tocar en el larguero, gol fantasma que el colegiado no vio y debió subir al marcador. Al filo del descanso, el balón se pasea sin dueño por el área españolista sin que los locales encuentren a alguien que fusile a Kameni. El Deportivo lo intentaba, pero le fallaba la precisión en los últimos metros del campo. El islandés Gudjohnsen reclama falta ante Pinilla AFP El Camp Nou quiere fútbol Pese a la goleada y a que es el nuevo líder, el público silbó al Barcelona por su falta de juego; Saviola abrió la lata de un Gimnástico lamentable JOSÉ CARLOS CARABIAS Los números bendicen al Barcelona en este tramo de la Liga, pero su parroquia quiere más. No está satisfecha. El equipo de Rijkaard es el nuevo líder con un partido menos al final de la primera vuelta y el marcador reproduce una cómoda goleada al colista, pero nada más lejos de la realidad. Jugó mal, en crisis creativa, y como en los últimos partidos Saviola tuvo que acudir al rescate. El Barça atraviesa un evidente periodo de carencias. No juega bien, el balón no circula rápido en los pies de sus futbolistas y falta presencia frente al gol. Tampoco ha grapado su portería frente a los peligros. Es vulnerable desde todos los puntos de vista, por el centro del campo, por una defensa que ahora titubea y un portero que, aun solvente, no puede evitar un efecto de contagio. Se huele la preocupación en el semblante circunspecto de Rijkaard, autor material del puñetazo contra el cristal en Montjuic la semana pasada. El balón no fluye, no se adivina alegría en el fútbol de su equipo, sino un tran tran a ritmo diésel que por categoría y prestancia de sus jugadores sirve para ir tirando en esta travesía. Con Iniesta en el banquillo y Deco titular, pero en evidente falta de ritmo, con Zambrotta y Oleguer en los laterales, el Barça deambuló ante el Nástic con más empeño que maneras. Se palpa la voluntad dominante de antaño, la búsqueda de Xavi es constante, pero el juego no aparece. Se espesa como la argamasa. Sucede que Saviola está en racha, que su producción golea- Barcelona Gimnástico 3 0 Barcelona: Valdés; Oleguer, Puyol, Thuram (Márquez, m. 82) Zambrotta; Edmilson, Deco (Iniesta, m. 58) Xavi; Giuly, Saviola (Gudjonhsen, m. 65) y Ronaldinho. Gimnástico: Bizzarri; Pampa Calvo, César Navas, Matellán, Mingo; Morales, Generelo (Merino, m. 58) Buades, Cuéllar, Juan Díaz (Campano, m. 65) y Portillo (Pinilla, m. 65) Árbitro: Rubinos Pérez. Tarjeta amarilla a Mingo, Deco y Portillo. Goles: 1- 0, m. 17: Saviola caza un rechace en el área chica. 2- 0, m. 67: Gudjohnsen cabecea al larguero y Giuly manda el rebote a la red. 3- 0, m. 80: Jugada de Ronaldinho, despeje de Bizarri e Iniesta marca con la zurda. dora no afloja (seis en tres partidos) y pone en duda a su entrenador (siempre le ha considerado el último delantero en su lista) El argentino volvió a hacer- Tenues pitos para Ronaldinho Por falta de costumbre, llamaron la atención los pitos para Ronaldinho. No fue una bronca, ni siquiera una bulla o rapapolvo unánime. Pero el Camp Nou sí deslizó un ligero abucheo para su máxima estrella. Sucedió después del minuto 25, cuando el brasileño intentó un arabesco en el flanco izquierdo del mediocampo azulgrana. Perdió el balón y el Gimnástico fabricó una ocasión potable en una situación de superioridad contra Puyol y compañía. La parroquia se lo reprochó con una tenue pita que no pasó inadvertida para nadie. lo. Fue titular por primera vez en la Liga y capturó un rechace lastimoso de la defensa rival para meter la pierna, activar al Camp Nou y aliviar a la afición. Gol en el minuto 17. No por eso se enganchó el Barça al partido. Se mostró romo, sin soluciones para traspasar barreras enemigas, en crisis creativa y muy flojo en la recuperación. El Gimnástico pudo hacer a su antojo. No es mucho, pero de haber tenido otros argumentos, el Barça estaría ahora lamentando de veras este bache. El público se revolvió inquieto en la butaca, pendiente de que cualquier rechace condenase a su equipo. Descontento que fue creciendo hasta que se plasmó en la bronca a Rijkaard por quitar a Saviola para dar entrada a Gudjohnsen. En verdad no parecía el argentino el candidato número uno para chupar banquillo. Pero se ve que cada cual tiene sus fobias. Y al entrenador- milagro de los últimos tiempos en el Barça no le gusta Saviola. El ambiente cargado se liberó por un gran pase de Ronaldinho que Gudjohnsen cabeceó al larguero, un defensa despejó de pena y Giuly envió a la red. Luego Iniesta marcó el tercero en un eslalon de Ronaldinho. Una liberación para una mala tarde, toda vez que el Nástic fue un horror, sin presencia, empaque ni soluciones. Huele a Segunda. Gol anulado En la reanudación, el cansancio fue haciendo mella en Duscher y De Guzmán y el Español dominó la medular, pero con una única aproximación peligrosa de un Tamudo que la mandó al palo ante Aouate. En la portería contraria, un error en la zaga catalana permitió a Capdevila encontrar a Arizmendi, quien la puso en la escuadra de Kameni, un gol celebrado en Riazor pero que Megía anuló por un supuesto fuera de juego del ariete deportivista. Y aquí murió el partido. Mereció más el Dépor