Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 22 s 1 s 2007 ABC CLÁSICA Ciclo Sinfónica de RTVE Obras de Josep Soler, Edward Elgar y Ludwig van BeethovensIntérpretes: Orquesta Sinfónica y Coro de RTVEsDirector: Christian BadeasDirector del coro: Mariano AlfonsosSolista: Asier Polo (violonchelo) sLugar: Teatro Monumental, MadridsFecha: 18- I Asier Polo, excelente ANTONIO IGLESIAS La siempre extraordinaria actuación del violonchelista bilbaíno Asier Polo, en su parte solista del Concerto para chelo y orquesta de Elgar, dándolas todas con ejemplar holgura y el acentro romanticoide que se respira en la página del importante compositor inglés, marcaría la cumbre interpretativa de la sesión que, dentro de su ciclo en el Monumental, nos viene ofreciendo el conjunto sinfónico de nuestra RTVE, que, esta vez, requería el concurso de su coro hermano, en la colocación por vez primera en sus atriles de Cristo en el Monte de las Tentaciones Se trata de una cantata para recitador, coro mixto y orquesta, del catalán Josep Soler, epígono del serialismo para algunos, extraída del primer acto de su ópera Jesús de Nazaret en estos compases arrimada a un neoimpresionismo que, en sus veinte minutos de duración, nos hace ver una mano diestra en la tímbrica, efectista en cierto modo, en la que impera un evidente dramatismo de raíces religiosas. La hicieron muy bien, con claridad lograda tanto en las voces del coro (unas cincuenta voces mixtas, preparadas por su titular, Mariano Alfonso) con el siempre eficacísimo apoyo de la orquesta, el todo bajo la batuta experta siempre del rumano Christian Badea. La versión que esta batuta nos brindó de la Quinta sinfonía de Beethoven adoleció de una cierta vulgaridad, conseguida a duras penas no por vencimiento de la dificultad, pues, al contrario, la facilidad pudo ser causa de caer en el pecado que conlleva la interpretación de las obras más conocidas, sino porque de ellas se espera la versión más completa, si no en su total, sí de alguno de sus aspectos. Quede claro que la estrella de la noche fue el violonchelista Asier Polo, que correspondió a su triunfo concediendo una propina. JULIÁN DE DOMINGO Debut teatral de Belén Rueda Mañana se estrena en el teatro Lara de Madrid Closer una función que significa el debut teatral de Belén Rueda. La obra, escrita por el británico Patrick Marber, está dirigida por Mariano Barroso, y cuenta en el reparto con José Luis García Pérez (en la imagen, con Belén Rueda) Sergio Mur y Lidia Navarro CLÁSICA La condenación de Fausto de Berlioz Intérpretes: Jennifer Larmore (mezzo) Jerry Hadley (tenor) Marco Moncloa (barítono) James Morris (bajo) sDirección musical: Mireia Barrera (coro) Pinchas SteinbergsLugar: Auditorio Nacional de Música. Madrid La siempre extraordinaria actuación del violonchelista bilbaíno Asier Polo, solista del Concerto para chelo y orquesta de Elgar marcaría la cumbre interpretativa de la sesión Talento a raudales ANDRÉS IBÁÑEZ La moda de las temporadas temáticas arrasa. El Real ofrece una serie de conciertos contextualizadores del Wozzeck de Berg, el Liceo de Cámara investiga la huella de Bach en la música del siglo XX, y la ONE dedica su temporada al tema de Fausto. Es otra forma de pasarlo bien. Como cuando uno lee novela histórica: se divierte y, de paso, aprende. Sabido es que en el arte no se cumple la propiedad conmutativa ni sale la regla del tres, y que la suma puede ser inferior a las partes. Así, esta noche fáustica. Porque talento hay esta noche a raudales, y si hubiera que empezar a repartirlo yo no dudaría en hacerlo por Pinchas Steinberg, magnífico de tempi, de sutileza, de color, manejando las fuerzas enormes a su disposición como si fuera cosa de niños. Cuando se pone de espaldas, la gestualidad del maestro recuerda (vaya usted a saber por qué) a la de GeorgSolti, y también como Solti es de esos directores que le mide el compás hasta a un violonchelo solo tocando una redonda. Su arte resplandece desde los primeros compases: brillan las cálidas y amorosas melodías del inicio, hipnotiza su danza de silfos, delicada y elegante. En sus manos todo suena como si no pudiera ser de otra manera. El coro, intachable (por ejemplo, su absoluta entrega en la Fuga para voces masculinas) y tres hurras por su directora, Mireia Barrera; la Orquesta Nacional, excelente, aunque nos produce de nuevo la sensación de que no toca al límite de sus posibilidades; Ja- mes Morris, un Mefistófeles perfectamente en estilo, aunque poco seductor; Jerry Hadley, un Fausto irregular, con momentos de gran belleza tímbrica y obvios problemas en el agudo; Jennifer Larmore, una presencia subyugante y anoréxica en sus ondeantes harapos carmesíes, regalándonos con su preciosa voz de mezzo de turbadores rescoldos verdeazules, absolutamente metida en su personaje. Y sin embargo, no sentimos entusiasmo. ¿Por qué? Si hay un culpable, éste debe de ser Berlioz. ¿Berlioz? Sus limitaciones melódicas, armónicas y constructivas nunca han sido un misterio para nadie, pero siempre se las perdonamos. Debe de ser cosa mía, entonces.