Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL LUNES 22 s 1 s 2007 ABC La presencia de un árabe en el gabinete enfrenta aún más a Olmert y a Peretz El titular de Defensa amenaza con dejar el Gobierno si no nombra a Majadla LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Las espadas están en alto entre el primer ministro de Israel y su titular de Defensa, el jefe del Partido Laborista, Amir Peretz, no sólo por la lucha interna que mantienen para nombrar a un nuevo jefe de las Fuerzas Armadas en sustitución de Dan Halutz, que renunció el pasado lunes. En otro pulso superpuesto, Peretz ha hecho saber que los suyos se marcharán del Gobierno del que son socios principales si Ehud Olmert no confirma en la reunión del gabinete del próximo domingo como titular de la cartera de Ciencia, Cultura y Deportes a Ghaleb Majadla, el líder de la sección del Partido Laboral árabe y diputado desde 2004, que el pasado día 11 fue elegido por el propio Peretz para ocupar el cargo y convertirse así en el primer ministro de origen árabe del Estado de Israel, con el respaldo del Comité Central Laborista. Aunque, por el momento, el premier mantiene la aprobación en el congelador. Después de dejar pasar por alto las reuniones ministeriales del 14 diciembre, y también la de ayer día 21, la susceptibilidad en el lado laborista es máxima ante las reticencias de Olmert a dar luz verde a esta incorporación. La versión oficial apunta a que el primer ministro estaría esperando al veredicto judicial, previsto para final de mes, sobre la causa que afecta al ex titular de Justicia, Haim Ramon, -pendiente de una sentencia sobre supuesto abuso de poder sobre una soldado- -para saber si puede contar con él, o en su caso, acumular esta y la designación de Majadla en una futura reunión en la que ambos nombramientos se harían formales. Aznar debate con el premier israelí sobre la región JERUSALÉN. El ex presidente del Gobierno español, José María Aznar, se entrevistó ayer durante más de cuatro horas con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, en un almuerzo de trabajo celebrado en Tel Aviv. Ambos debatieron la situación en Oriente Próximo y las perspectivas de paz en la región. Según la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que preside Aznar, Olmert le agradeció sus propuestas para reformar la OTAN. Aznar pronunciará hoy un discurso sobre la situación política en la zona y el papel de Occidente en la resolución del conflicto dentro del marco de la Conferencia de Herzlía, principal foro de debate socio- político del país, en el que también intervendrán la ex ministra Ana Palacio y el responsable europeo de Exteriores, Javier Solana. La ministra de Exteriores israelí, Livni, y Solana, antes de su entrevista ayer en Jerusalén do judío para obtener una ganancia política según las acusaciones que lanzó en voz alta contra Amir Peretz la diputada de este movimiento Estrina Tartman, que exigió al primer ministro que se negara taxativamente a bendecir la toma de posesión de un árabe dentro del gabinete hebreo. yo celebrará el Partido Laborista, en las que se medirá con un histórico de su formación como es el ex primer ministro Ehud Barak y a las que llegaría en una posición de fuerza de contar tras de sí con el apoyo de la sección árabe. Barak, por su lado, ya se ha granjeado pa- EPA Primarias laboristas En su proclama de rechazo, Estrina Tartman ponía el acento sobre la verdadera razón que, para muchos, se esconde tras el interés del ministro de Defensa por situar en las filas gubernamentales a su colega Majadla: las primarias que en ma- Se ha instalado la sensación de que Olmert está cediendo a las presiones de los ultraderechistas ra su candidatura el no menos despreciable soporte de los representantes de los kibbutz, liderados por el diputado Orit Noked. Con todo, si la decisión de Olmert es también torpedear a Peretz en esta carrera interna, algunos de los ministros laboristas del Gobierno expresaban ayer desde el anonimato sus reticencias a las pretensiones de dimisión en bloque de su jefe. Hay cosas más importante en la agenda, como la selección del jefe de las Fuerzas Armadas, no tenemos intención de socavar la estabilidad del Ejecutivo sólo por los caprichos políticos de Peretz Abbás y Meshal se reúnen por fin en Damasco bajo la presión siria L. L. CARO JERUSALÉN. Las sucesivas dificultades que acarreó la celebración, con 24 horas de retraso y casi con fórceps, de la anunciada entrevista en Damasco entre el presidente palestino y líder de Fatah, Mahmud Abbás, y el jefe del movimiento rival Hamás, Jaled Meshal, se convirtieron ayer en síntoma y en el último reflejo de la distancia que les separa. Que es tanta como la que queda por recorrer para la formación de un gobierno de unidad palestino que evite las elecciones anticipadas y sirva para resolver el embargo internacional que está a punto de cumplir un año. Sólo la intervención activa y seria de Siria, a través de su vicepresidente, Farouk alSharaa, hizo posible que a última hora de ayer se pusiera en marcha una reunión que debía haber haberse celebrado el sábado por la noche; y que se anularía y volvería a anunciar varias veces a lo largo de la jornada. La posibilidad de una entrevista hoy es inexistente llegaría a proclamar el número dos de Hamás en el exilio, Abu Marzouk. Pero Farouk alSharaa se reunió por separado con ambos líderes, y Abbás incluso pospuso una visita al Líbano que tenía en agenda para verse con el primer ministro Fuad Siniora, alegando circunstancias de emergencia y preocupaciones En mitad de la confusión, Abu Marzouk atribuiría a factores externos esta última crisis si bien la versión extraoficial advertía de las reticencias de Meshal a entrevistarse con un interlocutor, Abbás, que dos días antes había sucumbido a las presiones de Israel y Estados Unidos por aceptar del Gobierno hebreo la transferencia de 100 millones de dólares para objetivos humanitarios y financiar sus Cuerpos de Seguridad. No había, vista la tensión, expectativas de calado con res- pecto a esta cita- -la primera entre ambos desde julio de 2005- de la que nada había trascendido al término de esta edición más allá de que Abbás y Meshal se vieron las caras acompañados de sus respectivas delegaciones. Contra la violencia También desde las filas de Hamás, un oficial, Izzat Al- Rishq, advertía de que los islamistas no esperaban de esta conversación ningún acuerdo para un Ejecutivo de unidad. Las diferencias sobre un manifiesto de gobierno persisten. Se reunirán para afirmar que los dos lados están comprometidos con el diálogo y rechazar el uso de la violencia y el derramamiento de sangre palestina Con anterioridad, el rais se reunió el sábado con el presidente sirio, Baschar al Assad. Formación racista Pero, más allá, se ha instalado la sensación de que Ehud Olmert está cediendo a las presiones de los ultraderechistas del Israel Beitenou, la formación racista encabezada por Avigdor Leberman y aliada del gobierno desde el pasado mes de octubre, que recibió la elección de Majadla como un hachazo al sionismo y el Esta-