Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 22- -1- -2007 ABC ESPAÑA www. abc. es La Policía y la Guardia Civil alertaron al Gobierno de la reorganización de ETA La Benemérita informó de posibles ensayos en Francia con explosivo reforzado, como el usado en Barajas J. PAGOLA MADRID. Durante todo el proceso de paz José Luis Rodríguez Zapatero dio toda la prioridad, a veces de forma concluyente, a las informaciones que sobre ETA le llegaban de medios políticos- -los socialistas vascos, el PNV en detrimento de la que le proporcionaban las Fuerzas de Seguridad de manera periódica, fruto de las investigaciones, según miembros de la lucha antiterrorista. Estos agentes no ocultan su malestar, al considerar que los Servicios de Información se han convertido en los cabezas de turco a raíz de que ETA rompiera el alto el fuego permanente con el trágico atentado de Barajas. Horas después de que explosionara la furgoneta en Barajas, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que no disponían de un solo dato que apuntara a que ETA iba a romper la tregua. Pero los Servicios de Información ya venían alertando de esa posibilidad, aunque no la consideraraban tan inminente. Hay que reconocer que tras el anuncio del alto el fuego no esperábamos un atentado inminente, entre otras cosas, porque la banda no había anunciado que rompía la tregua. Pero sí se han elevado a los mandos informes que apuntaban a que se estaba reorganizando. El hallazgo del zulo de Achondo sí nos puso ya sobre la pista de que ETA podría reaparecer en cualquier momento afirman agentes antiterroristas. Pese a ello, no se decretó el estado de alerta. La prueba es que, un día antes del atentado de Barajas, Zapatero hizo una descripción optimista del presente y futuro del proceso Imagen de archivo de los efectos de la furgoneta bomba que ETA colocó en la T- 4 de Barajas y rigurosa. Se sustentaba en la buena fe que pudieran inspirar los terroristas, en dar pábulo a lo que transmitía Josu Ternera Y de esos mensajes el Ejecutivo dedujo que Ternera iba en serio en su pretensión de finiquitar la banda. Paralelamente, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil llevaban a cabo sus investigaciones, que se materializaban en informaciones que semanalmente eran elevadas a Interior. No se trataba de alertas concretas acerca de una inminente reaparición de ETA, porque no había pruebas concluyentes de ello, pero sí de informes que apuntaban a que la banda no cesaba de reorganizar su infraestructura en Francia. En España se han llegado a detectar seguimientos a posibles objetivos. Incluso se aportaron hasta dos atestados de sendos coches que terroristas de ETA habían calcinado completamente en bosques próximos a la región de Las Landas con un explosivo JAIME GARCÍA Fiarse de los terroristas La actitud de La Moncloa de primar la información política sobre la policial se fue acentuando a medida que avanzaba el proceso de paz La ventaja radicaba en que era directa, proporcionada por la propia ETA- Batasuna en sus contactos con el Gobierno. Al final, la administraba un reducido número de asesores de la máxima confianza de Zapatero. Pero, lógicamente, no estaba avalada por una investigación técnica Según el Sinn Fein, Rubalcaba sigue la retórica del PP Una publicación norirlandesa ligada al Sinn Fein, el brazo político del IRA, considera que el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba y otros dirigentes socialistas como José Bono han adoptado la retórica antiterrorista del PP tras el atentado de Barajas. Este semanario, denominado An Phoblacht incluye en su último número un artículo en el que se afirma que, a pesar de la sorpresa por el atentado expresada por Batasuna y por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, había un cierto aire de inevitabilidad respecto a que podía ocurrir algo parecido. Según An Phoblacht la posición del PP y la línea dura mantenida por Rubalcaba habían llevado a que se extendiese la idea de que Zapatero había dejado de marcar la agenda A este respecto, la publicación contrapone el hecho de que el presidente español dejara la puerta abierta a ETA con que el ministro del Interior y otras figuras veteranas del PSOE, como José Bono, hubieran dado el proceso por muerto y adoptaran la retórica antiterrorista del PP reforzado- -podría ser hexógeno, utilizado también en Barajas- Personas del entorno de Zapatero minimizaron aquellos hechos, al defender la hipótesis de que los etarras habían destruido ambos vehículos para borrar toda huella, probablemente al sospechar de que estaban marcados por la Policía. La Guardia Civil, sin embargo, advirtió de que podría tratarse de ensayos de la banda en busca de potenciar los explosivos para futuros atentados. La explosión en la T- 4 parece avalar más esta última hipótesis. Las Fuerzas de Seguridad del Estado insistían, pues, en que al margen de lo que transmitieran los interlocutores de ETA a los emisarios de Zapatero, no había ningún dato del que se pudiera concluir que la banda iba a abandonar las armas. Obviamente, había menos movimientos de los etarras en España porque, a partir del