Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 21 de Enero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.276. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Irene Lozano QUE CAMBIE DE HOBBY C Jordi Ferré da clases de aymara a una de las alumnas de la escuela de idiomas indígenas que ha creado en Brasil MARIE HIPPENMEYER El español que enseña aymara El profesor de origen catalán Jordi Ferré ha fundado en Brasil la primera escuela de lenguas andinas y amazónicas. Enseña además a valorar culturas abandonadas en su propio lugar de origen VERÓNICA GOYZUETA En su Sala Sequoia (www. salasequoia. net) un centro de estudios de otros idiomas se dan clases de guaraní, quechua, aymara, creole, yoruba, japonés y catalán. La próxima lengua será el xavante. Lo curioso es que en el país donde se hablan unas 180 lenguas indígenas, su escuela sea la primera que enseña a hablarlas. Las universidades dan clases de algunas de ellas, pero apenas para apoyar investigaciones. El proyecto dio sus primeros pasos en abril, cuando Jordi Ferré, que habla con fluidez siete idiomas (español, catalán, inglés, francés, italiano, japonés y portugués) comenzó a estudiar y escribir los cursos de guaraní, quechua y aymara, y salió a buscar profesores, una tarea difícil puesto que, después de encontrarlos, tuvo que entrenarlos. Ferré dio con sus emisores culturales en lugares que frecuenta en São Paulo, como el Educafro, que prepara a jóvenes afrodescendientes para entrar en la universidad; el Comité de Ayuda a Haití; la aldea de indios Guaraní y la Plaza Cantuta, que reúne a inmigrantes andinos. Para Daniela Silvestre, estudiante de Historia de Perú y Bolivia de la Universidad de São Paulo, la escuela hacía mucha falta. Daniela estudia aymara con el profesor Armando Colquehuanca, un sastre peruano que vive desde hace tres años en Brasil y que con Jordi Ferré descubrió una nueva vocación. Hablar un día con un profesor de aymara te muestra una visión más enriquecedora de la vida cuenta este español, que busca enseñar no sólo idiomas sino culturas poco relevantes en Occidente. Hemos llegado a un desarrollo científico y tecnológico en detrimento del humano. Quizá es el momento de ver quiénes éramos y estas culturas nos ofrecen esta posibilidad dice. Jordi Ferré, que no tiene ningún apoyo oficial y trabaja de modo voluntario, considera que es posible aprender con estos pueblos tradiciones espirituales y valores de respeto a los demás y a la naturaleza. Tal vez por eso decidió llamar a su escuela Sequoia, en recuerdo a un mestizo inglés- cherokee que creó el primer silabario de su lengua. Gracias a Sequoia, los cherokee preservan su identidad y fuerza política en Estados Unidos. U n filólogo nato, el español de origen catalán Jordi Ferré, no se equivocó cuando dejó las clases de ingeniería de la Universidad Politécnica de Cataluña para andar por el mundo conociendo idiomas y culturas. Tras un periplo por Pensylvania, Seattle, Londres y Hamamatsu (Japón) decidió establecerse hace seis años en São Paulo, donde ha creado la primera escuela de idiomas no comerciales como la describe, donde predomina la enseñanza de lenguas andinas y amazónicas. uánta razón le asiste a Rajoy. Y quehaya tenidoquevenirun gallego a deshacer el malentendido... Porque, admitámoslo, estábamos todos en lacreenciadequecualquierapuedellegar a presidente del Gobierno, siempre que satisfaga dos requisitos realmente insignificantes: tener más de 18 años y ser español. Qué anacronismo. Ciertamente habría que exigir a los candidatos, es decir, a todos los diputados, un plus que nos garantizara sus aciertos, ya que el hecho de haber sido votados por los ciudadanos, como ha subrayadoRajoy, carecedevalor: yaven laderiva que toman los hechos cuando se ponen en manos de un hombre vulgar. Y no es una cuestión de estudios, que los tienen. Suelen saber de leyes, de impuestos e, incluso, de economía porque, a una mala, eso lo aprenden en dos tardes. Se echa en falta creatividad, pero no podemos recurrir a los poetas porque sabemos desde Platón que a esos conviene mantenerlos alejados de la cosa pública. Y es que la creatividad suele venir acompañada de la pérdida del principio de realidad, algo terrible para un gobernante: puede llegar a creer que invadir Iraq es tan fácil como dejar el alcohol, o que los etarras ponen bombas porque nadie ha sabido explicarles con claridad las ventajas del diálogo (en el fondo, Bush y Zapatero harían buenas migas si lo intentaran) Lo imprescindible es que tengan un hobby original y raro, que les haga desconectar por completo para luego retomar el timón de la nación desbordantes de ideas. Antes los presidentes cultivaban bonsáis o jugaban al pádel, y se notaba, porque regresaban al despacho con un plan B idóneo: el terrorismo de Estado o una guerra ilegal. O tempora, o mores. El que nos gobierna hoy, en cambio, es ramplón hasta en su afición al baloncesto. ¿Dónde iremos a parar?