Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO DOMINGO 21 s 1 s 2007 ABC Palomares, la amenaza continúa El Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Sevilla evalúa la presencia de U- 235 altamente enriquecido e isótopos de plutonio y americio en las muestras de tierra contaminadas por las bombas POR S. BASCO MADRID. Transcurridos ya cuarenta y un años desde el accidente nuclear de Palomares, y a pesar de los sucesivos trabajos de evacuación, descontaminación y limpieza de los suelos afectados, las dos bombas termonucleares que se estrellaron en tierra- -una más descendió suavemente en paracaídas- -y la que se hundió frente a las costas almerienses, continúan siendo un quebradero de cabeza por la radiación que sembraron en la zona. Los últimos análisis exhaustivos realizados en Palomares, llevados a cabo por un equipo de expertos del Departamento de Física Aplicada II de la Universidad de Sevilla, con el apoyo del Grupo de Física Nuclear Aplicada, reflejan que la tasa de hot particles o partículas calientes en la zona es superior a la que se pensaba y, por primera vez, determinan que el U- 235 presente está altamente enriquecido. Las conclusiones de estos análisis, llevados a cabo sobre dos de las parcelas de suelo más afectadas por una de las bombas, en la conocida como zona 3 han sido publicados en la revista especializada Environmental Pollution y aclaran la composición, y por tanto el modelo de bombas, así como el contenido de las mismas. Dichos estudios contribuirán a cuantificar la presencia de isótopos de uranio y plutonio. Manuel Fraga y el embajador norteamericano, Biddle Duke, en la histórica foto tomada en la playa de Palomares el 9 de marzo de 1966 ABC La tierra removida y el peligro de los aerosoles Las hot particles o micropartículas calientes- -con un tamaño del orden de 50 micras- detectadas por el Departamento de Física Aplicada II de la Universidad de Sevilla en la tierra superficial de las zonas afectadas por las bombas, no representan un riesgo muy elevado de pasar a la cadena trófica a través de elementos inorgánicos (agua, suelo, aire) El riesgo se multiplicaría, sin embargo, si la tierra fuese removida y las partículas formasen aerosoles arrastrados por el viento, con mucha mayor capacidad de penetración en la materia orgánica. Es esencial, por tanto, que los suelos afectados no sean removidos. Conforme a las recomendaciones efectuadas por los expertos del Ciemat, recogidas por el Consejo de Seguridad Nuclear, las autoridades autonómicas andaluzas y locales extreman el cuidado en erradicar cualquier intento de urbanizar suelos próximos, y de autorizar siquiera obras locales o reformas. ZONA DEL ACCIDENTE Guazamara El Largo Cuevas de Almanzora AE- 1 5 N Vera Palomares MA 0 Km Puerto Rey Garrucha RM EDI TER R 4 La Malería El Artea Garrucha C- 323 PALOMA RES A Mo jacar Campamento Wilson Plantaciones de tomates Villaricos Fuerte Plymouth Rock Boston Localización de bombas Boyas señalando la primera posible localización Zona de suma probabilidad Vera Golfo de Isótopos radiactivos Los coautores de los estudios, los profesores García- Tenorio, García- León, Jiménez- Ramos, Barros, Vioque y Manjón, han establecido las trazas existentes de americio, en su isótopo Am- 241; plutonio, en sus isótopos Pu- 239 y Pu- 240, además de Pu- 238 y uranio, en su isótopo inestable U- 235, altamente enriquecido. Por otra parte, estos trabajos- -el doctor García- Tenorio, en declaraciones a ABC, los ha calificado de estudios académicos -dan cuenta de que las Situación bomba perdida Minisubmarino Alvin Fort Snelling micropartículas calientes, de unas 50 micras, halladas en las muestras de suelo superficial- -catas de cinco centímetros de profundidad- -no están distribuidas uniformemente, sino de forma aleatoria. Los análisis radiométricos y espectrométricos llevados a cabo con el apoyo del Centro Nacional de Aceleradores de Partículas, según García- Tenorio, son de muy bajo fondo, capaces de detectar trazas muy pequeñas y arrojan como resultado preliminar que los niveles de radiación son no preocupantes para la salud. El contenido radiactivo de las muestras analizadas, siendo muy superior al de zonas no afectadas- la señal de radionúcleos es mucho mayor que la señal normal en la naturaleza en palabras de García Tenorio- no parece un motivo suficiente para la alarma. El contenido en Am- 241, un ABC CG. Simón 1,5 milla s ÁNE O 7 Río Alm A Vera ee dde ad ad a ass a e a raa uev ra u e n orr Cue nzo A lman AAClman Am Am AA anz ora 6 m illa s N