Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 s 1 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 MARLON BRANDO FRANCIS FORD COPPOLA ENTREVISTAS AUTOR, ACTOR LA FAMA Lo vi por primera vez en La ley del silencio No pude moverme. No lo podía creer Debe de ser como Michael Corleone. Por eso entendió tan bien el personaje Quiero ser interesante tanto como quiero interpretar bien un papel cualquiera El escritor lo es todo; sin él no existo. El actor recibe la fama, pero no sé si perdurará Fue tan duro como si las luces me apuntaran a la cara y no pudiera ver más allá de ellas Al Pacino, el mercader de la palabra Lawrence Grobel, amigo y poco menos que su entrevistador de cámara, reúne en Conversaciones con Al Pacino (Belacqva) sus charlas con el actor, de 66 años, que ha conseguido un Oscar en ocho intentos POR FEDERICO MARÍN BELLÓN Descendiente de sicilianos, Alfredo James Pacino nació en Harlem hace 66 años. Sus padres se separaron cuando era un niño. En casa lo llamaban Sonny y sus amigos, más clarividentes, el Actor pero él prefería el béisbol al método de Stanislavsky. Incluso fue rechazado por el Actors Studio, aunque Lee Strasberg lo admitió cuatro años más tarde, junto a Dustin Hoffman. Al es un hombre de teatro- en el escenario sentí que por primera vez podía hablar -y una estrella de cine, pero sabe que el azar y Francis Ford Coppola cambiaron su vida con aquel caro proyecto sobre la mafia. En las primeras semanas, los productores querían despedirme. Yo no lograba entender por qué no lo hacían. Era un chaval y El Padrino mi segunda película. No sabía qué hacer, ni que El Padrino sería lo que resultó ser. Sólo pensaba: Francis quiere que me quede Al confiesa que prefería los otros papeles; todos me parecían mejores que el mío Ahora sabe lo importante que es encontrar tu papel y lo resume con gracia: ¿Conoces el chiste de John Wayne haciendo de Hamlet? Cuando acaba la obra, el público lo abuchea y él se acerca a las candilejas, los mira y dice: Y qué queríais? Yo no he escrito esta mierda En realidad, Al Pacino idolatra a Marlon Brando y si concedió su primera entrevista a Lawrence Grobel es porque había leído la que el protagonista de Un tranvía llamado deseo le había concedido. Grobel explica que el joven actor estaba fascinado con el proceso mismo de ser entrevistado Nadie me ha pedido nunca mi opinión explicó Al. Quiero ser interesante en esta entrevista tanto como quiero interpretar bien un papel cualquiera Vómitos de verdad La primera vez que Al Pacino escuchó el nombre del mito fue a los 12 años, en la escuela: Estaba en una obra y alguien dijo: Oye, Marlon Brando... Este tío actúa como Brando Creo que era porque yo debía vomitar en escena- -aclara- y cada vez que hacíamos esa obra vomitaba de verdad. En realidad, me identificaba con James Dean Pacino recuerda su descubrimiento, en La ley del silencio Tuve que volver a verla allí mismo, no pude moverme, no pude irme de la sala. Nunca había visto algo semejante. No lo podía creer Neoyorquino de pura cepa, Al Pacino siempre se ha negado a mudarse a California. Mientras sus amigos morían por las drogas, él se refugió en multitud de trabajos: cartero, conserje, vendedor de zapatos y de fruta, acomodador, haciendo mudanzas... En otra época transporté obras de arte. Es genial cargar con una escultura valiosa y chocar contra una pared. Eso me pasó a mí: la cabeza se desprendió de los hombros. Era una obra de arte muy importante. Escuché las famosas palabras: Tú la pagas Sus relaciones con las mujeres han sido igual de diversas (Diane Keaton, Jill Clayburgh, Tuesday Weld, Katleen Quinlan, Beverly D Angelo... pero nunca se ha casado, aunque tiene tres hijos de dos madres diferentes. No sé por qué no me he casado. Supongo que es más complicado de lo que estoy dis- Al Pacino ha conversado de forma regular con Lawrence Grobel durante más de un cuarto de siglo puesto a admitir. Pude hacerlo un par de veces, y de alguna forma siento que debí hacerlo, al menos una de ellas. Tal vez no creo en el matrimonio Mi padre se ha casado cinco veces añade poco después. presentación atrapado por un par de ojos. Me penetran se dijo. Cuando cayó el telón, descubrí que eran los ojos de un perro lazarillo de una chica ciega. No podía salir de mi asombro: la compasión, la intensidad y la comprensión de esos ojos... y era un perro. ¡Qué profesión! En todo caso, su amor por el teatro lo lleva a valorar al escritor: lo es todo. Sin él, no existo El escritor va primero. El actor recibe toda la fama y la gloria, pero no sé si tiene la capacidad de perdurar Para describir la llegada de AP Su papel más difícil Por el primer Padrino cobró 35.000 dólares. Por el segundo rechazó un millón, aunque luego aceptó 600.000 más el 10 por ciento. Para interpretar a Michael Corleone, el papel más difícil de mi carrera se inspiró en Francis. Para que un hombre de emociones tan poderosas pueda tomar distancia como lo hace él... debe de ser como Michael Corleone. Por eso entendió tan bien el personaje Fue nominado, pero le pareció un insulto que Brando, que aparecía menos tiempo, ganara el Oscar (y lo rechazara) El teatro, ¡qué profesión! Con el teatro ha sido más generoso. Es un territorio salvaje. En mitad de un diálogo te giras hacia el público y ves a una mujer con la espalda deformada que te mira intensamente; entonces piensas: estamos volando Otra vez se pasó toda la re- la fama parafrasea a Pasternak: Fue tan duro como si las luces me estuvieran apuntando a la cara y no pudiera ver más allá de ellas Cuando la mayoría de la gente sea famosa- -reflexiona- espero que llegue un tiempo en que los no famosos sean famosos precisamente por no ser famosos Después de tantas conversaciones, Al Pacino ha aprendido algo más sobre las entrevistas: Esto es psicoanálisis. Cuando terminemos, yo estaré vacío y su grabadora estará llena. Es una sensación muy rara