Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 21- -1- -2007 ABC Tecnología punta para un caso insólito La Policía utilizará un georradar para buscar la escultura de Richard Serra de 38 toneladas propiedad del Centro de Arte Reina Sofía, cuya desaparición desveló ABC hace ahora un año PABLO MUÑOZ MADRID. Hace doce meses, el mundo de la cultura quedaba conmocionado al conocer por ABC que la escultura EqualParallel Guernica- Bengasi de 38 toneladas y obra del prestigioso Richard Serra, por la que el Ministerio de Cultura pagó en 1986 unos 216.000 euros (unos 36 millones de pesetas) para que formara parte de la colección del Centro de Arte Reina Sofía (CARS) había desaparecido después de años de abandono, desidia y negligencia de sus responsables. El escándalo, con tintes tragicómicos, tuvo dimensión internacional. ¿Cómo puede desaparecer una escultura de 38 toneladas? La Brigada del Patrimonio de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (Udev Central) de la Comisaría General de Policía Judicial, ha dedicado miles de horas de trabajo durante estos meses para encontrar una respuesta. Interrogatorios, análisis de documentación, registros... Los agentes han seguido todas las líneas de investigación e incluso han utilizado detectores de acero para rastrear el solar en el que se levantaba el almacén donde se perdió la pista de la obra... Ahora, para no dejar resquicios, han decidido emplear la técnica del georradar, mucho más precisa, en la misma zona. Recapitulemos. Las únicas certezas sobre este asunto son que la obra llegó en 1990 al almacén que la empresa Macarrón S. A. propiedad de Jesús Macarrón, tenía en Arganda del Rey (Madrid) Ocho años después, y en buena medida por los impagos del Ministerio de Cultura, esta sociedad fue embargada por las deudas que tenía contraídas. Naturalmente se embargó el solar y la nave, no su contenido. El propio Macarrón comunicó por carta a Cultura la desaparición de su empresa y, por tanto, que debía hacerse cargo de la escultura. Nadie lo hizo. Hasta el embargo, testifican los vigilantes jurados, la obra estaba allí. Fuera del almacén, en el solar y cubierta por unas lonas, pero estaba allí. El siguiente episodio comprobado es que cuando la Seguridad Social se hizo cargo del solar, hace ahora algo más de tres años, la obra ya había desaparecido. Y es también claro que nadie en Cultura ni en el CARS la echó de menos hasta finales de 2004, cuando lo comunicaron a la Policía. La investigación, pues, partía con una desventaja de años, el tiempo que pasó entre que se produjo el hecho hasta que se descubrió. Una dificultad añadida al trabajo policial, que se planteó con dos hipótesis: o alguien se había llevado la obra por cualquier motivo- -como venganza, para venderla, para desguazarla y fundirla o para pedir un rescate- o no se había movido de allí y simplemente quedó sepultada en uno de los EN BUSCA DE LA ESCULTURA PERDIDA El lugar M- 30 A- 2 El georradar o GPR Alcalá de Torrejón Henares de Ardoz Loeches A- 3 MADRID Coslada M- 40 M- 45 M- 50 El georradar (Ground Penetrating radar) es una técnica geofísica que permite obtener una imagen tano del subsuelo como de estructuras que se encuentran en él. Funciona mediante la transmisión de impulsos electromagnéticos (como los de un sonar de un barco) 1. Pantalla informativa DVL 2. Mango regulable 6 3. -Batería de 12 V 4. -Codificador óptico 5. Emisor y receptor de impulsos 5 6. Construido en fibra de vidrio (nada de metal para evitar interferencias) Pantalla información 1 2 Arganda del Rey 3 4 A- 4 Morata de Tajuña En Arganda del Rey se encuentra la nave de Macarrón S. A. adonde fue llevada en depósito en 1990 la obra de Serra El trabajo a La Policía se dispone a utilizar una técnica de exploración del subsuelo que permite obtener imágenes radar de objetos, estructuras o cavidades enterradas. Existen dos tipos de tecnología capaces de ello, basadas en pulsos de radar (ecorradares) o en ondas sonoras (ecosonares) Tx muchos movimientos de tierras que se hicieron en la zona. Para seguir la primera línea de investigación se interrogó a las últimas personas que estuvieron en contacto con la escultura- -Jesús Macarrón y sus empleados- y se hicieron gestiones en las empresas de transporte capaces de hacerse cargo de esa mole. El testimonio de Macarrón fue coherente y además estaba respaldado por documentación e incluso era compatible, salvo pequeños detalles, con el contenido del expediente de Cultura. Por su parte, los empleados confirmaron que hasta el último segundo la obra estuvo allí. Naturalmente, quedaba la posibilidad de que la pesada escultura hubiera sido trasladada a otro lugar. Ninguna de las empresas de transporte capaces de acometer ese trabajo- -se necesitaban camiones con plataformas Estos impulsos emitidos a una frecuencia determinada, viajan a través del subsuelo y cuando detectan alguna alteración mandan una serie de señales que pueden ser posteriormente interpretadas por un técnico especializado Rx Objeto encontrado Señales del radar El clon de la escultura perdida ya está terminado, pero aún no ha viajado a Nueva York NATIVIDAD PULIDO MADRID. Si es posible clonar células, ¿por qué no obras de arte? Richard Serra se ha visto en cierta manera obligado a llevarlo a cabo para deshacer el entuerto en el que le metió el Museo Reina Sofía al perder incomprensiblemente su escultura Equal- Parallel GuernicaBengasi formada por dos bloques de 148,5 por 500 por 24 centímetros y otros dos de 148,5 por 148 por 24 centímetros, y cuyo peso era de 38 toneladas. El célebre escultor dio su autorización el pasado julio para que volviera a realizarse la obra extraviada. Se han repuesto las planchas de acero que conforman la escultura en la fundición alemana donde habitualmente trabaja Serra. Desde su despacho confirman que la obra ya está terminada, pero desmienten la información que dio la directora del museo sobre que la obra ya iba camino de Nueva York. Todavía no ha emprendido el viaje. Y es que esta obra, antes de volver al museo que perdió su clon, recalará en el MoMA, que prepara una gran antológica del artista norteamericano. Richard Serra. Esculturas: 40 años comisariada por Kynaston McShine, del MoMA, y Lynne Cooke, de la Dia Art Foundation- -que atesora la mejor colección de Serra después de la del Guggenheim de Bilbao- -reunirá del 3 de junio al 10 de septiembre buena parte de su producción, que se repartirá entre las plantas segunda y sexta del museo y el jardín de esculturas Abby Aldrich Rockefeller. Serra sigue negándose a hacer declaraciones sobre lo ocurrido en el Reina Sofía. Hasta otoño, pues, no veremos por aquí la escultura, que se instalará en la Sala A 1 del CARS. Al museo le costará 83.500 euros la obra clonada. El precio corresponde sólo a gastos de material y mano de obra, pues Serra no ha cobrado nada por la escultura, que tendrá a todos los efectos la consideración de original. Pero este insólito hecho de hacer dos veces una obra única ha desatado todo tipo de especulaciones. ¿Y si ahora apareciera la escultura perdida? Que todo es posible, y más en un museo al que parece que alguien le ha echado un mal de ojo. Si tal hipótesis se diese, el artista y el museo decidirían, de mutuo acuerdo, cuál de las dos se destruiría. Puede que nunca sepamos qué ocurrió en realidad con la obra, depositada en las naves de Macarrón S. A. en Arganda del Rey y a la que el CARS le perdió la pista. Treinta y ocho toneladas de acero esfumadas.