Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 39 El narco no tiene quien le cante Asesinatos y amenazas a cantantes de narcocorridos fuerzan a muchos artistas a abandonar este subgénero de la música norteña mexicana POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. El asesinato de tres cantantes de música grupera o norteña, que incluían en su repertorio narcocorridos, ha puesto en alerta a los intérpretes de este subgénero, muy popular a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. Muchos de estos artistas han renunciado a incluir en sus discos y conciertos este tipo de composiciones, que narran o ensalzan la vida y obra de los narcotraficantes. Al finalizar noviembre, Valentín Elizalde ofrecía un concierto en Reynosa (Tamaulipas) Acabado el recital, el joven músico se desplazaba en su furgoneta, junto a su mánager y su chófer, a un lugar desconocido para, supuestamente, ofrecer un concierto privado Nunca llegaría. Fue abordado por individuos con fusiles AK- 47 que dejaron el coche como un queso de gruyere, asesinando a sus tres ocupantes. Algunas versiones apuntan a que Elizalde fue acribillado por cantar dos veces en su concierto la canción A mis enemigos la cual es presuntamente utilizada en internet por la gente de El Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa, para amenazar a Los Zetas grupo paramilitar que sirve al cártel del Golfo, liderado desde prisión por Osiel Cárdenas. Sin embargo, un próximo al Gallo de Oro sostiene que dicha pieza estaba dedicada a otros cantantes que envidiaban que fuera exitoso Unos días después, Javier Morales, integrante de Los Implacables del Norte, era ejecutado en una céntrica plaza de Huetamo, en Michoacán. Cuatro sujetos dispararon desde un vehículo repetidas veces sobre el músico y actor. Era el tercer grupero aniquilado desde el pasado 26 de agosto, cuando Joan Sebastián ofrecía un concierto en Hidalgo, al sur de Texas (EE. UU. y su hijo, Trigo Figueroa, recibió un tiro en la nuca mientras trataba de controlar al público. El oscuro panorama lo complementan el ametrallamiento de la furgoneta del cantante Lupillo Rivera, en Guadalajara, y las amenazas de muerte que han sufrido Jenni Rivera, Beto Quintanilla, Los Tigres del Norte, Los Tucanes de Tijuana y los Huracanes del Norte. Narcocorridos Salieron de San Isidro, procedentes de Tijuana, traían las llantas del coche, repletas de marihuana; Eran Emilio Varela y Camelia La Texana Contrabando y traición Yo me paseo por Tijuana en mi Cheyene del año. Dos hombres en la cajuela, con un cuerno en cada mano. De vigilancia dos carros, por si sucede algo extraño. Clave Privada Dicen que venían del sur en un carro colorado. Traían cien kilos de coca, iban con rumbo a Chicago. Así lo dijo el soplón que los había denunciado. La banda del carro rojo Al igual que muchos otros tengo derecho a la vida, hoy tengo mucho dinero y vivo como quería, sigo siendo agricultor, nomás cambié la semilla. El agricultor El cantante asesinado Valentín Elizalde, en agosto de 2005 Más de dos mil muertos Pocos se salvan de la ola de violencia desatada por el crimen organizado, que se cobró en México más de 2.500 vidas durante el pasado año, por eso los cantantes de banda y norteña han empezado a abandonar los narcocorridos. Artistas que tienen en su cancionero varios corridos pesados prohibidos o de alto voltaje (así los definen para evitar el término) han cedido tiempo en sus directos a las baladas rancheras o las cumbias. Joel, Efraín, Sergio, Jesús El Flaco y Francisco El Chico Elizalde, todos músicos y hermanos del asesinado Valentín, decidieron no cantar más corridos violentos para proteger sus vidas, y ahora se centran en los llamados corridos sanos El Flaco reconoció que su familia ha decidido no indagar más sobre la muerte de su hermano ni pedir cuentas a las autoridades. Así, sólo los intérpretes noveles le echan hoy agallas y cantan narcocorridos para llamar la atención y tratar de introducirse en el mercado estadounidense. Además, el lenguaje explícito les impide el éxito comercial en México. Pero la mayoría de los cultivadores del género se mantienen en el anonimato y se dedican a fiestas privadas. En Sinaloa existen intérpretes que, por encargo componen corridos por un precio de entre 2.500 y 12.000 euros. De dónde procede el dinero poco importa: Nuestro trabajo es componer, no somos policías para andar investigando cuál es el origen del dinero de quien nos pi- EFE de una canción; se cierra el trato y punto asegura Alberto Cervantes, de Explosión Norteña, quien resultó herido tras sufrir un atentado en Tijuana. Los traficantes medianos suelen ser quienes realizan estos encargos, como una muestra más de ostentación que añadir a las joyas, casas, autos y ropa de lujo que frecuentan. Lejos de agotarse, el estilo ya traspasó fronteras y ha cuajado en Colombia, donde sin duda encuentran material de la mejor calidad para su inspiración. Evo Morales niega la renuncia de sus ministros en el primer año de gestión ABC LA PAZ. El presidente boliviano, Evo Morales, negó ayer las insistentes versiones sobre una renuncia colectiva de sus ministros, a quienes ratificó en sus funciones a dos días de la celebración de un año de su mandato. Todos los ministros gozan de la confianza del presidente. Nunca he pedido la renuncia de nadie afirmó el mandatario izquierdista, que dijo estar concentrado en la elaboración de un informe- mensaje que será leído mañana ante el Parlamento con motivo del primer año de gestión, informa France Presse. No obstante, Morales señaló que aceptó la renuncia del ministro de Servicios y Obras Públicas, Salvador Ric, quien se fue del gabinete el pasado viernes por injerencia gubernamental y falta de libertad para trabajar La renuncia de Ric, un influyente empresario de la pujante región oriental de Santa Cruz, fue la única en un año de gobierno. Los diarios locales informaron ayer sobre la supuesta decisión de los quince ministros restantes de presentar una renuncia colectiva; aunque el ministro de Tierras, Hugo Salvatierra, se encargó de aclarar que se trata de poner sus cargos a disposición del jefe de Estado como una especie de evaluación de un año de gobierno.