Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 21 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM HUMOR ASIMÉTRICO OAQUÍN Aubert Puigarnau, más conocido como Kim, es un humorista catalán que, desde hace treinta años, viene dibujando en El Jueves, la revista que sale los miércoles, una historieta titulada Martínez, el facha Es una crítica, más jocosa que jocunda, de la extrema derecha española y, en ocasiones, de la derecha no tan extrema. Tiene talento y eso le exime de algunas invocaciones al mínimo respeto que podrían dirigirse a algunos de sus compañeros de publicación. Un jurado formado por representantes de ABC, Avui, El Diari de Girona, El Mundo, El País, El Periódico, El Punt y La Vanguardia M. MARTÍN- -una buena representaFERRAND ción de la prensa convencional y no revolucionaria- -acaba de concederle a Kim el Premi Internacional d Humor Gat Perich, que, como su nombre indica, evoca al gran maestro del humor político en la Cataluña contemporánea y a su inseparable gato, un remedo del perrito madrileño de Xaudaró. Tratar de definir el humorismo es, tal cual enseñaba Enrique Jardiel Poncela en Amor se escribe sin hache como pretender clavar el ala de una mariposa utilizando de alfiler un poste de telégrafo. Aún así cabe entender que el humor, como los cañones de las torretas de los carros de combate, ha de ser susceptible de ser disparado en cualquier dirección y eso, ahora, no ocurre por estos pagos. La brillante escuela de La Codorniz, de la que arranca la contemporaneidad del humor gráfico español, ya era heredera de maestros escleróticos en las ideas; pero, en su lucha con la censura, la revista que creó Miguel Miura y engordó Álvaro de Laiglesia apuntó maneras reconfortantes para el cerebro y heroicas en su circunstancia. Lo que hoy se lleva, salvo las escasas excepciones liberales que encabeza el irrepetible Antonio Mingote y siguen los pocos que son capaces de parecérsele en algo, es el humor encelado en una suerte de apostolado político que, desde la izquierda, trata de castigar el hígado de la derecha. No podemos ni imaginar, por improcedente e incorrecto, una historieta como la de Kim dedicada a Peláez, el rojo o a Fernández, el comunista Entiéndaseme que el planteamiento es cultural y estético, no político, y que sólo pretende señalar la hemiplejía que se nos ha instalado en el cuerpo nacional, quizá como reacción a una anterior y de signo contrario, que establece una asimetría de conductas entre los dos grandes grupos de ciudadanos a que nos lleva una clasificación que ya se ha quedado vieja, pero que sigue siendo más utilizada que ninguna otra. Precisamente es la falta de crítica, y especialmente de autocrítica, lo que más empobrece intelectual y éticamente a nuestras izquierdas- -tan huecas, tan anacrónicas- -y lo que las refugia en una permanente condena previa a sus adversarios. Claro que, como afirma Baura, si, en los países desarrollados, la izquierda no fuera obediente y pastoril, sería la derecha. PROVERBIOS MORALES BULLYING J M tica como continuación de la guerra, hace mucho que E decepcionó, lo confieso, que el PP se apresuabandonó la perspectiva de victorias y derrotas definitirara a suscribir la convocatoria de manifestavas. Para la banda sólo se trata de oscilaciones en la relación del Foro Ermua, pero, tras el boicot de la ción de fuerzas. No hay derrotas absolutas y, por tanto, mayoría parlamentaria a la oposición, debo reconocer ETA nunca se considerará vencida, por muy mal que le que no se deja a ésta otras salidas que la calle o la rendivayan las cosas. Hay una cuestión de matiz que los botación incondicional. El sistema democrático español agorates que se empeñan en la salida dialogada nunca tieniza ante la indiferencia de una población que de socienen en cuenta, y es que el concepto de representación cadad no tiene ni la apariencia, porque una sociedad- -no rece de pertinencia política y semiótica para el digo ya una nación- -supone fines comunes y vaterrorismo nacionalista (la izquierda mentallores ampliamente compartidos. Nada de eso mente desnutrida de hoy debería leer siquiera existe ya entre nosotros. La normalidad cotidiapor encima a sus clásicos de antaño: las páginas na prosigue a impulsos de mera bonanza econóde Walter Benjamin sobre representación y viomica, lo que sin duda no es poco, pero no basta palencia, por ejemplo) En sus trances eufóricos, ra asentar una convivencia que necesita de Rodríguez puede creer que representa a Espaacuerdos políticos elementales sobre, por ejemña. Los de ETA no piensan que representan a Eusplo, el respeto a las minorías. Y algo previo: destekadi o al pueblo vasco: están convencidos de que rrar el imaginario de la guerra civil. JON son el único pueblo vasco posible y de que, si enConstituye una desdichada circunstancia el JUARISTI tregan los trastos de matar, Euskadi desaparecehecho de que el actual presidente del Gobierno y rá de la Historia. La otra cara del asunto es que tampoco ETA vivan instalados a perpetuidad en dicho imaginadarán ninguna victoria por cierta e indiscutible, ni las rio y perciban e interpreten la política a través del misajenas ni las propias. Una Euskadi independiente y somo, porque tal afinidad, que Rodríguez convirtió en cialista bajo dictadura etarra seguiría en guerra contra electiva, no sólo ha creado un vínculo- -al parecer, indila España imperialista hasta que las ranas criasen pelo. soluble- -entre el PSOE y la organización terrorista, siEn suma, no hay simetría entre las estrategias de no que ha implantado el mismo modelo perceptivo en toETA y Rodríguez. ¿Significa esto que la banda es invenda la coalición contra el PP (incluso en ese pintoresco arcible? Salvando las diferencias cuantitativas, lo es tanto tefacto cántabro conocido por Revilla en honor a la brecomo el terrorismo islámico, ni más ni menos. Ambos vedad) Entre ETA y Rodríguez, bombas a parte, la difeson inmunes a las tentativas pacifistas. Optar por comrencia más acusada estriba en la doctrina de la guerra batirlos es hacerlo por un proceso largo, duro y difícil, interminable profesada por la banda frente a las infinipero no ilusorio, que tendría además la ventaja indiscutas y sin duda sinceras ansias de paz perpetua del presitible de aunar a los partidos mayoritarios en el esfuerzo dente. Este vislumbra el fin de su guerra civil particuantiterrorista, restaurar el sistema democrático y supelar como capitulación humillante de la derecha, lo que, rar la discordia civil, objetivos utópicos mientras el en su delirio regresivo, despejaría obstáculos para que PSOE siga intentando ganar la batalla del Ebro y sus ETA aceptara el desarme y Batasuna pidiera su ingreso pandilleros periféricos se sumen jubilosamente al buen el PSE. La aniquilación política del PP aparece así en llying contra el PP. Si persisten en este matonismo de palos sueños neofranquistas de Rodríguez como conditio de recreo, retiro mis objeciones a la movilización conción necesaria y suficiente de su victoria en la guerra vocada por el Foro Ermua. A tapar la calle y que no pase que pondría fin a todas las guerras. nadie. Lo malo es que ETA, aunque también concibe la polí- -Dice usted que mientras haya terrorismo no habrá diálogo, pero ¿con ETA o con la oposición?