Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 20 de Enero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.275. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany INFORMATIVOS AGAN ustedes zapping y hallarán, circulando por las ondas, noticiarios, noticieros o noticiosos dotados de un entrañable espíritu docente. Programas de información en que los locutores, o locutoras, tienen para con sus fieles espectadores la deferencia de seleccionar cuidadosamente las noticias, así como las declaraciones e imágenes que las ilustran, de forma que no quede ni una brizna de paja entre los granos. Sólo nos cuentan su verdad esencial, aliñada de gestos y visajes, y con sus estrambotes o apostillas. Lo último en doctrina informativa es darte la noticia ya pelada y cortada. La secuencia es muy simple. Primero, te resumen lo candente del día. Luego, lo que el Gobierno ha decidido. O piensa decidir, si es que le dejan. Seguidamente, la reacción airada, desleal, indecente y vengativa, de cierta oposición. Rictus del locutor: ¡qué canallada! Por si el gesto no fuera suficiente, frases de indignación explicativa: como si ellos no hubieran... a quién creerán que engañan... y ahora salen con ésas... Y, de cierre, eso mismo, pero dicho por boca de quien manda. También las entrevistas van en este sentido. Unos entrevistados se encuentran como en casa, y otros como en la guerra. Los entrevistadores, más que hacerles preguntas, los someten a juicio y veredicto. ¡No se pierdan sus caras! Propias de periodistas imparciales que simplemente asienten o sonríen cuando se les responde con franqueza, razón, convencimiento o valentía, pero muy noblemente desaprueban la insidia, la mentira o la arrogancia. A lo mejor son tres, pero parecen cuatro. Y cunden como seis, o como ciento. También Dios hizo el mundo por jornadas y descansó en la noche de su sexta. H Randy Foye, con el 4 de los Wolves, lucha por el balón ante Hunter, de los Pistons, en un partido de la NBA REUTERS Vivir con el cuerpo al revés Pone el corazón en el juego, aunque lo tenga a la derecha del pecho. Randy Foye, base de los Minnesota Timberwolves, padece situs inversus Tiene los órganos internos al lado contrario del normal MIGUEL ÁNGEL BARBERO con éxito. Sus números con los Minnesota Timberwolves (19,5 minutos, 8,4 puntos, 2,2 rebotes y 2,2 asistencias) le han valido el premio de mejor debutante del Oeste, aunque si ha salido del anonimato no ha sido sólo por sus logros deportivos. A la mejor liga de baloncesto del mundo acceden unos quinientos deportistas cada año; sin embargo, su peculiaridad radica en padecer situs inversus una extraña alteración física que hace que sus órganos internos estén cambiados de sitio. Una peculiaridad que le descubrieron cuando tenía siete años y, a causa de una neumonía, tuvo que ser ingresado en un hospital. Su corazón está a la derecha; su hígado, a la izquierda; y el estómago, al revés... es decir, un auténtico jaleo. Una de cada 10.000 personas sufren esta anomalía, que no supone ningún riesgo para su salud, aunque sí deben tener la precaución de llevar una señal de aviso consigo porque en caso de accidente, lógicamente, cualquier sanitario iría a curarles al lado equivocado. A pesar de tener una estupenda carrera universitaria en Vilanova (fue designado el mejor baloncestista del año en su división) la noche del draft no las tenía todas consigo. Dudaba de si su peculiaridad le cerraría las puertas de su sueño. Pero no fue así. Salió elegido con el número siete y, aunque esa noche se cruzó el país virtualmente en dos horas porque sus derechos fueron traspasados de los Boston Celtics a los Portland Trail Blazers y luego a Minneápolis, ya se ha asentado definitivamente en los Wolves. Como los toreros de antaño, lo primero que ha hecho al tocar el dinero ha sido comprarse un Mercedes. Y olvidar así su rudo pasado: su padre murió cuando él tenía tres años, su madre les abandonó a él y a su hermano y, hace cuatro años, éste fue tiroteado, aunque sobrevivió al ataque. Por eso ahora quiere vivir su vida al máximo. Y triunfar en lo suyo. Su ídolo es Dwayne Wade y confía en integrarse en esa nueva hornada de bases- escoltas que encabezan el MVP, Gilbert Arenas, o Ben Gordon. Y también que el público le siga por sus condiciones baloncestísticas y no por sus peculiaridades físicas. N o ha tenido una vida fácil, pero ahora es un triunfador en todos los sentidos. Randy Foye disfruta de sus primeros meses como jugador de la NBA y trata de olvidar los sinsabores pasados, que han sido muchos. Y, sobre todo, quiere dejar de lado los fantasmas médicos que siempre le han perseguido: ha demostrado que puede hacer una vida más que normal a pesar de tener sus órganos alterados. Randy ha debutado este año al máximo nivel profesional y lo está haciendo