Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Infusiones, decocciones, píldoras... Las armas son muy variadas A grandes males, grandes remedios de la Madre Naturaleza Enfermedades reumáticas: Raíz del harpagofito, uña de gato y ortiga. La raíz del harpagofito, del sur de África, reduce el dolor y la inflamación con eficacia similar a la de los antiinflamatorios y con menos efectos secundarios. Inhibe la producción de citoquinas que intervienen en la inflamación, señala la profesora Ortega. La dosis eficaz es de 50 mg. al día durante un periodo superior a cuatro semanas. Se ha observado que reduce el dolor lumbar de origen desconocido y el dolor osteoartrítico de rodilla y cadera. La Uncaria tomentosa (llamada uña de gato) también ha demostrado su eficacia ante el reuma, las lumbalgias etc. De la Amazonia peruana, presenta gran capacidad antiinflamatoria e inmunoestimulante según Concha Navarro. Más conocida es la ortiga. Pacientes tratados con preparados de ortiga experimentan una mejoría en su sintomatología superior al 50 por ciento, según estudios. Otras plantas con actividad en el aparato locomotor son el sauce (de su corteza se extrae el ácido acetilsalicílico) la ulmaria, el grosellero negro y el árnica (de uso tópico) Menopausia y enfermedades cardiovasculares: Soja. Para las cerca de 3 millones de españolas que padecen trastornos asociados a la menopausia la soja es el tratamiento natural más eficaz, según el doctor Palacios, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. Reduce entre un 30 y un 50 los sofocos que padecen las mujeres en edad climatérica, con una frecuencia de efectos secundarios prácticamente inexistente Ello se atribuye a sus isoflavonas, señala la profesora Navarro, cuya estructura química les permite actuar en los mismos lugares que algunas hormonas femeninas, supliendo en parte el papel de los estrógenos, cuya disminución puede provocar la aparición de sofocos, sudoraciones, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis También actúa sobre el colesterol y reduce las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de muerte en la mujer, indica el doctor Palacios. Y, según el doctor Estanislao Beltrán, del Servicio de Ginecología del Hospital Clínico de Granada podría proteger el hueso. La administración de extracto de soja a un grupo de mujeres menopausicas durante 24 meses aumentó la densidad mineral ósea medida por densitometría en la columna lumbar Gripe, faringitis, bronquitis: Equinácea y propóleo. Los adultos sufren de dos a cuatro episodios catarrales al año, cifra que puede duplicarse en la población infantil. En dos de cada tres casos, el proceso tiene un origen vírico y sólo puede tratarse controlando los síntomas. El uso de antibióticos- -derivado en gran parte de la automedicación- -es, para el presidente de la Sociedad Española de Quimioterapia, el profesor García Rodríguez, peligroso, costoso e ineficaz ya que además de no tratar la enfermedad, porque los antibióticos se dirigen específicamente hacia las bacterias, se incrementa aún más el proceso ya de por sí preocupante, de las resistencias bacterianas La equinácea, originaria de América del Norte, acorta la duración y severidad de resfriados y otras infecciones del aparato respiratorio, sobre todo administrada en los inicios del proceso infeccioso concreta la Teresa Ortega. Esta característica inmunoestimulante la hace especialmente indicada para quienes tienen el sistema inmune debilitado, como las personas mayores, o tienen recurrentes afecciones respiratorias a lo largo del invierno. El propóleo es un antimicrobiano inmunoestimulante, antioxidante, antifúngico, antiviral y antiparasitario. Procede del própolis, una sustancia elaborada por las abejas a partir de resinas de árboles para proteger su colmena de infecciones. Se ha observado que actúa frente a Staphylococcus aureus, germen habitual en las infecciones respiratorias, y frente a un amplio espectro de bacterias, virus y hongos. Potencia la acción de antibióticos tradicionales, como la penicilina. Otras plantas activas en el aparato respiratorio son el eucalipto (para el asma, bronquitis, rinitis, faringitis, amigdalitis, traqueitis y gripe) el tomillo (para la tos irritativa y antiespasmódica, laringitis, bronquitis, asma enfisema y gripe) el marrubio (tos improductiva, catarros) el llantén (bronquitis) el gordolobo (afecciones respiratorias de vías altas y bajas) las yemas de pino o el romero. Los médicos reclaman una venta controlada de las plantas medicinales péuticos. Y, por su condición de medicamentos- -pueden interaccionar con ciertos fármacos de síntesis- -no debemos olvidarnos de incluirlos. Y, al final, la pregunta obligada. ¿La fitoterapia cura? A lo que el doctor Bernad responde que no cura, pero ayuda a controlar los síntomas Se utiliza mucho como coadyuvante, como complemento de un tratamiento farmacológico fuerte con la intención de mejorar los síntomas y de ese modo el paciente necesite tomar menos medicación. En el caso de una artrosis, los dolores articulares se calman con analgésicos pero con las plantas medicinales podemos reducir el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente puntualiza.