Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA SÁBADO 20 s 1 s 2007 ABC RELIGIÓN Los obispos reivindican el papel de los cristianos en Tierra Santa J. B. MADRID. La Conferencia Episcopal Española, a través de su enviado, el obispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan Enric Vives, ha hecho suyo el comunicado suscrito por los Obispos de las Conferencias Episcopales de Europa y Norteamérica, reunidos esta semana en Jerusalén con el objetivo de apoyar a la Iglesia en Tierra Santa. En la nota, el conjunto de obispos reivindica el compromiso de los católicos a caminar con la Iglesia local y sus obispos, mientras que apoya la búsqueda para una paz justa Con el título de Rompiendo el círculo del miedo, la cólera y la desesperación los prelados asistentes han expresado que la presencia cristiana es una influencia de moderación y es esencial para la consecución de paz al tiempo que muestran cómo los cristianos de Tierra Santa, pese a ser minoría, suponen una parte integral de la gente de Israel y los territorios palestinos y deben ser ayuda y soporte para un futuro de paz y fraternidad Por ello, afirma el comunicado sus derechos se deben garantizar con el reconocimiento de la igualdad y de una mejor seguridad, junto con las derechos religiosos reconocidos por ley Los obispos pidieron a los israelíes que se termine con el tratamiento humillante en las fronteras y los puntos de control y constataron que los palestinos necesitan libertad de movimiento de modo que puedan trabajar, visitar a los miembros de su familia, obtener tratamientos médicos y acceder a la educación La Iglesia alerta del laicismo integrista que pretende prohibir la religión Sebastián advierte que, por primera vez en España, la mayoría de los jóvenes se declaran no creyentes y sólo el 40 de los españoles se consideran cristianos J. BASTANTE MADRID. Cuando todavía no se ha apagado la polémica suscitada por los intentos del Gobierno socialista de reducir lo religioso al ámbito de lo privado, que se plasmó en la redacción de un manifiesto por el laicismo con motivo del Día de la Constitución y en sucesivos escándalos en diversos colegios estas Navidades, varios obispos han vuelto a denunciar la ignorancia religiosa del Ejecutivo socialista y la existencia de un laicismo intolerante e integrista que pretende prohibir las manifestaciones públicas de la religión Esta última expresión pertenece a la pastoral del arzobispo de Valencia, Agustín GarcíaGasco. En la misma, el prelado defendió el respeto a la libertad religiosa de los creyentes como uno de los bienes básicos del ser humano manifestaciones públicas de la religión a la vez que advirtió acerca de la grave falta de paz que hay en el mundo cuando los cristianos o los seguidores de otras religiones encuentran dificultades para profesar pública y libremente sus convicciones religiosas Sobre esta misma tesis abundó el obispo de Jerez, Juan del Río, quien afirmó que para algunos poderes, y España no es una excepción la democracia únicamente será adulta cuando el catolicismo pierda su implantación sociológica, porque así lo exige su ingeniería social por encima de la realidad ciudadana Para el prelado, detrás de estas iniciativas se esconden enmascarados nacional- laicismos totalitarios y nihilistas Al tiempo, Del Río denunció ciertos estudios sociológicos, espléndidamente subvencionados y fuertemente manipulados cuyo objetivo es poner en evidencia lo mal que les va a los católicos en la modernidad Por su parte, el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, mostró su pesimismo ante el hecho de que pese a que más de un 80 de los españoles son bautizados, no más de un 40 se declaran cristianos Para Sebastián, resulta Escarnio cultural sistemático A la vez, lamentó cómo países democráticos que parecían haber consolidado el respeto a la libertad de las personas están alimentando un escarnio cultural sistemático respecto a las creencias religiosas En opinión del prelado, existe un laicismo intolerante e integrista que pretende prohibir las Fernando Sebastián, arzobispo de Pamplona FABIÁN SIMÓN Del Río habla de la manipulación para poner en evidencia lo mal que les va a los católicos hoy día especialmente alarmante cómo por primera vez en España, desde hace muchos siglos, la mayoría de los jóvenes se declaran no creyentes lo que, en su opinión, obliga a la Iglesia a pensar seriamente en el papel de la familia en la transmisión de la fe LA MISIÓN Jesús Higueras CONSTRUIR LA UNIDAD C uando hablamos de la unidad de los cristianos podemos caer en el pesimismo de pensar que es algo tan irrealizable que nunca lo llegaremos a ver nosotros en la Tierra. Sin embargo, Juan Pablo II soñó con la unidad y provocó la unidad a través de sus encuentros ecuménicos con los Patriarcas. También Benedicto XVI ha tomado como prioridad en su pontificado querer provocar la unidad entre los que creemos en Cristo. Así, el último viaje a Turquía ha sido una demostración de cómo el Papa por encima de los pesimismos, de las amenazas y de las interpretaciones torticeras, ha querido encontrarse con cristianos no católicos para tender puentes, conversar y descubrir que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. El mandato de la unidad no afecta solamente a aquellos que gobiernan la Iglesia. Todos somos constructores de la unidad y debemos provocar con nuestra conducta diaria que aquellos que creemos en Cristo podamos algún día participar del mismo Pan y del mismo Cáliz. Tenemos que ser conscientes que creemos en el mismo Dios, que escuchamos el mismo Evangelio y que todos somos hijos del mismo Dios. Construir la unidad no supone hacer un refrito de unas enseñanzas con otras, sino que significa buscar con sinceridad la verdad revelada y, a la vez, tener la humildad de poder reconocer posibles errores de conducta que se han podido cometer en el pasado, porque es el pecado y no la doctrina lo que ha provocado la desunión de los cristianos; porque, en fin, han sido posturas de soberbia o de afán de protagonismo las que han hecho que la Iglesia única de Cristo se divida. Tenemos que estar convencidos de que desde la humildad y la escucha sincera, se puede construir la verdadera unidad. Esto lo podemos hacer también en la iglesia doméstica, que es la familia, en la iglesia local que es la parroquia o en la iglesia diocesana. Cristo nos encomienda a todos que seamos uno, que hagamos de nuestra vida un reflejo de lo que sucede en la Trinidad, que siendo un único Dios existen tres personas en completa unidad de naturaleza. Seamos conscientes de que éste es el momento en que va a existir y se va a dar la unidad, es muy fácil y es muy posible que lo veamos pronto, porque es el Espíritu Santo el que puede gobernar las mentes y los corazones de los creyentes que cada día tenemos que apostar por la unidad.