Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19- -1- -2007 La industria aumenta de forma deliberada los niveles de nicotina en el tabaco 83 Zonas de refugio en torno a las plantas transgénicas para que sus parásitos naturales mantengan un nicho ecológico y no desaparezcan RECOMENDACIONES DE LA COMISIÓN EUROPEA PARA LA COEXISTENCIA DE CULTIVOS TRANSGÉNICOS Y CONVENCIONALES Paquetes con semillas convenientemente etiquetados Limpieza de la maquinaria para la cosecha, antes y después de ésta Manejo cuidadoso de las semillas para evitar mezclas accidentales Asegurar la separación física de las plantas modificadas y las convencionales desde la recogida hasta la llegada al punto de venta la Unión Europea han mostrado muchos países- -que llevó en 1998 a adoptar una moratoria que finalizó en 2004, y a que el Protocolo de Bioseguridad, aprobado en 2000 y que regula el comercio internacional de OGM, introdujera el derecho de todo país a vetar las importaciones de estos productos- -explican en buena medida que los otros cinco países de la Unión con cultivos transgénicos sumen entre todos poco más de 8.500 hectáreas. Si bien es cierto que esta modesta cifra supone quintuplicar las 1.500 hectáreas de 2005. Cataluña y Aragón plantan ocho de cada diez hectáreas de maíz modificado A. A. L. MADRID. En España sólo se cultiva para su comercialización el maíz Bt, resistente a la dañina plaga del taladro, un insecto que puede producir hasta un 15 por ciento de pérdidas en las cosechas en ciertas zonas en las que es muy persistente (hasta un 30 por ciento en los casos más graves) como el valle del Ebro. La resistencia se la da un gen de una bacteria del suelo (Bacillus thuringiensis) Pero además del maíz, existen cultivos para investigar de arroz, cítricos o tomates, por ejemplo. De las 53.667 hectáreas cultivadas con maíz transgénico en 2006, que nos sitúan en el primer lugar de la Unión Europea y entre los 14 mega- productores del mundo, más de un 80 por ciento se cultivan en Aragón y Cataluña, precisamente las dos comunidades con mayor incidencia de ataques de taladro. En Cataluña se cultivaron 20.365 hectáreas de maíz Bt, lo que supone un 53 por ciento del cultivo total de maíz en esa región, mientras que en Aragón ese porcentaje es de un 42,5, con 23.734 hectáreas de maíz transgénico. Rechazo de ecologistas Así las cosas, y aunque desde las empresas de biotecnología se prevé que el crecimiento de los cultivos transgénicos se acelere en los próximos años y en 2015 duplique las cifras actuales tanto de hectáreas como de agricultores, el informe de Amigos de la Tierra pone de manifiesto que tras diez años de cultivo, los transgénicos ocupan sólo una pequeña porción de las tierras cultivables a escala mundial Asimismo, y frente a la idea de un mayor rendimiento de los cultivos transgénicos sobre los convencionales, esta organización responde con estudios científicos que no revelan un mayor rendimiento de estas plantaciones, sino equivalente o incluso inferior. En cuanto a la opinión de los consumidores, y a pesar de que hay obligación de un etiquetado que advierta de la modificación genética, Amigos de la Tierra insiste en que es un tema que preocupa mucho. En el caso de los españoles es lo que más les preocupa en cuestiones relacionadas con la alimentación, junto con los nuevos virus contra la gripe aviar. Un cultivo de maíz transgénico localizado en Aranjuez reunidos a través del foro de discusión Tribuna de Biotecnología. La medida más criticada, y una de las más importantes, es la que fija las llamadas distancias de aislamiento, que evitarían el riesgo de contaminación entre los distintos cultivos. El borrador de Agricultura recoge unas distancias de separación de 220 metros. Sin embargo, para estos científicos, que firmaron un manifiesto en este sentido el pasado mes de noviembre, estas distancias son arbitrarias y no están justificadas científicamente El manifiesto recoge que con una distancia de seguridad de 25 metros se puede asegurar la competitividad de la agricultura española en todas sus modalidades tal y como adeás recogía el informe de la Comisión Nacional de Biovigilancia encargado por el propio Ministerio de Agricultura. Frente a la postura conservadora de este departamento, los científicos argumentan que no se ha producido ningún litigio a consecuencia de GONZALO CRUZ Distancias de seguridad A pesar del auge que desde 1998 han sufrido estos cultivos, lo cierto es que en España aún no existe normativa para regular la coexistencia de cultivos modificados genéticamente con los convencionales y ecológicos. Según las previsiones del Ministerio de Agricultura, la regulación podría estar lista este mismo año. Pero hasta el momento, lo que se conoce del borrador del proyecto de Real Decreto ha desatado las críticas de la comunidad científica, El informe completo: http: www. isaaa. org España no cuenta aún con una norma de coexistencia de cultivos transgénicos y convencionales la polinización cruzada durante los diez años de cultivo de maíz transgénico en España, gracias a las buenas prácticas promovidas por los propios agricultores Aunque no existe esa norma de coexistencia, el Ministerio de Medio Ambiente ha introducido en el proyecto de Ley de Responsabilidad Ambiental que los responsables del cultivo, transporte y comercialización de organismos modificados genéticamente cuenten con un seguro que cubra los riesgos ambientales que puedan derivarse de la actividad. Más información sobre transgénicos: http: www. antama. net ABC Fernando Rubio