Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 AGENDA Necrológicas- -Esquelas VIERNES 19 s 1 s 2007 ABC Art Buchwald s Periodista Entrañable columnista del absurdo Conoció el teatro del absurdo y lo usó para, por ejemplo, ir a la caza de baños turcos en Turquía, o pasear en limusina por países del Este Anna Grau (Nueva York) El martes 17 de enero moría a la edad de 81 años Art Buchwald, columnista y humorista norteamericano que, en sus momentos de mayor gloria, llegó a firmar en 500 periódicos de los Estados Unidos y centenares más en Europa. Buchwald llevaba casi un año aplicado a la tarea de morirse a su manera. En febrero del 2006 sus riñones empezaron a fallar y comenzó un largo proceso durante el cual se le amputó una pierna. Pero él renunció a la diálisis. Su cuerpo le premió resistiendo bastante más de lo previsto. El verano pasado consiguió salir del hospital y volver a su casa de Martha s Vineyard, donde fue vecino- -y sin embargo amigo- -del también recientemente fallecido William Styron. Bill y yo teníamos depresión al mismo tiempo, o sea que dábamos paseos juntos para consolarnos mutuamente solía bromear Buchwald. El uso del humor como arma contra el dolor le venía desde la Art Buchwald, conocido escritor de sátiras sociales y políticas sobre la vida en Washington EFE infancia. Nacido en el barrio neoyorquino de Queens, cuarto hijo- -y el único varón- -de padres inmigrantes, austríaco él, húngara ella, Arthur prácti- camente no conoció a su madre. Inmediatamente después de nacer él fue ingresada en un sanatorio mental, donde durante años se prohibió que el niño la visitara. Cuando tuvo la opción, ya de adulto, rechazó hacerlo porque prefería a la madre que me había inventado El negocio de su padre quebró durante la Depresión y tuvo que internar temporalmente a sus hijos en hogares de beneficencia. Tras un período de reunificación familiar en Queens, un jovencísimo Arthur se alista en el cuerpo de marines, mintiendo sobre su edad. Sirve tres años en el Pacífico y se licencia como sargento. El siguiente gran hito de su carrera vital es París, a donde acude siguiendo la estela de Ernest Hemingway. Allí escribió una columna mítica, explicando a los franceses qué es el Día de Acción de Gracias americano, conoció el teatro del absurdo y lo usó para, por ejemplo, ir a la caza de baños turcos en Turquía, o pasear en limusina por países del Este para mostrar a sus habitantes cómo es un verdadero plutócrata En los años sesenta, ya famoso y de vuelta en los Estados Unidos, escribió que el país estaba a punto de quedarse casi sin comunistas, y que muy pronto no habría otros, que agentes del FBI infiltrados en el partido. Ganador de un Pulitzer, se convirtió en la estrella de The Washington Post. Hace sólo unos meses acabó de escribir un libro elocuentemente titulado Demasiado pronto para decir adiós, donde figuraban los mejores panegíricos ya escritos por amigos y allegados. José Augusto de Vega Ruiz s Magistrado Un apasionado hasta el final Olvera (Cádiz) y Fregenal de la Sierra (Badajoz) Posteriormente fue magistrado en Huelva y Sevilla antes de ser nombrado presidente de la Audiencia Territorial (el actual Tribunal Superior de Justicia) de Canarias, donde su fallecimiento ha causado un hondo pesar. Tras su paso por el archipiélago llega a Madrid, primero para ocupar plaza de magistrado en el Tribunal Supremo y después de vocal en el Consejo General del Poder Judicial. Finalmente fue nombrado presidente de la Sala Segunda del Supremo, labor que afrontó con valentía y determinación pese a los juicios a los que se tuvo que enfrentar hace una década. Ha dejado además decenas de libros con los que ha extendido su magisterio sobre materias como violencia de género o libertad de expresión y juicios paralelos. También es autor de una biblioteca jurídica de bolsillo. Pasó sus últimos años, ya jubilado, en la capital onubense donde la pasión por el trabajo y el descubrimiento de Internet le permitieron seguir en contacto con su profesión casi hasta sus últimos días. Y todo sin olvidar el pilar fundamental que para él siempre fueron su esposa, sus hijos y, como ayer recordaban algunas de sus hijas, el Real Madrid. MIGUEL BERROCAL I José Augusto de Vega Ruiz, que fue presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Luis de Vega (Rabat) El pasado miércoles falleció en Huelva a los 79 años el magistrado José Augusto de Vega Ruiz, conocido, entre otros méritos profesionales, por haber sido presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo durante los años en los que se juzgó y encarceló a la Mesa Nacional de Herri Batasuna o el caso Filesa sobre la financiación irregular del PSOE. José Augusto de Vega nació en Cáceres pero se trasladó a la edad de diez años a la capital onubense, tierra a la que ha permanecido vinculado siempre. Cursó sus estudios de Derecho en la Universidad de Sevilla y poco después comenzó un largo periplo como juez en ESQUELAS DOÑA CONSOLACIÓN RUIZ LASECA VIUDA DE ÁNGEL DE MARCO MORALES DON JOSÉ DELGADO MAURELO FALLECIÓ EN MADRID DON FERNANDO LEÓN SUSIN FALLECIÓ EN MADRID FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 17 DE ENERO DE 2007 a los sesenta y seis años de edad EL DÍA 13 DE ENERO DE 2007 D. E. P Sus hijos, Carmen, Ángel, Antonio y Paloma; nietos, hermana, sobrinos, amigos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El funeral tendrá lugar el lunes, día 22 de enero, a las veinte quince horas, en la iglesia San Dámaso (calle Mauricio Legendre, 10) Madrid. (1) EL DÍA 18 DE ENERO DE 2007 a los ochenta y siete años de edad D. E. P Su esposa, Luzdivina; hijos, Christian y Jonathan; padres políticos, hermanos, sobrinos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El entierro tendrá lugar hoy viernes, día 19 de enero, a las once cuarenta horas, desde el tanatorio de la M- 30 (sala 7) al cementerio de La Almudena. (1) D. E. P Su esposa, Isabel; hijos, Isabel, María del Carmen y Fernando; nietos y familia RUEGAN una oración por su alma. El entierro tendrá lugar el día 19 de enero, a las once treinta horas, desde el tanatorio de la M- 30 (sala 26) al crematorio de La Almudena. (1)