Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID VIERNES 19 s 1 s 2007 ABC Cientos de jóvenes se concentraron frente a la Facultad de Filosofía y Letras de la Autónoma en defensa de la despenalización del consumo de cannabis San canuto arrasa la Autónoma La Autónoma había manifestado su absoluto rechazo a la tradicional concentración en honor del santo del cannabis No sirvió de nada. Cientos de estudiantes volvieron a rendir ayer, como cada 18 de enero, su particular homenaje a los porros y el alcohol POR CRISTINA ALONSO FOTO VÍCTOR INCHAUSTI MADRID. Con un porro en una mano y un kalimocho en la otra. Así honraron ayer cientos de personas en la Universidad Autónoma a San canuto De poco sirvieron las medidas de seguridad que el centro había desplegado para que la celebración no interfiriera en el correcto desarrollo de la actividad académica. A pesar de los esfuerzos, el festejo volvió a convertirse en un macrobotellón: bolsas de supermercado en sustitución de mochilas, botellas ocultas entre los apuntes, saquitos de maría o chocolate en el bolsillo del pantalón, pequeños aparatos de música, percusionistas, juegos de malabares... Esto es insoportable y me llena de indignación. Ésta es la sociedad de la opulencia, perturbar la vida de los demás y no respetar a nadie, ¿qué imagen estamos dando de la Universidad? manifestaba, muy enfadada, Ana, profesora de Lingüística Inglesa. Cabreada no, pero sí desconcertada, se sentía Angelina, canadiense que salía de la biblioteca de Económicas con varios libros bajo el brazo. A esta joven le resultaba muy extraño Estamos todos de exámenes y les da igual, ellos están de fiesta con bebida y más cosas. Si me lo cuentan no me lo creo. Aquí la gente pasa, le da igual todo Crestas. Cabezas rapadas. Pantalones de campana. De pitillo. Taconazos. Deportivas. San canuto y su ritual lograron ayer reunir a punkies, grunges, hippies, mod o siniestros bajo los árboles del campus de la Autónoma. Aquí estamos todos de buen rollo, es una fiesta pacífica. No hacemos nada que otros no hayan hecho antes que nosotros comentaba un joven que rendía su particular homenaje al santo del cannabis mezclando 5 litros de vino con 8 de coca cola. Entre la copiosidad de bebida y humo, también había infieles de San canuto Ese no es mi santo confesaba, malhumorado, un estudiante de Económicas que se disponía a entrar a una clase. Lo que me irrita es que, cuando organizas cualquier evento cultural, te quedas solo, nadie se apunta y es un fiasco. Ahora, eso sí, se hace algo relacionado con la droga y se viene todo Madrid explicaba el estudiante, que se quedaba corto. He venido desde Cuenca para conocer la fiesta. Dos amigas me enseñaron fotos de la del año pasado y quería conocerla decía una adolescente que, junto a una compañera, buscaba entre el gentío algún camello Es que el chaval que nos lo suele dar nos ha vendido comentaban. Tres jardineros, rastrillo en mano, buscaban en la unión su único consuelo. Tenemos que esperar que se vayan para trabajar. Lo dejan todo perdido, no lo queremos ni imaginar explicaba uno. Hacia la una del mediodía, una colmena humana salía de la estación de Cercanías de Cantoblanco en dirección al epicentro de San canuto Tres chicos iban cargados con seis bolsas: tres botellas de vodka, varios tetrabriks de vino, una de ron y varios refrescos. En el bolsillo de la cazadora de uno de ellos, la bolsita de costo. ¿Y la comida? les preguntaba un chaval que les esperaba sentado en un cartón. Los jóvenes, pasmados: ¿Comida? ¿Para qué? ABC. es La pregunta del día: ¿Cree que el Rectorado debería haber impedido esta concentración? Opine en abc. es madrid