Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 s 1 s 2007 ESPAÑA 27 Un hombre detenido por el asesinato brutal de un médico español en Oslo Se trata de un amigo íntimo de la víctima que pasó el fin de semana con él CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Noruega entera sigue apasionada lo que la Policía denomina Bermudez sak (El caso Bermudez) Se trata de un extraña y sanguinaria historia que comenzó el pasado viernes con la desaparición del español Joaquín Leal Bermudez, de 49 años, un médico muy querido y respetado según todos los medios de información, jefe de servicio en el Radiumjospitalet, el Hospital de Radiología de Oslo. Dado que desde ese día y una vez pasado el fin de semana este doctor, siempre cumplidor según sus colegas, siguió sin ir a su puesto de trabajo, la Policía entró en el piso que ocupaba en el centro de la capital donde hallaron rastros muy evidentes de que allí se había cometido un crimen. Horas más tarde hallaron el coche del galeno lleno de sangre La teoría de Finn Abramsson, inspector en jefe de la Brigada Criminal de Oslo, es que el español fue asesinado brutalmente en su propio domicilio y que el criminal, para deshacerse del cuerpo (posiblemente mutilado) lo metió en el coche del muerto para tirarlo en algún sitio discreto. Agentes noruegos buscan el cadáver del médico español (en el recuadro) asesinado en Oslo 90. Juntos pasaron las Navidades y el fin de semana. Ayer el inspector Abramsson convocó una rueda de prensa en la que comunicó que habían detenido a un sospechoso del crimen. Empezó diciendo que nunca ha ocurrido arrestar a nadie sin haber encontrado el cadáver, pero que deducían de los restos que observaron en la vivienda del desaparecido que éste había sido víctima de un brutal asesinato. La detención tuvo lugar en la mañana del miércoles en la carretera E 18, a unos 90 kilómetros Oslo. El sospechoso es un individuo de 37 años, vecino de Trondheim, que estaba en Oslo desde el pasado viernes. El móvil del crimen podría ser pasional aunque el inspector quiso dejar claro que no se ha confirmado que la amistad entre ambos varones fuera sentimental. Según parece el detenido, ebrio en el momento de ser arresta- AP Restos reveladores Tras interrogatorios a los vecinos (que oyeron fuertes disputas y golpes el domingo) pudo saberse que Leal Bermúdez, que era homosexual, tenía un amigo desde la década de los do, ha negado ser el autor del delito y su estado no permitió interrogatorio alguno. No obstante las pruebas son tan definitivas que ha pasado a prisión preventiva. Joaquín Leal Bermúdez, una persona educada y amable, vivía sólo con su perro, un labrador rubio. Frecuentaba clubs y bares donde se reúnen homosexuales y tenía su propia página de contactos en Internet.