Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La estrategia antiterrorista s Las secuelas del atentado VIERNES 19 s 1 s 2007 ABC El PSOE reconoce que el debate sobre ETA les hace daño y erosiona a Zapatero Los socialistas quieren vetar en el Parlamento las iniciativas del PP sobre el terrorismo, para enfriar la situación M. C. MADRID. Los socialistas tardaron apenas tres horas el miércoles en hablar con el resto de los grupos parlamentarios y unirlos a todos contra el PP, para impedir así que se debatan en el Congreso las cinco proposiciones no de ley que había propuesto Mariano Rajoy en materia de terrorismo. Detrás de la rápida reacción del PSOE se esconde un intento por sacar del Parlamento el debate sobre la lucha antiterrorista, y enfriar de ese modo un problema que está desgastando a José Luis Rodríguez Zapatero a pasos acelerados, según han reconocido fuentes de la dirección socialista. El pasado 20 de septiembre, el PSOE promovió otro pacto similar en el Congreso con el resto de los grupos para impedir todo intento del PP de contaminar el Parlamento introduciendo en el debate sus sospechas sobre la investigación del 11- M. Ahora, los socialistas se disponen a vetar los debates que proponga el PP sobre ETA, aunque no podrán impedir que este asunto se cuele en forma de preguntas al Gobierno. El PP dio un giro a su estrategia parlamentaria a partir de octubre. A la vuelta del verano, el Grupo Popular estrenó el periodo de sesiones con una interpelación urgente sobre el esclarecimiento de la verdad de los atentados del 11- M Su fijación por el 11- M, que recibió críticas incluso dentro de su propio partido, dio paso durante el otoño a otra estrategia centrada en pedir explicaciones al Gobierno de Zapatero por la negociación que estaba llevando a cabo con ETA. El 4 de octubre, Rajoy marcaba el rumbo de la oposición en el Congreso con esta pregunta dirigida a Zapatero: ¿Qué tiene que decir el presidente del Gobierno ante la investigación judicial abierta por un posible chivatazo a la red de extorsión de ETA? En el mismo mes, Rajoy volvió a preguntar a Zapatero sobre ETA, en concreto sobre la rebaja de penas al terrorista De Juana Chaos. La siguiente pregunta oral del líder de la oposición en un Pleno de control estuvo centrada, de nuevo, en el proceso de negociación con ETA: ¿Considera el presidente del Gobierno que los jueces dificultan el llamado proceso de paz Y aún tuvo una cuestión más, respecto a la interpretación de la ley que estaba haciendo la Fiscalía en los juicios abiertos contra etarras. El secretario general del PP, Ángel Acebes, completaba la oposición dirigida por Rajoy con más preguntas sobre la banda terrorista. Rubalcaba acompañado por Antonio Camacho y el comisario Eugenio Pereiro, director del CNCA EFE La credibilidad del presidente Los socialistas reconocen que la estrategia del PP de llevar al Parlamento el proceso de negociación con ETA les ha hecho daño y estaba erosionando la credibilidad de Zapatero, al obligar al Ejecutivo a dar explicaciones casi todas las semanas de la política que estaba llevando a cabo, al mismo tiempo que saltaban las noticias sobre la escalada de violencia callejera en el País Vasco y Navarra, el rearme de la banda terrorista, el robo de 350 armas cortas en Francia, la aparición de un zulo en Amorebieta y la extorsión de empresarios. Cuando conocieron la propuesta de Rajoy el pasado miércoles para llevar cinco iniciativas al Congreso, los socialistas temieron que el debate se enconara y Zapatero saliera aún más perjudicado, en un momento en que el PSOE quiere enfriar al máximo el asunto para buscar la unidad, según las mismas fuentes. El veto del PSOE recuerda al Pacto del Tinell, el programa del Gobierno catalán de 2003: Los partidos firmantes del presente acuerdo se comprometen a no establecer ningún acuerdo de gobernabilidad (acuerdo de investidura y acuerdo parlamentario estable) con el PP en el Govern de la Generalitat. Igualmente estas fuerzas se comprometen a impedir la presencia del PP en el gobierno del Estado, y renuncian a establecer pactos de gobierno y pactos parlamentarios estables en las cámaras estatales El Gobierno tenía un plan B y C Rubalcaba responde al ex presidente del Gobierno Felipe González, quien reprochó a Zapatero que sólo trabajara con la hipótesis más optimista en su proceso de negaciación con ETA DOLORES MARTÍNEZ MADRID. El ministro del Interior se escudó en la ironía para encajar la última crítica del ex presidente del Gobierno Felipe González a José Luis Rodríguez Zapatero por no tener preparado un plan B con el que afrontar una situación de crisis como la originada por el fracaso del proceso de negociación a raíz del atentado de ETA en Barajas. El ataque de González mereció por parte de Alfredo Pérez Rubalcaba la siguiente confesión: Siempre leo con interés las opiniones del ex presidente, lo he hecho siempre, lo sigo haciendo y lo seguiré haciendo Pero el ministro fue más allá de estas palabras y, con tono airado, replicó a González que el Gobierno de Zapatero no sólo tenía un plan B sino también uno C Con la entonación dada a estas dos letras, Rubalcaba puso al descubierto que al Gobierno no le había sentado nada bien que González dijera que el presidente ha estado tan convencido de que el proceso podía salir adelante que, probablemente, sólo ha trabajado con una hipótesis Y añadió que en la lucha contra el terrorismo no se puede trabajar con una sola hipótesis. Se debe trabajar con dos, con tres o con cuatro hipótesis Pero no sólo es Felipe González quien censura el optimismo de Rodríguez Zapatero en su proceso negociador con los criminales de ETA. Para el secretario general de Convergencia, Artur Mas, el presidente del Gobierno ha cometido el grave error porque cuando manejas un tema tan peliagudo con interlocutores que cuando se enfadan ponen bombas, no te puedes apuntar sólo a la hipótesis más optimista Además de a las criticas de Gonzaléz, Rubalcaba se refirió al atentado con el que ETA puso fin a su tregua, para confirmar que la banda hizo siete llamadas desde el móvil con el que alertó de la colocación de la furgoneta bomba y que cuatro de ellas fueron al diario Gara pero allí nadie atendió el teléfono. Nueva sede del CNCA Estas declaraciones las realizó el ministro del Interior durante la inauguración de la nueva sede del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) creado en mayo de 2004. En la actualidad está dirigido por el comisario Eugenio Pereiro y en fechas recientes ha puesto en marcha una compleja estructura informática que recogerá todas las investigaciones en curso del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia para que no se dupliquen y evitar la descoordinación entre los diferentes cuerpos. Esta nueva base de datos recibe el nombre de Sistema de Coordinación de Operaciones Antiterroristas (Sicoa) y su ámbito no es sólo interno, sino que también cubre las investigaciones con vínculos fuera de nuestras fronteras. Rubalcaba dijo del CNCA que es un peldaño más en la lucha contra el terrorismo, que le ha tocado construir a este Gobierno sobre el trabajo que otros gobiernos han realizado El ministro del Interior, que inauguró la nueva sede del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, dijo que siempre leo con interés las opiniones del ex presidente