Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 s 1 s 2007 MADRID 49 Una mujer mata a su abuela en Latina metiéndole bolas de papel en la laringe La presunta homicida culpó de lo ocurrido a una hija de la víctima que es deficiente mental s La nieta cuidaba a la anciana, con quien mantenía una buena relación CARLOS HIDALGO MADRID. Agentes del Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han detenido a María Jesús Gallardo Rimbau, española de 33 años, como supuesta autora del asesinato de su abuela, Crescencia Serrano Hernández, de 88. Tenía antecedentes por atentado contra la autoridad. El homicidio se produjo en la vivienda que ambas compartían con otra pariente en el distrito de Latina, tras una discusión familiar. La arrestada ha pasado ya a disposición judicial. Los hechos tuvieron lugar el pasado día 10. Aquella noche, sobre las 00.30, la ahora acusada realizó una llamada al 112 advirtiendo de que su abuela estaba tirada en el dormitorio y en estado inconsciente. Hasta allí fue enviada una dotación del Summa- 112, que confirmó la muerte de Crescencia. Fue entonces cuando se dio aviso a la Policía Nacional. Agentes de la comisaría de Latina acudieron al domicilio, situado en el número 2 de la calle de la Alhambra. El suceso tuvo lugar en el 2 B. Hasta bien entrada la madrugada, los funcionarios policiales permanecieron en el domicilio. Ni ellos ni los sanitarios apreciaron en la primera inspección ocular signos evidentes de violencia. María Jesús dijo, en una primera declaración, que vio cómo se desfallecía su abuela al entrar en la habitación. En el domicilio, además, se encontraba Juana Rimbau Serrano, de 50 años, hija de la finada y tía de la detenida. Esta mujer tiene una deficiencia mental del 75 indicaron las fuentes consultadas. El cadáver de Crescencia fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde le fue practicada la autopsia. El resultado del análisis dio un vuelco al asunto: la mujer, además de los golpes que presentaba en la nariz, el labio inferior, y las zonas temporal y la occipital de la cabeza, tenía bolas de papel en la laringe. Según el forense, fueron estas últimas las que le provocaron la muerte, por asfixia o sofocación según ha trascendido. Los agentes que se hicieron el rumbo de las investigaciones tomaron declaración de nuevo a la nieta, quien, en esta ocasión, culpó de lo ocurrido a su tía disminuida. Dijo que su tía y su abuela habían discutido y que aquella la mató, pero que ella no avisó antes de lo que había ocurrido por miedo. La Policía, entonces, con la ayuda de psiquiatras y familiares, interrogó a Juana. Además, un equipo de la Brigada Científica se presentó en el domicilio donde ocurrieron los hechos y, con la ayuda de luminol, pudo averiguar que restos de sangre habían sido limpiados de la habitación en la que se produjo el homicidio. La propia María Jesús, ya detenida, fue conducida el pasado viernes por los agentes a la vivienda. trabajando con Crescencia. María Jesús se trasladó desde Móstoles, donde residen sus padres. La relación entre víctima y supuesta homicida era muy buena, hasta el punto de que la primera la calificaba como su nieta preferida. La tarde anterior al crimen, la detenida salió del piso, sobre las siete y cuarto, para tomar un poco el aire según explicó. Una hora después, regresó a la vivienda. A las diez de la noche se produjo una primera discusión, por motivos familiares, según la Policía, entre abuela y nieta, que duró unos minutos. Pero, cuando parecía que todo se había calmado, volvieron los gritos. Eran las once y media de la noche. Cuando se hizo de pronto el silencio, Crescencia ya estaba muerta. Habría cumplido 89 años el 19 de abril. Se cuela en una subestación de Fenosa para robar y sufre una descarga eléctrica ABC MADRID. Un hombre de 30 años, vecino de Mejorada del Campo, sufrió la noche del martes una descarga eléctrica después de colarse en una subestación de Unión Fenosa para supuestamente robar, informa Ep. A pesar de lo que se pensó en los primeros momentos del suceso, los hechos no se produjeron a pleno pie de calle ni el hombre cayó desde una farola, sino que se encontraba en un recinto vallado donde, al parecer, se había introducido de manera ilegal. A las 23.30, se personaron allí la Policía Local y la Guardia Civil. El hombre, que tenía quemaduras en el 30 de su cuerpo y diversas fracturas, fue atendido por el Summa, indicó Emergencias 112. Presiones a su tía La mujer habría exigido a su tía que no la delatara e, incluso, le indicó lo que le tenía que decir a la Policía cuando ésta la interrogase, indicaron las fuentes consultadas. La presunta asesina vivía con su abuela y su tía desde hacía un mes y medio, desde que la mujer suramericana que se venía encargando de cuidar a la anciana, con graves problemas de visión, había vuelto a su país de origen tras tres años Los cinco miembros de los ñetas en el banquillo, durante la primera jornada del juicio EFE Me pegaron con botellas y palos dice un latin agredido por los ñetas ABC MADRID. José Fernando T. S. uno de los dos latin kings agredidos por cinco ñetas en septiembre de 2005 a la salida del Metro Sainz de Baranda, manifestó ayer, durante el juicio, que el grupo agresor le rodeó y le pegó con palos, botellas y barras metálicas José Fernando, alias El Flaquito y menor de edad, relató que el día de los hechos se encontraba con Danny Paul M. A. de camino a casa cuando, en las escaleras del Metro, vieron a una manada de personas con pañuelos y gorras que venía en actitud amenazante Nos iban a dar una paliza, así que nos dimos media vuelta y salimos corriendo añadió. Pero los ñetas le alcanzaron y le pegaron con palos, botellas y barras metálicas hasta que Danny le defendió. Entonces, a mí me dejaron en paz y fueron a por él, y desde el suelo vi como le acuchillaban subrayó José Fernando. Danny Paul sufrió nueve heridas de arma blanca. Permaneció cuatro días en el hospital. Su amigo José Fernando, presentaba una herida en el pabellón ventricular derecho y un traumatismo craneoencefálico. Ambos tienen múltiples cicatrices por el cuerpo. Por otra parte, los vigilantes del Metro indicaron que aquella jornada vieron que un grupo de jóvenes que, en actitud agresiva, rodeaba a un chico que estaba tendido en el suelo y sangraba abundantemente No vimos el momento de la agresión, pero sí que llevaban botellas, barras de hierro y cinturones con grandes hebillas de metal. El chico sangraba por la cabeza y por el costado y no podía ni hablar relató uno de los vigilantes. El fiscal pide 16 años para cada imputado por los delitos de homicidio en tentativa, lesiones y asociación ilícita.