Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL JUEVES 18 s 1 s 2007 ABC Un paramilitar dice que ayudó a ganar a Uribe y a Pastrana El ex jefe de las AUC colombianas, que ordenó 336 crímenes, declara al fiscal que presionó para captar votos en 1998 y 2002 A. V. CORRESPONSAL BOGOTÁ. El ex jefe de escuadrones de ultraderecha, Salvatore Mancuso, ha declarado ante la Justicia colombiana haber ordenado el asesinato de al menos 336 personas, intimidado en sus regiones a favor de la elección de los dos últimos presidentes e infiltrado al Ejército, la Policía y la Fiscalía, según la versión escrita que presentó ante un fiscal, en el marco de un proceso por el que recibirá beneficios jurídicos, entre ellos una condena máxima a ocho años de cárcel. Uno de los mandatarios implicados, el actual presidente de Colombia, Álvaro Uribe, salió ayer al paso y afirmó que nunca tuvo reuniones en años anteriores con los jefes paramilitares, que en su caso se habrían producido en 2002 de acuerdo con la declaración de Mancuso. El pronunciamiento de Uribe se conoce después que el desmovilizado jefe paramilitar Mancuso asegurara durante el juicio que las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colmbia (AUC) obligaron a las personas que estaban en sus zonas de influencia a votar por él. Sobre otra de sus acusaciones, de que un fallecido general del Ejército los ayudó en 1997 a cometer una masacre de 15 personas en el departamento de Antioquia, Uribe expresó que si eso es verdad, que se tomen todas las decisiones correspondientes. En su polémica declaración, Mancuso- -un adinerado ganadero del norte del país de ascendencia italiana- -admitió haber ordenado varias masacres, atentados contra sindicalistas, alcaldes, fiscales y miembros de organizaciones de derechos humanos, a quienes acusaba de ser auxiliadores de grupos rebeldes. En el texto de su confesión, publicado parcialmente por medios locales, el ex jefe de las AUC que sus infiltrados en las Fuerzas de Seguridad y la Fiscalía obtuvieron información sobre personas acusadas de ser cercanas a las guerrillas para luego ordenar su asesinato. Frente a esta denuncia, el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, respondió que si un militar, de cualquier grado, en forma personal, decidió colaborar con las AUC, debe responder individualmente ante la justicia por sus hechos, pero no a nombre de la institución Kamikazes voluntarios Pilotos civiles con avionetas realizan incursiones nocturnas en zonas restringidas del espacio aéreo de EE. UU. para facilitar el entrenamiento militar de cazas, helicópteros y baterías de misiles POR P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. La Patrulla Aérea Civil de EE. UU. -una institución de pilotos voluntarios cuyo origen se remonta al comienzo de la Segunda Guerra Mundial- -tiene una larga historia de vuelos de vigilancia y rescate. Pero tras el 11- S, esta organización con 56.000 miembros dedicados a cooperar con autoridades locales y el Pentágono ha encontrado un nuevo tipo de actividad: actuar como señuelos para el entrenamiento militar de los cazas, helicópteros y baterías de misiles en alerta permanente sobre lugares estratégicos como la capital federal o Nueva York. De noche, mientras el resto de sus vecinos y amigos descansan, estos civiles voluntarios- -algunos con experiencia militares, otros acérrimos fanáticos de la aviación- -se dedican a pilotar avionetas Cessna en espacios aéreos restringidos como la zona que en el centro de Washington abarca la Casa Blanca, el Congreso y, al otro lado del río Potomac, la sede del Pentágono. Durante estas incursiones en el papel de potenciales kamikazes estos pilotos son perseguidos por helicópteros de la Guardia Costera, mientras baterías de misiles tierra- aire les siguen puntualmente a la espera de que aviones F- 16 rematen maniobras de interceptación. Paul Gardella, ingeniero informático en su vida más aburrida, explicaba ayer al Washington Post su satisfacción por ayudar al Tío Sam con estas peculiares maniobras aéreas. Acordándose de que durante su tiempo de servicio en la Navy tuvo tiempo para actuar del lado de los buenos. Solamente un pequeño grupo de voluntarios es utilizado para actuar como señuelo. El resto de los miembros de la Patrulla Aérea Civil se dedican a otras actividades como fotografiar instalaciones estratégicas, el rastreo de aviones accidentados o el transporte de ayuda humanitaria a zonas aflijidas por catástrofes naturales. Las ayudas de 1998 También, el ex paramilitar colombiano reconoció ante el fiscal que la organización AUC presionó a electores en los comicios presidenciales de 1998, según dijeron fuentes de una ONG humanitaria. El portavoz regional de la Red Nacional de Iniciativas por la Paz y contra la Guerra (Redepaz) Carlos Iván Lopera, dijo a la prensa que Mancuso explicó que la interferencia se dio en las dos vueltas electorales de ese año, celebradas en los meses de mayo y junio. En la primera, presionaron por el voto a favor del ex ministro liberal Horacio Serpa, quien ganó los comicios. Pero en la segunda vuelta, lo hicieron por Andrés Pastrana, que había quedado por detrás y que luego ganaría los comicios. Medio millar de avionetas La Patrulla Aérea Civil recibe al año un estipendio de treinta millones de dólares para aviones, combustibles y otros gastos. En la actualidad, esta institución auxiliar del Ejército del Aire dispone de medio millar de avionetas Cessna, considerada como la mayor flota del mundo. Pero la clave está en el carácter voluntario de sus pilotos, que se tienen que costear sus propios uniformes y pagar una cuota anual. Un precio que a ellos les parece más que justificado para satisfacer su peliculera necesidad de velocidad Gardella, que no puede explicar los resultados de sus incursiones por evidentes razones de seguridad nacional, admite que estas escaramuzas logran subirle tanto la adrenalina hasta el punto de que cuando termina no puede dormir y suele marcharse directamente a la oficina. Mientras que sus compañeros de trabajo no acaban de entender la gracia de estas aventuras nocturnas. Grupos anarquistas siembran el caos en el centro de Atenas Miembros de grupos anarquistas provocaron ayer daños materiales en vehículos privados y tiendas del centro de Atenas, durante una marcha estudiantil en contra de la existencia de universidades privadas, informó la Policía. Los disturbios, que obligaron a cortar todas las calles céntricas de la ciudad, se registraron en la manifestación en la que varios miles de personas secundaron la llamada de sindicatos de estudiantes y profesores