Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 33 Olmert, en la cuerda floja tras la renuncia del jefe militar de Israel El Likud exige al primer ministro que dimita también por el fracaso en el Líbano LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. La bola de nieve que desde hace mucho tiempo amenaza con llevarse por delante al primer ministro israelí, Ehud Olmert, y con él a todo su Gobierno, podría haber empezado a rodar el martes por la noche con la renuncia del jefe de las Fuerzas Armadas, Dan Halutz. Los mismos argumentos esgrimidos por el alto militar en su carta de dimisión para justificar su marcha precisamente en este momento- -que ha seguido en el cargo cinco meses por responsabilidad mientras se investigaba la guerra que condujo contra Hizbolá, y que por responsabilidad se va ahora que ha terminado de hacerlo- -fueron ayer agarrados de inmediato por el Likud de Benjamin Netanyahu, el principal partido de la oposición conservadora, para arrojarlos contra Olmert y exigir que siga los pasos de su general. Que las culpas del desastre no pueden ser sólo de los ejércitos, que la parte política cumplió un papel clave, reclaman. Y que ha llegado el momento de la responsabilidad y el primer ministro tiene que asumir la suya, convocando también elecciones anticipadas. Éste es el comienzo del fin La condena lapidaria, palabras del diputado del Likud Yuval Steinitz, reflejaba ayer cómo los conservadores se frotan las manos ante el destino que espera a Olmert, para quien la renuncia de Halutz va a suponer el detonante que hará reventar el cúmulo de problemas explosivos que ya tenía en su contra: la desconfianza total de una opinión pública que ya no cree en él, un gabinete roto y, ahora también, la afilada sombra de la corrupción por un presunto caso de cohecho en la privatización del principal banco de Israel, el Leumi, por el que será investigado. Coincidencias de la vida, otro punto en común con el general Halutz, cuya hoja de servicio quedó manchada también por un escándalo de dinero: la venta, tres horas después de que Hizbolá capturara a dos soldados hebreos, de su paque- Ehud Olmert, primer ministro israelí, en la sesión de ayer del Parlamento en Jerusalén te de inversiones personales a tiempo para salvarlos de la guerra. propias filas Olmert va a tener que enfrentarse a las ambiciones personales de otras figuras centrales del Kadima que aspirarán ahora a sobrevivirle, y no a hundirse con él. Por no hablar del laborismo, que encabeza el ministro de Defensa, Amirt Perez, cuya dimisión también se ha pedido a voces, y donde podría producirse un efecto similar para cambiar de líder y abonar el camino, probablemente a Ehud Barak, antes de las primarias que tienen previstas en mayo. El proceso de desplome de Ehud Olmert, un jefe de Gobierno desfondado por sus errores y su falta de cintura, ya está ensayado en Israel. Fue en 1973; EPA Acoso y derribo Pero no sólo los conservadores sienten que el jefe de las Fuerzas Armadas- -ya en funciones- -les ha brindado su gran oportunidad, sino que en sus Éste es el principio del fin dijo un diputado de la oposición en el día después de la renuncia de Halutz la marcha de la primera ministra Golda Meir y de su titular de Defensa, Moshe Dayan, obligada por las presiones populares que siguieron a la renuncia del comandante en Jefe David Elezar por los fallos en la guerra del Yom Kippur. También en aquel caso, motivada por los resultados de una investigación militar como la que ahora dirige el juez Eliyahu Winograd, pendiente de dar sus conclusiones sobre lo que pasó este verano en el Líbano. Altos oficiales advertían ayer que Halutz tomó su decisión tras recibir información clave sobre ese documento que contendría algo extremo contra él. Según los analistas,