Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 JUEVES 18- -1- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención ante el pleno del Parlamento Europeo, ayer en Estrasburgo EPA Merkel avisa a los socios de la UE que si no salva el tratado será un fracaso histórico La canciller se pronuncia por la búsqueda de un acuerdo entre gobiernos para ratificar una versión resumida del texto ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL ESTRASBURGO. La canciller alemana, Angela Merkel, ha prometido una hoja de ruta para intentar salvar las reformas institucionales de la Unión Europea y ha reconocido que si no se llega a una solución antes de las elecciones de 2009, será un fracaso histórico Aunque no indicó claramente los pasos concretos en los que se basará ese nuevo impulso de salvar el Tratado Constitucional, al menos arrojó alguna luz sobre las fórmulas que no le gustan: ni un referéndum general en toda Europa, ni una nueva convención. La idea de una conferencia intergubernamental que rehaga un resumen del tratado que fue rechazado por Francia y Holanda es lo único que se intuye en el discurso de la canciller. La iniciativa hispanoluxemburguesa de reunir a los países que ya han ratificado el tratado fue rechazada prácticamente desde todos los campos. En su primera intervención ante el Parlamento Europeo, Angela Merkel recibió una calurosa acogida, un hemiciclo lleno como sucede pocas veces en Estrasburgo y los aplausos de la mayoría de los diputados. Teniendo en su Gobierno una coalición de los dos grandes grupos de la cámara, populares y socialistas, era lo que se podía esperar, como también que el más ácido en sus críticas fuera el liberal Graham Watson. Del verde alemán Daniel Cohn- Bendit se preveían también críticas, pero hizo un mal discurso. El portavoz socialista Martín también alemán, propuso a los escépticos sobre la Constitución europea que hagan sus propuestas y el de los populares, Joseph Daul, se estrenó en el cargo con poca brillantez, ofreciendo aliento a la canciller pero sin ideas. nes negativas. Quiero sacar a Europa de este callejón sin salida llegó a decir. Para Merkel está claro que el tratado que no se ha ratificado sigue siendo la mejor base para cualquier proceso de solución. Algunos diputados euroescépticos británicos le recordaron que después de lo que pasó con Francia sería ilusorio pensar que en Gran Bretaña pueda haber gran entusiasmo con el proyecto: Los partidarios del nacionalismo europeo son muy tozudos, no aceptan un no como respuesta le dijo Farage de pie junto a la bandera de su país que luce en su escaño, a lo que Merkel le respondió aconsejándoles que no cometan el error de impedir que Europa avance hacia donde quieren hacia una simplificación y racionalización de las instituciones que abra la puerta a futuras ampliaciones. De manera que en las próximas semanas el Gobierno alemán iniciará consultas con los gobiernos a través de los llamados sherpas los representantes que conocen bien el complejo dossier de esta languideciente Constitución, para preparar en primer lugar las celebraciones del 50 aniversario de los Tratados de Roma con una cumbre solemne en Berlín los 24 y 25 de marzo, en la que todos los países e instituciones de la Unión harán una declaración reafirmando su voluntad de seguir adelante en la construcción europea. Hasta que llegue ese día, España y Luxemburgo han convocado una reunión de los otros 16 que también han ratificado el tratado, algo que a nadie le pareció positivo. A unos por- Buen discurso El discurso de Merkel fue bueno. Lleno de principios, de citas de hombres célebres, menciones al hecho de que ella forma parte de la parte de Europa que estuvo sometida a la dictadura comunista y de referencias a la reunificación alemana, un hecho que, en efecto, no ha tenido aún reflejo en la distribución de poder dentro de la UE. El tiempo del debate ha pasado dijo en referencia al periodo de reflexión que las instituciones europeas se dieron tras el trauma de las votacio- Rechazo a la iniciativa hispano- luxemburguesa de reunir a los países que ya han ratificado la constitución europea