Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 18 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM INASEQUIBLE AL DESALIENTO UN tratándose de un alfeñique de la política, no se le pueden negar a José Luis Rodríguez Zapatero unas grandes condiciones de fajador. Encaja los golpes del adversario sin un solo rictus. Le ayudan para que así sea su total carencia autocrítica y la fuerza de una ambición de poder tan desmesurada como inquietante. Cualquiera que no fuese él hubiera interpretado la bomba etarra del pasado día 30 de diciembre como la traca final de su monotemática legislatura; pero, lejos de entenderlo así, con las cejas rotas tras su último asalto frente a Mariano Rajoy, vuelve a predicar un gran consenso demoM. MARTÍN crático contra ETA y, FERRAND erre que erre, reclama para ello la presencia y colaboración del PP. Tenga la mano o juegue de postre, el líder socialista siempre consigue arrebatarle la iniciativa al del PP. Ayer, en uno de esos desayunos que concentran la vida social madrileña, el presidente del Gobierno volvió a maravillarnos con uno de sus ya acostumbrados ejercicios de reversión. Pone cara de bueno y muy lentamente, silabeando, vino a decir que a- quí- no- ha- pa- sa- do- na- da. De no tratarse de un caso crónico de contumacia, podría entenderse como un virtuoso ejemplo de perseverancia. Volvamos a las andadas, viene a decir el presidente que ríe, después de saltar, sin inmutarse, por encima de dos muertos enterrados en Ecuador y unos cientos de miles de toneladas de cascote. Es insensible a la realidad y, en expresión que vuelve a tener sentido, inasequible al desaliento. En lo que no le falta razón a Zapatero es en reivindicar para el Gobierno el protagonismo y la decisión en el trazado y ejecución de la lucha contra ETA. Eso está en todos los manuales en pie de igualdad, con la indicación de que las fuerzas democráticas deben reforzar al Ejecutivo con tanta fuerza como la que emplearán para exigirle, si llega el caso, la responsabilidad por sus fracasos y errores. Rajoy coincide en los fines y discrepa en el método, pero no es su turno y le toca desayunarse con uno de los sapos XXXL- -inmensos- -que el destino reserva para quienes, habiendo perdido el poder, trabajan para recuperarlo. Incluso quienes no creemos posible, ni deseable, una solución negociada que, sin perder los papeles de la ética y la democracia- -por ese orden- pueda erradicar la presencia, no sólo terrorista, de ETA y sus cooperantes debemos hacer un acto de fe en la sostenida apuesta de Zapatero. Mejor sería disolver las Cámaras, convocar elecciones y empezar de nuevo con argumentos expuestos en los programas partidistas y refrendados por los ciudadanos; pero, mientras el cuerpo le aguante, el líder socialista entiende que es su obligación insistir por el camino que, muy expresivamente, negaron los etarras en Barajas. Rajoy tiene escasa posibilidad de reacción y respuesta porque su correoso adversario le ha vuelto a quitar la iniciativa. MEZQUITAS SIN PAPELES imitación de una política de discriminación positiva- -saUESTA mucho más adecuar un bar a las leyes antinidad, vivienda, becas de comedor escolar- -se revelaría tabaco que abrir una mezquita. Lo que para abrir en negativo, con agravio comparativo para la población de un templo cristiano como mínimo se mide en años mayor y más antiguo arraigo. Entonces, cualquier chispa en el mundo musulmán, en España se arregla ipso facto convierte barrios y ciudades en un nuevo experimento de y sin papeles, si es que se procede a algún trámite. Por una confrontación y discordia. Lo vivido en Francia hace unos parte, algunos ayuntamientos ceden terrenos públicos pameses no fue un efecto- probeta. Luego vienen las lamentara la construcción de una mezquita, como en el caso de Baciones, el asombro ante la capacidad xenófoba del vecino. dalona, con notoriaoposiciónciudadanay, por otrolado, esEn Córdoba, según la Junta Islámica de España, los mután los cientos de mezquitas ubicadas sin legalidad alguna, sulmanes rezarán en la catedral, aun sin autorizaa modo de centros religiosos clandestinos para un ción del Obispado. ¿Y por qué no? se preguntan flujo inmigratorio de tal pululación que sobrepasa retóricamente los líderes de la opinión laicista. los controles debidos. Según explicaba ABC a prinAhí confluyen el relativismo y la autocensura de cipios deaño, son más deochocientas mezquitas paOccidente para minimizar la carencia de reciprora el millón y medio de musulmanes que residen cidad en las relaciones entre el Islam y el cristianisen España. mo. Córdoba se convierte así en el paradigma de la Hay ayuntamientos que han preferido evitarse intransigenciade un Occidente quees a la vez la soun trámite legal y riguroso accediendo a la apertuciedad más receptora de inmigrantes islámicos. ra de mezquitas cuyas condiciones sanitarias y de VALENTÍ En general, se actúa sin bases para una arguseguridad no alcanzan al mínimo exigido para PUIG mentación empírica: alcontrario, aplicamos en Esotros establecimientos a los que sí se les requiere el paña lo que desde hace un tiempo ya se viene rectipago de los cánones establecidos. Esa es una suerte ficando en Holanda, Alemania o Francia, desde distintas de aplicación pirata del principio de discriminación positiperspectivas. En la médula de todo ese confuso cúmulo de va, con el que izquierda se hace la ilusión de poder tratar el integración, tan torpe como irreflexiva y dediscriminacioproblema del islam en España. Constituye una cesión por nes positivas improvisadas, hay temor e impotencia. Donetapas, disfrazada de política social más improvisada que de era imprescindible el rigor- -aunque sólo fuese por preincluyente. Es instituir por las bravas y sin respeto a la ley cedentes del entorno europeo- -predominaron instintos las condiciones de un multiculturalismo cuya desembocade ocultación y disimulo. Pero las mezquitas clandestinas dura será por fuerza una trama de guetos con su propio existen tanto como las autorizadas, salvo que su acción y status quo con su autoridad al margen del sistema de reprédica son más incontrolables y expansivas. presentatividad previsto en la Constitución y con un potenHan sido las endebles mamparas del multiculturaliscial de fricciones y hostilidades. En conglomeraciones urmo las que primero han caído cuando el trasvase de las banas como Madrid o Barcelona ya se dan elementos commezquitas a las células terroristas comenzó. Eran y son núparativos con el Londonistán, mientras que el caso de Ancleos minoritarios, generalmente ajenos a la mayoría de dalucía- -de implantación musulmana regional- -corresmusulmanes que trabajan y residen en España, pero su ponde seguramente a otro método y a otras perspectivas, trasvase y adoctrinamiento fue posible, precisamente, por por lo general con fondos saudíes y con efectos precursores la falta de transparencia que constituye una característica en el Euroislam, aunque sólo sea por simbolizar el germen tan hegemónica del nuevo islam en España. Ya convendría mitológico para la reivindicación del Califato. saber si eso es consecuencia de una ejemplar permeabiliUn amago de crisis económica con un frenazo en el secdad de la sociedad española o de creer que lo mejor siempre tor de la construcción dejaría al desnudo las precariedades es mirar para otro lado. de todo ese gran apaño: es más, pudiera tener consecuenvpuig abc. es cias conflictivas incluso a corto plazo. Toda la improvisada C A