Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 17 s 1 s 2007 ABC Top ten de especies raras La Sociedad Zoológica de Londres pone en marcha un proyecto para salvar de la extinción a las diez especies menos conocidas, por su rareza, del mundo animal. Se aceptan donativos en internet POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El delfín del Yangtzé es el objetivo número uno, y el equidna de las montañas de Indonesia, similar al erizo y uno de los extraños mamíferos que pone huevos, el segundo. Les siguen otras ocho especies poco comunes y en vías de extinción en la lista de prioridades establecida por un nuevo proyecto lanzado en internet por naturalistas británicos. Llamar la atención sobre las especies menos conocidas, por más raras, que se encuentran en peligro de desaparecer y recaudar fondos a través de internet para programas específicos para su preservación son los retos del proyecto Edge, puesto en marcha por la Sociedad Zoológica de Londres. Los distintos programas de Edge (palabra que resulta de las siglas en inglés de Distinto en Evolución y Globalmente en Peligro, pero que también significa borde) se irán llevando a cabo a medida que se encuentre la financiación para cada caso, dando cuenta de su evolución en la web. El proyecto Edge ha elaborado una lista de cien especies de mamíferos (más adelante se ampliará a anfibios y otros grupos) que apenas tienen parentescos con otros animales, en parte porque otras ramas familiares se han extinguido, lo que les hace genéticamente únicos. Los resultados fueron cruzados con el listado de la Unión Internacional de Conservación con el fin de establecer las diez especies en mayor peligro de supervivencia. Su singularidad hace que puedan deslizarse hacia la completa desaparición sin que la comunidad científica internacional repare en ello. Según Jonathan Baillie, de la Sociedad Zoológica de Londres, varios de los mamíferos seleccionados no reciben suficiente atención, bien porque viven en regiones recónditas o porque los científicos centran su interés en otras especies. Sin embargo, su rareza genética constituye un apremiante reclamo para ocuparse de ellos. Si los perdemos, no quedará nada igual sobre el planeta. Si pensamos en términos de arte, es como si se perdiera la Mona Lisa, algo que es irrepetible y completamente distinto asegura Baillie. Un antílope de cuatro ojos Entre las especies escogidas, además de las ya señaladas, está el camello bactriano, probable antepasado de todos los camellos de dos jorobas, de los que apenas existen unos mil ejemplares en el desierto de Gobi. También el hirola, llamado antílope de cuatro ojos porque sus glándulas preorbitales parecen como un segundo juego de ojos; se trata del único superviviente de un grupo de antílopes antiguamente más nume- El lori esbelto es un tímido y nocturno primate de Sri Lanka. Sólo mide veinte centímetros roso, cuya población actual se estima en unos 600 ejemplares. En el caso del referido delfín del río chino de Yangtzé, prácticamente ciego, es el único representante de toda una familia de delfines similares de río. Su población se ha reducido drásticamente en los últimos treinta años y una última expe- ABC Una meta concreta La idea adapta el extendido método entre las ONG de unir directamente hasta el más pequeño donativo a una finalidad concreta, con el fin de que el compromiso personal no se vea diluido en una meta demasiado genérica. La Sociedad Zoológica de Londres cree que las campañas para la preservación de animales adolecían de una iniciativa semejante. Quienes deseen hacer algo por salvar al lori esbelto, un tímido y nocturno primate de Sri Lanka, de grandes ojos y unos 20 centímetros de tamaño, o al hipopótamo pigmeo de Sierra Leona y Liberia, del que quedan menos de 3.000 ejemplares, podrán conocer las necesidades de esas especies y saber cómo su dinero se emplea en preservar sus colonias. El delfín del Yangtzé y el equidna de Indonesia, uno de los extraños mamíferos que pone huevos, principales objetivos Una sociedad científica del XIX con Darwin entre sus socios La Sociedad Zoológica de Londres se fundó en el año 1826 y en 1837 ya contaba entre algunos de sus más ilustres socios al naturalista Charles Darwin. El objeto de la sociedad era estudiar a los animales en una relativa libertad. En abril de 1828 los Jardines Zoológicos fueron abiertos a los miembros y en 1831 Guillermo IV entregó la Real colección de animales a la Sociedad Zoológica. Para ayudar a la financiación, en 1847 fue admitido el público para visitar las instalaciones. Los londinenses enseguida bautizarían los Jardines Zoológicos como el Zoo que pronto tuvo la más amplia colección de animales en el mundo. Cuando ya entrado el siglo XX se vio la necesidad de estudiar a mamíferos cada vez de mayor tamaño, se decidió adquirir otra finca cercana a Londres, el Parque de Animales Salvajes de Whipsnade. Además, la Sociedad Zoológica de Londres está activamente involucrada en el campo de la conservación en otros países del mundo. Y en cuanto a la investigación, publica el Journal of Zoology desde el año 1830. En la actualidad, el Zoo de Londres alberga una gran variedad de reptiles, peces, invertebrados, aves y mamíferos. De las más de 650 especies que viven en sus instalaciones, 112 aparecen como amenazadas en el Libro Rojo de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) Además, la institución participa en programas de cría en cautividad de 130 especies. dición, llevada a cabo el año pasado, no encontró ninguno. Por ello es el objetivo prioritario del proyecto Edge La lista la completan el jerboa de largas orejas, con apariencia de ratón, que habita en partes de China y Mongolia; una especie de murciélago propia de Tailandia, el mamífero más pequeño del mundo; el hurón elefante de Kenia, que tiene el tamaño de un pequeño conejo y puede alcanzar una velocidad de 25 kilómetros por hora; el solenodon de la Española, un pequeño mamífero insectívoro con saliva venenosa, con apariencia de rata. Para Baillie, la conservación de los animales incluidos en el proyecto Edge es importante para mantener ecosistemas saludables, porque cuanto mayor sea la diversidad de los tipos de especies que existe en un medio natural, mejor se pueden adaptar a las condiciones del entorno. Más información e imágenes en: http: www. zsl. org edge