Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 17- -1- -2007 Proyecto para salvar de la extinción a las diez especies menos conocidas 87 Habrá que separar las arterias y los vasos evitando hemorragias, y reparar los tejidos que las unen: la piel, el hueso y la duramadre El Rey pide un mayor compromiso económico con la Ciencia Modolell, premio Nacional de Biología, defiende la energía nuclear y los transgénicos ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Los científicos galardonados con los Premios Nacionales de Investigación 2006 defendieron ayer ante Sus Majestades los Reyes y la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, el uso de la energía nuclear y de los transgénicos para afrontar algunos de los grandes retos del siglo, como son el efecto invernadero y las hambrunas. En la entrega de los citados premios, el Rey pidió un mayor compromiso económico de las Administraciones públicas con la investigación, el desarrollo científico y la innovación, así como una mayor implicación de las empresas Don Juan Carlos afirmó que todavía debemos recorrer un largo trecho para situar a España, como merece, en primera línea de la investigación a escala internacional e instó a incrementar los recursos para la Ciencia. En su encuentro anual con los científicos, los Reyes escucharon del bioquímico Juan Modolell Mainou las inquietudes de los cinco investigadores galardonados. Este prestigioso investigador enumeró los tres grandes retos del siglo XXI: las diferencias entre paí- guir adelante con el embarazo. Por el alto riesgo de la gestación, ella renunció a su trabajo de cajera en un supermercado y se trasladó a Medellín para el seguimiento médico. Fue un jarro de agua fría, pero sacamos valor de donde no lo teníamos y afrontamos las cosas recuerda Julián, de 31 años. El pasado 19 de septiembre nacieron las siamesas, y sólo unos días después fueron trasladadas junto con su familia a Bogotá, donde un equipo de especialistas asumió el cuidado de las niñas y analizó la posibilidad de separarlas. Los médicos aseguran que de no ser por los minuciosos cuidados de su familia las niñas no habrían podido ser operadas. Presentan un excelente estado de salud, por el esfuerzo de sus papás y por el cuidado con el que han procedido. Siempre fueron conscientes de que un paso en falso con ellas podría haber sido fatal explicaba Baquero. Don Juan Carlos entrega a Juan Modolell el premio Nacional Ramón y Cajal en Biología ses ricos y pobres, la superpoblación de muchas regiones del planeta y el desmesurado uso de las energías polucionantes y no renovables como el petróleo y el carbón, que provocan un efecto invernadero cuyo impacto sobre el clima y la economía es muy grave El profesor Modolell pidió cambios radicales en nuestra manera de vivir defendió el uso de la energía nuclear hasta que se generalicen las energías renovables, y criticó el rechazo a lo transgénico Junto con el profesor Modolell, premio Santiago Ramón y Cajal en Biología, fueron galardonados: Joan Rodés EFE Cuidarlas a seis manos A veces las crisis graves logran unir como nunca a las familias. Todos se comprometieron en bañar a las pequeñas, darles de comer y jugar con ellas, labores que nos toca hacer a seis manos como mínimo señalaba Deysi, la madre. Unidas por el cráneo, las bebés tienen sus cuerpos en direcciones diferentes. Juliana, la hermana mayor, se ha convertido en la mano derecha de su mamá. Si ellas lloraban en la madrugada, cuando yo me despertaba mi hija ya estaba junto a la cuna narraba Deysi. Cuando, momentos antes de la operación, los periodistas preguntaban ayer a los padres qué pedían en esos instantes, ambos contestaron casi al unísono: Pedimos a Dios que las cosas salgan bien y que nuestras hijas puedan vivir separadas, nada más... Las dos son una bendición- -decía Julián- muy despiertas, juegan, patalean, balbucean, son muy avispadas. Van a salir bien afirmaba el padre con su mejor sonrisa. Hoy sabremos algo más. Más información sobre la operación: http: www. clinicacorpas. com Teixidor Gregorio Marañón en Medicina) Mateo Valero Cortés Leonardo Torres Quevedo en Ingeniería) Andreu Mas Colell Pascual Madoz en Derecho y Ciencias Económicas y Sociales) y José Antonio Pascual Rodríguez Menéndez Pidal en Humanidades) Científicos de EE. UU. denuncian la falta de medios para estudiar el clima PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras dos años de pesquisas, un grupo de la Academia de Ciencias de Estados Unidos ha puesto sobre la mesa una detallada denuncia sobre la peligrosa falta de medios para estudiar adecuadamente una de las principales amenazas para la Tierra: el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos. El estudio, divulgado en el congreso anual de la Sociedad Americana de Meteorología, refleja una combinación de recortes presupuestarios y retrasos en el lanzamiento de nuevos satélites que aumenta peligrosamente la miopía climática del gigante americano. La advertencia de la Academia de Ciencias, con especial resonancia ante la problemática posición adoptada por la Casa Blanca con respecto al cambio climático, incide en que los presupuestos la NASA para investigaciones sobre nuestro planeta se han visto mermados en un 30 por ciento desde el año 2000. Tendencia que crece ante las prioridades espaciales de la Administración Bush para retornar a la Luna y llegar eventualmente a Marte. El panorama en la otra gran institución federal encargada de investigar el clima, la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) tampoco es tranquilizador. La agencia ha gastado más de lo presupuestado y se retrasa en poner en órbita nuevos instrumentos. A tenor de las conclusiones de la Academia de Ciencias, estas circunstancias limitan la capacidad de Washington para entender y predecir los fenómenos de cambio climático con sus peligros asociados. Como receta presupuestaria se insiste en que por lo menos la NASA debería recibir quinientos millones de dólares anuales para cubrir este sensible agujero. En el caso de los satélites de la NOAA, la cuestión no es simplemente falta de dinero, sino también un infravalorado reto tecnológico. El proyecto, concebido en combinación con el Pentágono, para la próxima generación de satélites meteorológicos lleva acumulados tres años de retrasos y unos costes disparados de tres millones de dólares. Lo que provoca una merma en los aparatos de medición y análisis incorporados a este problemático sistema. A juicio del profesor Berrie Moore, responsable de esta especie de auditoria crítica, la combinación de los problemas de NASA y NOAA se presenta justo cuando más necesitamos información sobre el clima Hace una semana, la NOAA calificaba el año 2006 como el tercero con las temperaturas más elevadas registrado en la historia de EE. UU. Con seis de los siete años más calientes concentrados desde 2001. Más información en: http: www. noaa. gov