Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 17- -1- -2007 MADRID 53 La tierra excavada en la M- 30 llenaría veinte estadios Santiago Bernabéu Diez millones de metros cúbicos de escombros y vertidos inertes han sido trasladados en su mayor parte a canteras en restauración, areneros y vertederos SARA MEDIALDEA MADRID. Soterrar la M- 30 a lo largo de seis kilómetros bajo el río Manzanares, enterrar la avenida de Portugal, hacer el by- pass sur y los túneles de conexión con Embajadores, además de una obra faraónica, supone también un colosal movimiento de tierras: nada menos que 10 millones de metros cúbicos se han extraído del subsuelo, suficientes para llenar veinte veces el estadio Santiago Bernabéu. El área de Urbanismo, que dirige Pilar Martínez, tiene ya los datos finales de este proceso, dado que las excavaciones han finalizado. De acuerdo con los mismos, en las obras principales- -básicamente, las ya mencionadas- se han extraído 10 millones de metros cúbicos de tierra. Fuentes municipales explicaron a ABC que todos estos inertes han sido controlados de forma exhaustiva durante su proceso de vertido. Así, se sabe que parte de ellos- -un 10 por ciento- -se han reutilizado en las mismas zonas de obras o en otras públicas o privadas que se estuvieran realizando en lugares cercanos. Con ello se ha intentado que los vertidos de tierras tuviesen algún valor añadido Como son materiales aptos para esa labor de relleno- -no tienen mezcla de contaminantes- muchos de ellos han terminado en El Hoyón, una cantera de Arganda del Rey. Hasta allí se han enviado las tierras extraídas del bypass sur y de las obras de la zona este de la M- 30. La empresa Madrid Calle 30 suscribió un acuerdo con la cantera de El Hoyón por la cual ellos nos aseguraron tener una capacidad de vertido de 5,5 millones de metros cúbicos añaden las mismas fuentes. A Toledo Otras partidas se han enviado a canteras en Casarrubios del Monte y Puebla de Montalbán- -Toledo- o al arenero en restauración en Getafe, denominado La Aldehuela. La premisa que se ha seguido a la hora de trasladar estos vertidos de inertes ha sido llevarlos a lugares que estuvieran cerca del punto de producción de manera que el tráfico de camiones interfiriera lo menos posible la circulación en la ciudad. Además de las tierras, están los escombros: éstos han ido a parar al vertedero de La Salmedina, en Valdemingómez. También se han hecho vertidos de tierras en Las Cumbres, igualmente en Valdemingómez. Al inicio de las obras de la M- 30, uno de los problemas de logística que se planteaban sus responsables era, precisamente, qué hacer con las ingentes cantidades de tierra que se ERNESTO AGUDO El ambiente es muy bueno entre el personal. Todos los empleados, como queda dicho, son sordos. Rubén tiene 35 años y ha trabajado, con anterioridad, en una fábrica de coches de Barcelona. Aquí, en el Café de los Signos está encantado. Es sordo de nacimiento. No oye nada, por eso procura no dar la espalda a ningún cliente cuando está en la barra. Obras en el nudo Sur del tercer cinturón, sobre estas líneas JAIME GARCIA iban a producir como consecuencia del soterramiento de la autovía. Por eso se estableció este sistema, y en el Gobierno municipal aseguran que se ha seguido escrupulosamente el proceso, de modo que el pago a los transportistas se hace previa acreditación de que han vertido en el lugar en que se les ha dicho La comisión permanente de urbanismo realizó un seguimiento exhaustivo de estos escombros y vertidos procedentes de la M- 30. Posiblemente haya puntos de vertidos incontrolados en la ciudad, pero no tienen nada que ver con la M- 30 señalan fuentes de Urbanismo, el área responsable de las obras. Precisamente hoy, el grupo municipal socialista va a visitar varios puntos de la capital para denunciar la existencia de este tipo de vertidos sin control. A canteras En cuanto al resto, la gran mayoría de las tierras excavadas, su destino han sido puntos de vertido controlados especialmente canteras de restauración. Éstas son actuaciones mineras que ya han agotado la autorización de extracción, y están obligadas a recuperar ese espacio, rellenando los huecos que han quedado. El cliente despistado A Rubén le ocurrió que, estando de espaldas, un señor, que no sabía muy bien dónde había entrado, le espetó: Oiga. ¿es que está sordo? El camarero pasó tanto bochorno que jura y perjura que no le volverá a ocurrir algo así.