Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 17 s 1 s 2007 ABC Sarkozy toma ventaja en los sondeos tras su designación El candidato del centro- derecha saca cuatro puntos a Ségolène, mientras el PS se enzarza en discusiones sobre fiscalidad JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Las recriminaciones dentro de los distintos aparatos y burocracias socialistas quizá sean el síntoma más importante, enfrentados en el terreno explosivo de la fiscalidad, convertida en motivo de ajustes de cuentas interno. Hace tres meses que Ségolène Royal no ha hecho ninguna proposición nueva. Sus viajes al Líbano y China han provocado críticas intempestivas, con peligrosos deslices de lenguaje, abriendo un primer frente de tensión: los diputados, personalidades y burocracia interna no saben qué hacer. La candidata aspira a la democracia participativa de opinión, con lo cual, el PS se queda fuera de juego por ahora. El primer secretario del PS, François Hollande, ha precipitado una crisis de fondo. Hollande ha creído oportuno afirmar que un gobierno socialista se vería obligado a subir los impuestos. Tan arriesgada proposición provocó un palmetazo brutal de Dominique Strauss- Kahn, ex rival de Ségolène, a quien ésta ha confiado una misión exploratoria en el terreno fiscal. El resto de las familias socialistas contemplan con inquietud tales maniobras. Laurent Fabius, ex rival de Ségolène en las primarias socialistas, se queja amargamente por los pasillos de la Asamblea Nacional, diciendo a quien quiere oírlo que su partido lo está ninguneando. síntoma. Pero poco estimulante para la candidata socialista. La misma encuesta anuncia otro cambio de tendencia significativo. Por vez primera desde hace mucho tiempo, Jean- Marie Le Pen retrocede al cuarto puesto en la primera vuelta, con el 10 por ciento de la intención de voto. François Bayrou, presidente de la Unión por la Democracia Francesa (UDF, centrista) adelanta al ultraderechista y se consolida en el tercer puesto en una primera vuelta, con un 12 por ciento de posibles votantes. Las dudas, crisis, enfrentamientos y peleas soterradas entre figuras, consejeros, burócratas y directores de campaña del PS están dando una imagen que Le Monde destacaba ayer por la tarde, a toda página, como un mal comienzo y peor síntoma para la candidata socialista. Se presenta a Ségolène la intención de pronunciar próximamente un gran discurso muy combativo Han aparecido algunas dudas. Queda lejos la euforia, a la espera de tiempos mejores. El descenso de la extrema derecha de Le Pen y la subida de un candidato centrista enemigo de Sarkozy tampoco despeja el horizonte del candidato conservador. Los sondeos reflejan una fragmentación imprevisible del electorado centrista: conservador, muy conservador y ultraconservador. Ségolène y Sarkozy continúan dominando el campo de batalla. Ellos son los dos únicos candidatos con posibilidades de triunfo, a la izquierda y la derecha. Pero ambos están parcialmente amenazados por las maniobras, zancadillas y ambiciones personales que se suceden dentro de su propio campo. Hasta ayer, Chirac parecía amenazar la carrera de Sarkozy. Desde hoy, Ségolène está amenazada por los elefantes socialistas. Vidal- Quadras sigue como vicepresidente, el mismo puesto que ocupará el socialista Miguel Ángel Martínez El nuevo presidente del Parlamento Europeo, en su sillón poco después de ser elegido Inseguridad socialista Tales ataques de inseguridad socialista coinciden con una ola de sondeos negativos. Paris Match anunciaba ayer la victoria de Sarkozy frente a Ségolène, por 52 contra 48, en la segunda vuelta. Queda mucha campaña. Sólo se trata de un AP Pöttering promete trabajar para salvar el espíritu del Tratado europeo ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL ESTRASBURGO. Tal como se esperaba, el alemán Hans- Gert Pöttering fue elegido ayer como nuevo presidente del Parlamento Europeo. La cámara de la Unión ha empezado una nueva etapa marcada por los intentos de recuperar lo que se pueda del Tratado Constitucional que naufragó en el referéndum francés y los eurodiputados esperan con gran interés el discurso que hará hoy la canciller alemana, Angela Merkel, sobre las posibilidades de solución de este problema institucional. Pöttering fue elegido gracias al acuerdo de legislatura entre populares y socialistas- -lo que el verde Daniel CohnBendit suele llamar la gran coalición y cuya resistencia encabeza- por una mayoría de 450 votos y en la primera vuelta. El resultado ha sido el esperado, pero al asumir la presidencia de la eurocámara, el grupo Popular ha quedado en una situación incómoda para repartir los puestos de vicepresidentes del Parlamento y las comisiones. El control de la Comisión de Asuntos Exteriores y la de Medio Ambiente ha provocado un conflicto entre los grupos alemán, polaco y checo, que el nuevo líder del grupo, el francés Joseph Daul, deberá intentar resolver las próximas dos semanas. Los grupos han aceptado concluir el reparto de los cargos de vicepresidente y Hollande, secretario socialista y compañero de Ségolène, fue vapuleado por el asesor fiscal de la campaña, Strauss- Khan, por pedir subidas de impuestos las comisiones, pero darle un tiempo a los populares para que comuniquen los nombres de las personas que los ocuparán. Del lado español, Aleix Vidal- Quadras se mantiene como vicepresidente, y por el grupo socialista ocupará este mismo puesto el conocido guerrista Miguel Ángel Martínez. Mientras tanto, algunos eurodiputados se han dado cuenta de que cuando ellos estaban ocupados en resolver sus asuntos internos, la corriente que ha empezado a fluir en las principales capitales europeas se dirige hacia una nueva Conferencia Intergubernamental, en la que los gobiernos tendrán que volver a discutir las reglas institucionales y el reparto de poder y, naturalmente, sin debate parlamentario. Es más, en su primer discurso Pöttering ya ha advertido que si lo importante es preservar el espíritu del Tratado Constitucional lo cierto es que tal como están las cosas, todas las instituciones deberán aceptar un compromiso si queremos llegar a un acuerdo El nuevo presidente prometió actuar con transparencia pero reconoció que todavía no podía saber cual será la fórmula que utilizará la presidencia alemana y que la canciller Merkel empezará a desvelar hoy mismo cuando anuncie las líneas generales de su programa del semestre.