Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA MIÉRCOLES 17 s 1 s 2007 ABC Farruquito ingresa en prisión tres años después del atropello mortal El bailaor, que fue acompañado por una docena de familiares, entró en la cárcel de Sevilla II de manera voluntaria LUIS VILCHES SEVILLA. El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito entró ayer por la tarde en la prisión Sevilla II, en el último día posible para que el artista ingresara de modo voluntario. El ingreso se producía tres años después de que atropellara mortalmente a un hombre y se diera a la fuga. Farruquito llegó sobre las 17.10 horas al aparcamiento de la prisión en un coche de gran cilindrada, seguido por otros dos automóviles ocupados por varios familiares. El bailaor, vestido con ropa deportiva y gafas de sol, se dirigió a la sala de visitas del centro penitenciario escoltado por una docena de allegados, que lo acompañaron hasta su entrada en el recinto, y que justo después abandonaron las instalaciones sin atender a la prensa. Uno de los acompañantes era el hermano del artista, Antonio Fernández Montoya Farruco quien meses después del mortal atropello dijo ser el autor. Farruco que por entonces tenía 16 años, esperaba librarse de la pena de cárcel (finalmente recayó en su hermano mayor) amparándose en la Ley del Menor. Farruquito que entró en el centro penitenciario portando dos grandes bolsas, pasó su primera noche en la cárcel en el módulo de ingresos en una celda donde puede estar solo o acompañado por otro preso. Fuentes penitenciarias informaron de que el bailaor fue sometido a un cacheo y tamvbién se registró su equipaje. Además, se le preguntó si necesitaba algo en especial para su estancia en prisión. Todo ello poco después de entregarle una bolsa con productos sanitarios donde, incluso, no faltan los preservativos. La posibilidad de que el bailaor visite a su familia durante la próxima Navidad no significa que el artista haya ingresado precisamente ayer para poder así volver a casa en tan señaladas fechas. Así, el ingreso voluntario se ha producido antes de que la Audiencia de Sevilla dictase una fecha, ya que en un primer momento la defensa del bailaor pidió la sustitución de la pena de cárcel por servicios a la comunidad o el pago de una multa. No obstante, cuando lleguen las fiestas de Navidad el bailaor habrá cumplido un tercio de la pena total de cárcel, por lo que podría beneficiarse de un permiso penitenciario. El bailaor ingresó en prisión cuatro meses después de que la Audiencia de Sevilla aumentara hasta los tres años la pena inicial impuesta por el Juzgado Penal de 18 meses, condena que hubiese librado al artista de la cárcel. La Audiencia no sólo mantuvo para Farruquito la autoría de los delitos de homicidio por imprudencia y omisión del deber de socorro sino que también añadió la condena como autor, por inducción, de un delito de simulación de delito- -el intento de hacer pasar a su hermano como culpable. Farruquito a su llegada a primeras horas de la tarde de ayer al centro penitenciario de Sevilla II para cumplir su condena EFE Exteriores admite que no es factible rescatar a la niña secuestrada en Basora C. MORCILLO MADRID. Sara Alí Moracho, una niña de ocho años, lleva casi cinco meses en Basora (Iraq) viviendo con su familia iraquí sin el consentimiento de su madre, madrileña como Sara, que ha denunciado a su ex pareja por el secuestro de la pequeña, como adelantó ABC. La mediación de la Embajada en Bagdad no ha servido hasta el momento para traerla de vuelta. No es factible enviar a alguien del Consulado con un intérprete a 600 kilómetros de la capital, a un barrio chií, no tanto por Basora sino por los traslados. Supone un serio riesgo admiten fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores consultadas. El caso de Sara, como el de otros niños con doble nacionalidad y padres separados que no se ponen de acuerdo, no tiene buen pronóstico. País musulmán, en guerra, bajo influencia británica, asunto sin resolución judicial... Todos los factores están en contra de los intereses de Leticia Moracho y su hija. La Embajada, que habló con el padre por teléfono sin conseguir resultados positivos, ha informado a las autoridades de Irak, Siria, Jordania y Kuwait de que la patria potestad de Sa- ra está disputada por si su progenitor decide sacarla del país. Para Iraq se trata de una menor iraquí, puesto que tiene la nacionalidad de la madre, pero también la del padre- -explican fuentes de la Oficina de Información Diplomática- por tanto, pueden considerarlo una injerencia en sus asuntos Hay, además, un elemento jurisdiccional adicional por tratarse de un país islámico. Si en un país de tradición cristiana, como el nuestro, la patria potestad en liza correspondería en sentido genérico a la ma- dre, en uno islamista se asignaría automáticamente al padre. Un juez de allí no tendría ninguna duda También se ha pedido la colaboración de los británicos presentes en Basora- -la niña contó a su madre por teléfono la calle y el barrio dónde vivía, aunque tras la llamada de la Embajada nadie ha vuelto a responder- pero tampoco esta vía parece probable. Para ellos la niña es iraquí porque se favorece la nacionalidad que se está ejerciendo; además, no están en condiciones de ayudar más