Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MIÉRCOLES 17 s 1 s 2007 ABC El recuerdo del Carmelo desata el miedo vecinal a otro derrumbe en El Prat Psicosis por las grietas aparecidas en el barrio del aeropuerto s Polémica por el túnel del AVE en Barcelona, en el Ensanche y al lado de la Sagrada Familia ÀLEX GUBERN BARCELONA. A punto de cumplirse dos años del hundimiento del túnel del Metro en el barrio del Carmelo de Barcelona, las infraestructuras y la manera cómo se ejecutan, vuelven a dominar la agenda política y ciudadana en Cataluña. La aparición de grietas en distintas viviendas del municipio de El Prat, en principio atribuibles a las obras del AVE, ha disparado de nuevo la alarma. En Barcelona, donde en los próximos años se acometerá un importante programa de perforación de túneles- -un centenar largo de kilómetros entre Alta Velocidad y Metro- la psicosis se desata entre los vecinos. Las consecuencias de la crisis del Carmelo no se han borrado, y mientras administración, instituciones y ciudadanía en general apuestan por más y mejores infraestructuras, a pie de calle, los vecinos que ven asomar las excavadoras en su portal se movilizan en contra y, cada vez más con la ayuda de abogados, con mayor efectividad. Los errores cometidos- -con Generalitat, Gobierno y constructoras en el punto de mira- -y una actitud mucho más vigilante de los afectados amenaza con producir un efecto parálisis de la obra pública en Cataluña. Después de la crisis del aeropuerto, las grietas del AVE aparecen después de un año negro en la red de Cercanías, con averías diarias y miles de usuarios afectados. De hecho, los problemas en Cercanías- -después de años de subinversión- -son el efecto colateral de las prisas de Fomento- Adif, con objeto de cumplir el objetivo político de que el AVE- -los expertos lo dudan- -llegue a Barcelona en 2007. Doce años después de que se estrenase la Alta Velocidad entre Madrid y Sevilla, en Cataluña, el AVE y los problemas que generan sus obras son un asunto que escuece. túnel de 5,6 kilómetros atravesando el Ensanche- -llegase a la nueva estación central de Sagrera. Y de allí, hacía Gerona, hasta enlazar con Francia. A priori, el método constructivo elegido, mediante tuneladora, es el más seguro de los existentes. No es ni el empleado en el Carmelo- -en mina- ni el de El Prat- -pantallas y falso túnel- De igual forma, y por la cuenta que les trae, las medidas de seguridad se prometen excepcionales, a la vez que se anuncia una revisión previa de todos los edificios vecinos, una de las derivadas del hundimiento del Carmelo. No obstante, el run run vecinal y lo emblemático de la zona, en pleno centro de Barcelona, con una gran densidad ur- bana y trufada de edificios emblemáticos adyacentes al trazado- -Pedrera, Sagrada Familia... -hacen del túnel del AVE la madre de todas las obras. El proyecto está pendiente de la declaración de impacto ambiental. El Ministerio de Fomento ha reclamado más información. De oportunidad a amenaza Los municipios- -sobre todo en la maltratada y populosa comarca del Bajo Llobregat- -han visto en la llegada del AVE una oportunidad para crecer y suturar heridas urbanísticas. Los convenios con Fomento para soterrar vías han sido trabajosos, pero satisfactorios para la mayoría. Los vecinos, aunque comparten esta idea, aparecen vigilantes. Lo que antes se consideraba normal- -una grieta, la vibración al paso del Metro... -ahora, abogados mediante, ya no lo es. Mientras, la administración teme una paralización de proyectos en Cataluña. El caso de Barcelona Lo que ha pasado en El Prat es sólo un anticipo Quienes así se expresan forman parte de la plataforma vecinal que rechaza el paso del AVE por el centro de Barcelona, empecinados en rechazar un proyecto que las administraciones consideran irreversible. Después de descartar varios trazados, en 2001, el Gobierno del PP, la Generalitat de CiU y el Ayuntamiento tripartito acordaron que el AVE entrase en Barcelona por el Sur- -Estación de Sants- -y que después de cruzar la ciudad de punta a punta- -con un Los antecedentes Todo empezó en el Carmelo. A falta del juicio que determine responsabilidades, las conclusiones de la comisión parlamentaria fueron claras: todos tuvieron algo que ver. Desde la Generalitat- -con CiU y con el tripartito- que planificó mal y luego no supervisó los trabajos, a las constructoras y dirección de obra, con el cúmulo de subcontrataciones y errores que parece son lo habitual. A todo ello se sumó una pésima gestión de la crisis y una deriva política- -el 3 -desmoralizante. Las consecuencias aún se prolongan: una desconfianza sistemática hacia cualquier obra de envergadura. Las obras del AVE han provocado grandes grietas en casas y aceras en El Prat de Llobregat Esperando al consejero Sendas comitivas de CiU y PP visitaron ayer a los vecinos afectados por las grietas aparecidas en El Prat de Llobregat- -Ningún miembro del Gobierno catalán ha acudido todavía a la zona, donde los desperfectos aumentan a medida que pasa el tiempo POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO YOLANDA CARDO BARCELONA. La belleza del núcleo antiguo de El Prat de Llobregat (Barcelona) está en el interior. Hace muchos años que los vecinos de este barrio se han acostumbrado a convivir con el sonido del tren y con el color plomizo de edificios sin encanto. Pero cuando se cruza el umbral de una de esas fincas, todo cambia. Ramón Safont y Montserrat Casas viven desde hace 40 años en el número 28 de calle Major y, con mucho esfuerzo, han convertido su casa, dotada de un impecable y luminoso patio, en un lugar confortable. Hasta que comenzaron a aparecer grietas en el techo y las paredes, algo que sin duda, atribuyen a las obras del AVE. Hemos reformado la casa por comodidad, no porque hubiera desperfectos. Nunca habíamos tenido problemas asegura Montserrat, quien observa preocupada cómo el zócalo de su casa ha comenzado a desplazarse y las puertas no encajan. Su marido ha tapado las grietas sin ayuda de nadie. Ha sido necesario que la situación Las grietas y sus consecuencias Por decirlo de alguna manera, Cataluña estaba madura para que las grietas de El Prat acabasen convirtiéndose en un problema político de envergadura. de los vecinos de El Prat apareciera en los medios de comunicación para que el Ayuntamiento apoye la tesis vecinal, según la cual las grandes fisuras en casas y aceras se debe a los trabajos del AVE. Según la presidenta de la Asociación de Vecinos del Núcleo Antiguo de El Prat, Rosario Amador, el Consistorio- -dirigido por el ecosocialista Lluís Tejedor- -ha reconocido la existencia de catorce viviendas en situación grave y otras seis, menos grave. Ha pasado una semana desde que Joan Ribes, que reside en el número dos de la calle Manuel Bertrand, presentara la primera denuncia ante el Consistorio. La que hace referencia a la famosa- -por enorme- -grieta aparecida el día 9 y en la que un adulto puede introducir la mano. Ayer lo comprobaron los representantes de los grupos parlamentarios de CiU y PP, que ante el mutismo del Gobierno tripartito, se han erigido en garantes de la seguridad de estos vecinos. Ambas comitivas coincidieron a pie de raíl. Veo que al menos coincidimos en alguna cosa bromeó la diputada del PP Montserrat Nebrera al encontrarse con el senador de CiU, Pere Macias. Fueron momentos de distensión, tras recorrer la zona y charlar con los vecinos, que por unos minutos se sintieron arropados por los políticos. Los nacionalistas se sumaron a la petición del PP de paralizar las obras de forma preventiva hasta que no se garantice la seguridad. Se pararán las obras ¿y después qué? se pregunta Montserrat Casas.