Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA MIÉRCOLES 17 s 1 s 2007 ABC El Gobierno no tiene embajador para Bolivia y Venezuela Emilio Menéndez del Valle renuncia a ir a La Paz por razones familiaress Morodo pidió ser relevado de su cargo en Caracas LUIS AYLLÓN MADRID. El presidente del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores están buscando desde hace semanas las personas adecuadas para ocupar las Embajadas de España en Venezuela y Bolivia, dos destinos considerados especialmente sensibles, según supo ABC de fuentes gubernamentales. La personalidad de los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; y de Bolivia, Evo Morales, así como las políticas que desarrollan, obliga al Ejecutivo a seleccionar cuidadosamente a los nuevos embajadores. La ta- Rodríguez Zapatero rea no está resultando fácil porque el Gobierno quiere personas de plena confianza y capaces de mantener, a la vez, una buena relación con las autoridades venezolanas o bolivianas y una posición de firmeza en defensa de los intereses españoles, cuando sea necesario. De hecho, como informó ABC, José Luis Rodríguez Zapatero ya había elegido al eurodiputado socialista Emilio Menéndez del Valle, para que se hiciera cargo de la Embajada en La Paz, que desde hace cerca de tres años venía siendo ocupada por el diplomático Juan Francisco Montalbán. Menéndez del Valle, con una amplio curricúlum en relaciones internacionales y experiencia como observador electoral en varios países iberoamericanos, iba a convertirse en el octavo embajador político es decir no diplomático del Gobierno de Zapatero. Sin embargo, problemas familiares, han llevado al que fuera embajador en Jordania y en Italia a comunicar al Ejecutivo que no podría hacerse cargo de la representación diplomática. Ahora, el Ejecutivo debe buscar a otra persona para una Embajada en la que tendrá que seguir, entre otras cosas, las relaciones del Gobierno de Morales con la empresa española Repsol, tras la decisión de nacionalizar los hidrocarburos. Nueva etapa en Venezuela Del mismo modo, Zapatero y Moratinos tratan de encontrar a la persona que sustituya a Raúl Morodo, como embajador en Caracas. Morodo, otro embajador político ha estado en el centro de las operaciones que se desarrollaron para la venta de barcos y aviones españoles al régimen de Hugo Chávez, que finalmente, en el caso de las aeronaves, no se llego a realizar por el veto estadounidense a transferir su tecnología. El embajador en Caracas, que fue nombrado nada más llegar Zapatero a La Moncloa. pidió ya el pasado verano ser relevado de su cargo una vez que se celebraran las elecciones presidenciales en Venezuela y el Gobierno se mostró de acuerdo, pero hasta la fecha no ha decidido quién será el sustituto. El Gobierno quiere, en cualquier caso, que se produzca pronto el cambio, ya que Chávez ya ha tomado posesión de su nuevo mandato y comienza a adoptar algunas medidas que causan preocupación. Las fuentes consultadas por este periódico insisten en que, previsiblemente, el sustituto de Morodo será un diplomático, con el fin de no aumentar la lista de embajadores políticos cuyo elevado número- -mayor que en cualquier otra legislatura- -ha causado malestar entre los integrantes de la Carrera Diplomática.