Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 GENTE MARTES 16 s 1 s 2007 ABC Ferrán Adriá, estrella principal en la jornada de hoy MADRID. El programa previsto en el certamen Madrid Fusión para hoy martes tiene como estrella principal a Ferrán Adriá. La intervención del cocinero gerundense concita la atención de los más de seiscientos congresistas inscritos, casi todos jóvenes profesionales de la cocina. Antes que él, el japonés afincado en Sidney Tetsuya Wakuda, propietario del restaurante que lleva su nombre, demostrará por qué está considerado como uno de los padres de la cocina de fusión, basada siempre en la materia prima. Una de las ponencias más esperadas de este congreso es la que abrirá la jornada de hoy, que correrá a cargo de dos jóvenes cocineros andaluces reconocidos ya internacionalmente: el marbellí Dani García, del restaurante Calima, y el sanluqueño Ángel León, que explicarán sus técnicas para el tratamiento de los pescados. En un congreso marcado por el culto al producto, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, presidirá un homenaje a los productos más emblemáticos del mundo: champán, trufa blanca, buey Kobe, vinos de Oporto, queso británico Stillton, papas del altiplano peruano y nuestro jamón ibérico. Llama también la atención un concurso dedicado a la alta cocina con conservas de pescado que se celebrará en Madrid Fusión. Ya por la tarde, Pedro Morán y su hijo Marcos, del restaurante asturiano Casa Gerardo, presentarán su ponencia sobre el tratamiento de las fabas asturianas, mientras que el restaurador vasco Enero Atxa mostrará su revolucionaria técnica para disociar las salsas. El norteamericano Dan Barber, del restaurante neoyorquino Blue Hill, que da de comer con los productos obtenidos de su propia granja, será otro de los protagonistas. Lo mismo que el chino Zhenxiang Dong. Esta segunda jornada se cerrará con una ponencia sobre el aceite de oliva a cargo de cuatro especialistas españoles: Salvador Gallego, Carles Gaig, Natividad Mateos y Paco Roncero. El chef Pascal Barbot (L Astrance, París) en plena demostración ayer en Madrid Fusión (Viene de la página anterior) su trabajo y presentaron el libro Flores y sabores de Andalucía en el que han intervenido los mejores cocineros andaluces. La sesión la clausuró Andoni Luis Adúriz (Mugaritz, San Sebastián) que explicó la metodología que ha seguido para disociar los aromas contenidos en las moléculas de las plantas y después aplicarlos a la cocina. De este trabajo de investigación que el cocinero ha sacado adelante con la colaboración de un grupo de perfumistas, ha surgido un herbario que permite identificar los diferentes aromas. También presentó un diccionario botánico para cocineros en el que además de una descripción de la plantas se recogen las posibilidades culinarias de cada una. Carlos Maribona CINCO AÑOS DE ÉXITO or quinto año consecutivo, Madrid se convierte durante unos días en capital mundial de la gastronomía. Qué lejos queda ya aquella primera edición en la que practicamente nadie apostaba por el futuro de Madrid Fusión. Sólo ABC valoró la importancia del congreso y lo apoyó desde el pri- P mer momento entre la indiferencia casi general del resto de medios y de una clase política que mandó a representantes de segunda fila para cubrir el expediente. Ahora, consolidado el encuentro como la más importante cita culinaria internacional, los políticos corren al escenario para salir en las fotos y el eco mediático se ha multiplicado de forma impresionante como reflejan esos 150 periodistas extranjeros presentes en Madrid junto a otros 300 informadores nacionales acreditados. El único problema está en el crecimiento excesivo. El congreso pretende ofrecer demasiadas cosas en poco tiempo, lo que impide digerirlas con la tranquilidad suficiente. Los cocineros se lamentan de que no cuentan en el nue- vo escenario con los medios adecuados. El número de stands se ha multiplicado este año hasta convertir un encuentro de profesionales en una feria multitudinaria. Y el acoso de los patrocinadores ha hecho a la organización caer en algunos absurdos como esa mesa redonda dedicada a la coca- cola en la alta cocina. Desde estas páginas hemos apoyado como nadie Madrid Fusión. Por eso somos los primeros en alertar sobre el riesgo de morir de éxito. En cualquier caso, es un gran acierto la apuesta que este año ha hecho la organización por el producto. Sin buena materia prima no hay cocina posible. Y a ella deben supeditarse la creatividad y la técnica, y no al revés, como ha ocurrido en los últimos años.