Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 MARTES 16- -1- -2007 ABC DEPORTES www. abc. es deportes Fernando Alonso posa delante del su nuevo monoplaza con el que competirá la próxima temporada en busca de un nuevo título mundial Soy más optimista que nunca Alonso se presenta exultante con McLaren y defiende su estilo agresivo que siempre me hizo tener éxito JOSÉ CARLOS CARABIAS VALENCIA. De mesa en mesa en el restaurante del Oceanográfico, esparciendo sonrisas durante diez minutos de intervención por cada grupo de comensales, Fernando Alonso parece un niño con zapatos nuevos al que han regalado además un coche teledirigido en Reyes. Representa el hechizo de la novedad, de la ilusión común a cualquier persona por algo que empieza. Lleva el pelo rapado estilo militar por decisión propia según cuenta, y no por otro tipo de imposiciones, privadas o publicitarias en McLaren. Es el centro nuclear de la macro- presentación de McLaren en Valencia. Nueva vida, nuevo compañero, nuevos patrocinadores, nuevo mundo con el que relacionarse, nuevo mono de trabajo (blanco con un enorme frontal rojo por el nuevo patrocinador, Vodafone) nuevo bólido. Y nuevo corte de pelo. Ha cambiado de ropa. La moderna línea Hugo Boss sustituye a la informal y casi adolescente Guru. En McLaren, como en la F- 1, no se acepta el choque entre patrocinadores. Es ropa de otra calidad suelta Alonso, que va de mesa en mesa medio flotando, impulsado por un radiante estado de ánimo que se refleja en su cara y en sus respuestas. Soy más optimista que nunca espeta cuando se le recuerda que Ferrari tendrá ventaja este año por su vieja relación con Bridgestone. Será uno de los candidatos. Pero no más que McLaren, Honda o Renault Las presentaciones siempre son fábulas para llenar espejos de publicidad. Se destapan los coches, se descubren el puzzle de los patrocinadores y se anuncian todo tipo de bondades antes de que lleguen las malas elecciones de neumáticos, los motores que se rompen o las tuercas por el aire. Es cierto, no conozco ningún equipo que no sea optimista en enero dice el español. nar que es nueva para mí Un comentario éste que percute contra la dinámica de sus últimos días en Renault, con el título en juego por China y Japón. Las cosas sucedían por inercia, casi casualidad según el mundo Alonso. No así en Woking, el cenit de la ultravanguardia, la fábrica- laboratorio donde triunfa la abundancia. Por ahí ha detectado ya Alonso lo bueno y lo malo de su nuevo hogar. El equipo es muy profesional, las facilidades para trabajar son increíbles y un buen hábito diario. Hay muchos jefes, eso sí. Y a veces las cosas sencillas pueden volverse complicadas De impecable traje blanco en contraste con la indumentaria negra de Lewis Hamilton, De la Rosa o el patrón Ron Dennis, Alonso se explayó a razón de diez minutos por cada una de las veinte mesas dispuestas por McLaren para la prensa internacional. Se pasó el día hablando entre colaboradores enganchados al auricular, un ejército de asistentes de prensa y decenas de auxiliares que iban Un equipo sin fisuras ¿De dónde le viene el optimismo exacerbado a Fernando Alonso? De momento, de la convivencia con su nueva escudería. McLaren es optimismo y pasión. Por lo que veo no hay ninguna fisura, todo está calculado al detalle, bien organizado. Y existe una ambición por ga- Lewis Hamilton quiere aprender al lado del campeón Lewis Hamilton parece más flaco y más adolescente a un metro de distancia. El nuevo compañero de Fernando Alonso, el que tendrá enfilado Pedro de la Rosa, exhibió el mismo ritual de sonrisas y complacencias que Fernando Alonso. Esto no puede ser mejor dijo a modo de presentación. La atmósfera es increíble comentó rodeado de platos de un soberbio jamón ibérico. Es la hora del chico McLaren, el primer piloto negro de la historia que ha vivido cosido al instinto de Ron Dennis. Es cierto. Le dije a Dennis que conduciría para él hace nueve años y no me creyó Ahora ha llegado. Mi objetivo es aprender, ayudar al equipo y a Fernando. Respeto todas las opiniones sobre mi inexperiencia, pero estoy aquí